Categorías
Ser Bebé

Feto «mata» a su madre tras contagiarle rara enfermedad

El feto transmitió a su madre la rara enfermedad que le costó la vida.

Una mujer murió por una rara enfermedad neurológica que su hijo le contagió cuando éste era solo un feto mientras ella estaba embarazada de él décadas atrás.

El feto transmitió a su madre la rara enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la cual tardó todos estos años en desarrollarse.

El ahora adulto nació con una rara mutación genética que provoca daño cerebral que a su vez causa la disminución de las funciones mentales y del movimiento.

El hombre heredó la patología de su padre, quien murió ya hace años. Sin embargo, lo que sorprendió a los médicos es que la mujer, que murió a los 70 años de edad, aparentemente no sufrió alteraciones en sus genes aunque murió de una forma similar.

Los especialistas concluyeron que la madre se contagió de la enfermedad por culpa de su hijo durante el proceso de embarazo ya que las células del feto pasaron a la placenta y viajaron por el cuerpo hasta llegar a su cerebro.

El médico e investigador del Hospital Universitario de Copenahague al frente del caso, Ausrine Arekeviciute, explicó que cuando la  mujeres se encuentran embarazadas las células del feto viajan a través de la placenta por todo el cuerpo y pueden llegar a varios órganos de la madre.

Hoy en día el hijo sigue vivo aunque afectado por la enfermedad.

Precisamente fue el diagnóstico médico del hijo que hizo a los médicos sospechar que su madre, quien no presentaba la mutación genética asociada a la dolencia, podía haber sido contagiada por su propio hijo.

«No hay tratamientos y el pronóstico no es bueno» sentenció el médico Ausrine Arekeviciute. «Es una historia triste» señaló. El caso fue publicado en la revista Journal of Neuropathology and Experimental Neurology.

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob puede aparecer espontáneamente, ser hereditaria o ser transmitida por el contacto con el tejido infectado, por ejemplo, durante un trasplante o al comer carne contaminada.

TEXTO: RODRIGO GONZÁLEZ