Site icon Padres e Hijos

Los espamos del llanto

Los espamos del llanto

Los espamos del llanto

Algunos niños tienen espasmos de llanto hasta incluso desmayarse. Esto suele ocurrir con frecuencia en los niños más pequeños. ¡Identifica las causas de estos episodios!

Foto: Pinterest

En repetidas ocasiones hemos visto llorar a niños hasta ponerse morados del llanto, y más que un simple episodio de rebeldía del niño, esto es bastante preocupante para los padres.  

De acuerdo con los especialistas, después de asustarse o enfadarse, el niño puede quedar sin aliento durante un momento, luego exhalar y dejar de respirar hasta ponerse de color azul (cianótico) y puede tener muchos movimientos espasmódicos parecidos a una crisis epiléptica leve.

Los espasmos del llanto es una pausa involuntaria en la respiración, algunas veces acompañada de pérdida del conocimiento, que generalmente ocurre en respuesta como las antes mencionadas. La crisis suele terminar brevemente y la respiración se recupera a su normalidad, así como el color de su piel.
 
Este fenómeno puede ocurrir en niños sanos entre los 6 meses y los 6 años, y es más frecuente hacia los 2 años. Además, se puede repetir este comportamiento varias veces al día o hacerlo sólo en raras ocasiones.

 

Foto: Pinterest

Causas de los espasmos del llanto

En la mayoría de los casos, los espasmos del llanto pueden preverse e incluso evitarse una vez se identifican las causas que los provocan.
 
1.
Los espasmos del llanto en el niño se pueden deber a una respuesta al miedo, a un enfado o un evento traumático, como el dolor o al ser asustado.

2. Si los papás tuvieron episodios de espasmos del llanto similares en la infancia, entonces, el niño tiene mayor probabilidad de sufrirlos.

4.
Aunque a menudo ocurren con los berrinches, no se cree que los espasmos por llanto sean un acto intencional de rebeldía.

Tratamiento

– Generalmente, no es necesario ningún tratamiento para controlar los espasmos del llanto. Los niños afectados no presentan epilepsia ni daño cerebral.

– Lo ideal es evitar situaciones que provoquen enfados para ayudar a reducir este tipo de episodios.  

– También, se recomienda colocar una tela fría en la frente del niño durante la crisis puede acortar el episodio.

– Los espasmos del llanto no deben ser ignorados, aunque parezcan berrinches, lo ideal es mantener la calma y tranquilizar al pequeño para que no se convierta en un espasmo por llanto.

 

Exit mobile version