Categories
Ser Bebé

Gimnasia para bebés

Acostarlo sobre su pancita lo obliga a estirar el cuello para levantar la cabeza. Este movimiento fortalece sus brazos y lo prepara para el gateo.

Acostarlo sobre su pancita lo obliga a estirar el cuello para levantar la cabeza. Este movimiento fortalece sus brazos y lo prepara para el gateo.

Cuando ya tenga seis meses, tu bebé tiene más fuerza en la espalda y el control que ejerce sobre su cabeza cuando está boca abajo o de pie ha madurado mucho. Si le pones boca arriba y lo tomas de las manos como si fueras a levantarlo, él solito alzará la cabeza anticipándose a tu movimiento.
Déjalo de nuevo acostado boca arriba y muéstrale desde uno de sus lados un juguete que le guste mucho para animarlo a que gire para que pueda verlo. Si alejas el juguete, intentará agarrarlo estirando los brazos. De este modo ejercita la parte superior del cuerpo, lo que le ayudará a descubrir lo divertido que es girar y darse la vuelta él solo.
Acuesta a tu bebé encima de tu regazo, sujetándolo por la espalda con ambas manos. Así tiene que subir la cabecita para verte. Esta postura, que muchos padres adoptan de forma espontánea, fomenta el apego emocional.
Para fortalecer su cuello, puedes balancearlo sobre un balón sujetándolo por las axilas. Este ejercicio le gustará mucho, ya que le proporciona una nueva perspectiva de todo lo que le rodea. Además, le ayuda a extender la columna vertebral y adquirir, de manera progresiva, el tono muscular que necesitará más adelante para gatear.
Pon al bebé boca abajo, apoyado sobre sus antebrazos. Intentará alzar la cabeza para ver. Al principio es suficiente con ponerlo así por un momento, lo que aguante. Poco a poco ve aumentando el tiempo.