Categorías
Así Crece Ser Bebé

Estas son las enfermedades que atacan a los bebés menores de un año

El primer año de vida para los bebés es uno de los más difíciles, ya que su organismo es más propenso a adquirir enfermedades que se pueden detectar y atender a tiempo, por eso es importante acudir a consultas periódicas con su pediatra.

Te decimos cuáles son las infecciones más habituales para que lo tengas en cuenta y sepas cómo reaccionar ante posibles situaciones de enfermedad.

Infecciones respiratorias

Se trata principalmente de catarros en las vías altas, neumonías o bronquiolitis, las cuales pueden provocar que el bebé se sienta incómodo por la congestión nasal y la tos, el apetito puede disminuir, afortunadamente suele mejorar con lavados nasales y humedad ambiental.

Si el problema surge en las vías respiratorias bajas la enfermedad es más seria. Puede tratarse de una bronquiolitis o afectación de los bronquiolos, que en ocasiones requiere tratamiento especial en hospital. También puede tratarse de una neumonía, que si son de etiología bacteriana requieren tratamiento antibiótico oral o intravenoso en caso de que requieran ingreso.

Otitis

Es una infección que se presenta con mayor frecuencia, generalmente bacteriana y que se puede presentar como una complicación del catarro en las vías altas, según la edad puede evolucionar bien sin antibiótico pero también puede ser necesario. En el primer año de vida hay que tratarlas con antibiótico. Suelen ser muy molestas y dolorosas, el bebé se despierta llorando por la noche y no quiere comer porque le duele los oídos al comer.

Gastroenteritis

Las infecciones intestinales también son muy frecuentes, la manera más efectiva de tratarlas es con hidratación continua, el pequeño debe ingerir suficiente líquido o suero de rehidratación oral para no sufrir una deshidratación.

El bebé puede presentar vómitos, diarrea o ambos.

Infecciones de orina

Deben ser descartadas ante un bebé de menos de uno o dos años con fiebre sin foco claro. Se realizará una tira reactiva de orina que nos dará una idea de si tiene infección o no y se recogerá un cultivo de orina antes de iniciar el tratamiento con antibióticos.

Dependiendo de la gravedad, el médico determinará si requiere atención en el hospital.

Infecciones cutáneas

Las infecciones de la piel suelen requerir tratamiento antibiótico el cual se puede administrar por vía oral o tópico según sea el caso, y en ocasiones también requiere ingreso hospitalario.

Algunas infecciones con afectación cutánea, como las enfermedades exantemáticas como sarampión, varicela, rubeola, exantema súbito, urticaria infecciosa o algunos más, son de origen vírico y no suelen requerir tratamiento antibiótico salvo en casos específicos de sobreinfección o complicaciones.