Categorías
Ser Bebé

¿Está resfriado?

Si notas que tu nene presenta mucosidad en exceso, es probable que tenga catarro. ¡No te alarmes! Hemos preparado una guía que te ayudará a mejorar la salud de tu tesoro.

Si notas que tu nene presenta mucosidad en exceso, es probable que tenga catarro. ¡No te alarmes! Hemos preparado una guía que te ayudará a mejorar la salud de tu tesoro.

Debido a que las fosas nasales de los bebés recién nacidos son más estrechas y su sistema inmune aún es inmaduro hace de los pequeños  un blanco perfecto para los resfriados. Sin embargo, sus defensas se fortalecen en cada encuentro con un nuevo virus, ya que aumenta su inmunidad.

 

Un resfriado puede resultar muy molesto para un bebé. Los adultos podemos limpiarnos la nariz y, si es preciso, respirar por la boca; sin embargo, los bebés no pueden hacerlo, por ello es que hay que atenderlos lo más rápido posible y así evitar complicaciones.

 

El tratamiento a seguir debe ser acorde a la gravedad del resfriado y de cómo se sienta el peque. Si come y duerme con normalidad, probablemente no se pueda hacer otra cosa que esperar que el catarro siga su curso, y estar alerta ante cualquier cambio que pueda significar algo más serio.

 

Botiquín necesario

 

No debes esperar a que se resfríe para tener a la mano las siguientes provisiones:

 

1.Termómetro
2. Aspirador nasal
3. Suero fisiológico
4. Gotas o supositorios cuyo uso esté recomendado por el pediatra para estas ocasiones.

 

Alivia la congestión

 

Si el tapón nasal del bebé dificulta seriamente su alimentación y su sueño se puede usar suero fisiológico (no precisa receta médica) para mejorar su respiración.

 

Nunca hay que usar gotas vasoconstrictoras: alivian de inmediato, pero tienen efecto rebote y en poco tiempo la mucosa está más inflamada que antes.

 

Las gotas y sprays descongestionadores tampoco se aconsejan para menores de seis meses; y aunque los hayan cumplido, lo mejor es que sea su pediatra quien recete el producto más indicado para él.

 

No se debe elevar la cabeza del bebé colocando una almohada para tratar de mejorar su respiración en el sueño. Puede crear un peligroso hueco a través del cual podría rodar. Es mejor elevar la cabecera de la cuna metiendo algo debajo del colchón.

 

Si las secreciones nasales son espesas se pueden extraer con un aspirador nasal. Lo ideal es hacerlo 30 segundos después de administrar las gotas de suero, cuando la mucosidad esté disuelta.