Categories
Ser Bebé

El moisés

Es ideal para bebés, de tres a cuatro meses, que aún no se dan la vuelta o se levantan sobre sus manos y rodillas.

Es ideal para bebés, de tres a cuatro meses, que aún no se dan la vuelta o se levantan sobre sus manos y rodillas.

Es útil solo en los primeros meses de vida del bebé. Ocupa poco espacio y es práctico cuando el niño duerme en la habitación de los padres. Como es más pequeño que la cuna, el nene se siente arropado y seguro. Al ser más bajo y menos profundo, se puede acceder al bebé con facilidad. Por su calidad de ligero permite trasladar al niño sin despertarlo.

 

1. ¿Cómo es?

 

Se compone de una cesta y de una base firme que en algunos casos se puede doblar y tienen ruedas. También hay minicunas: un armazón de madera o de metal revestido de tela, que se usa durante los primeros meses. La mayoría son plegables.

 

2. ¿Es heredado?

 

No deben faltar piezas ni estar en malas condiciones, ni con insectos. Revisa los dispositivos de unión y que el sistema de bloqueo funcione bien. Las asas deben ser resistentes, con refuerzos en los puntos de unión. Antes de su uso pruébalo con un peso parecido al del bebé.

 

3. Precauciones

Si es sólo una cesta, colócala dentro de la cuna. En el suelo expones al niño a corrientes de aire. Siempre ponlo en una superficie plana, alejado de fuentes de calor directas. Ojo: bloquea el sistema de balanceo de la cuna en posición fija.

 

4. Consejos

 

Es mejor que la vestidura sea sencilla, sin tejidos delicados ni adornos y que pueda lavarse a máquina. El moisés debe ser ligero, fácil de transportar y con asas largas. Estar recubierto para evitar las rozaduras. El colchón se ha de ajustar perfectamente al contorno, para que el nene no meta sus manos.