Categories
Ser Bebé

El temperamento del bebé

Los papás siempre se preguntan sobre cómo será el temperamento del bebé y, aunque existen algunas generalidades, cada niño es diferente. ¡Toma nota!

Los papás siempre se preguntan sobre cómo será el temperamento del bebé y, aunque existen algunas generalidades, cada niño es diferente. ¡Toma nota!

El temperamento del bebé se define desde el nacimiento, este será la base de su personalidad y de la manera en cómo se relacione con otras personas. Recientes investigaciones demuestran que hay varios tipos de temperamentos que suelen diferenciar la personalidad de los bebés, estos son: el fácil, el difícil y el apático. Aunque esta categorización es muy general, cada niño es diferente; puede tener muy marcado algunos de estos temperamentos o una mezcla de los tres. Las combinaciones pueden ser infinitas. 

 

Conoce a tu bebé

 

Es importante conocer el temperamento del bebé, ya que de esta manera los padres podrán entender mejor su comportamiento cotidiano y así prestarle la atención de necesita. De este modo se desarrolla un vínculo afectivo sano con el bebé, independientemente del carácter que tengan los padres. Pero, ¿cuáles son los temperamentos del bebé?

 

Temperamento fácil

 

Un bebé con un temperamento fácil es un bebé que se cuida fácilmente porque sus hábitos son estables y predecibles, por lo que las horas de dormir y de comer casi siempre son las mismas. 

 

Las reacciones de los bebés con temperamento fácil son previsibles y los padres pueden predecir con antelación cómo estará el bebé pudiéndole atender con eficacia incluso antes de que lo demande. En cuanto a los cambios en el entorno es de fácil adaptación y además son bebés que sonríen y aceptan a todo el mundo.

 

Foto: Pinterest

 

Temperamento difícil o complicado

 

Los padres que tienen un bebé con un temperamento difícil deben tener mucha paciencia porque puede ser algo complicado en los primeros meses, pero con constancia y esfuerzo los padres pueden conseguir muchas cosas.

 

Los bebés difíciles no tienen horarios, se irritan, parece que siempre les duele algo porque sólo lloran, les cuesta sonreír a personas que no conocen, se estresan y les cuesta trabajo adaptarse a los cambios en el entorno. 

 

Temperamento apático

 

Los bebés apáticos parecerán fáciles porque suelen estar tranquilos pero no suelen sonreír ni les gusta interactuar con otros. No exige ningún tipo de estímulo por lo que su desarrollo puede ser pobre. Por lo que resulta importante que los padres lo abastezcan de estímulos para que se pueda desarrollar dentro de la normalidad y potenciar así todas sus habilidades.