Categorías
Ser Bebé

Beneficios de la estimulación acuática para tu bebé

Suele confundirse con la natación, la cual se define como la acción de trasladarse en el agua, flotando, pero la Academia Americana de Pediatría afirma que esto no es posible sino hasta después de los cuatro años, debido al desarrollo neuromuscular. Por ello, en los primeros años (bebés de tres a 24 meses) de vida hablamos de la estimulación acuática. 

¿Cuáles son sus beneficios para tu hijo?

1. Un adecuado programa de estimulación acuática tiene fases que ayudan a tu niño a adaptarse al medio, desde la familiarización con el agua, ejercicios de tonificación muscular y equilibrio, hasta llegar a las inmersiones.

2. La serie de estímulos que tu bebé recibe durante la clase (que dura máximo 45 minutos) sirve para favorecer la maduración del sistema nervioso, principalmente.

3. Los estímulos que se le dan son experiencias de percepción, sensoriales, autocontrol corporal, juego y descubrimiento. Tu niño aprende a controlar su respiración, descubre lo que su cuerpo puede hacer, desarrolla autonomía y se conecta con su papá o mamá (solo uno puede entrar con él a la alberca).

4. La asimilación de estos estímulos permite que el cerebro de tu niño forme el mayor número de conexiones neuronales posibles durante la primera infancia, lo cual potencia su desarrollo psicomotriz.

5. Su fin es desarrollar habilidades en el medio acuático, pues esto facilita a tu hijo desarrollar la inteligencia, fortalecer sus vínculos afectivos y formar una personalidad de seguridad en sí mismo.

FOTO GETTY IMAGES

Te compartimos algunos tips para ayudar a tu hijo a iniciar clases de natación.