Categories
Ser Bebé

Las hernias más frecuentes en los bebés

Aunque parezca increíble, las hernias son bastante frecuentes en los bebés, sobre todo en prematuros. ¡Entérate!

Aunque parezca increíble, las hernias son bastante frecuentes en los bebés, sobre todo en prematuros. ¡Entérate!

Foto: Pixabay

¿Qué es una hernia?
Una hernia es un bulto que se produce cuando un órgano o algún tejido están fuera de lugar. Las hernias pueden presentarse en la ingle, en el abdomen y en el diafragma.

Las hernias más comunes en los bebés son:

– Las hernias inguinales, que se presentan en la región genital.

– Las hernias umbilicales, que se encuentran alrededor del ombligo.

¿Qué produce una hernia inguinal?

Durante el desarrollo del bebé en el vientre, los testículos de un bebé niño se desarrollan dentro de su abdomen, y luego, poco antes del nacimiento, bajan a través de un conducto que está entre la ingle y el abdomen, llamado canal inguinal y descienden hacia el saco escrotal. En las niñas, los ovarios descienden a través del canal inguinal hacia la pelvis.

La cirugía en este tipo de hernia en bebés es muy sencilla. Se practica una pequeña incisión para introducir la hernia dentro del abdomen y se sella el músculo para impedir que vuelva a salir.

 

Foto: Pixabay

La hernia en el obligo o hernia umbilical se produce cuando al nacer el niño, se corta el cordón umbilical en el momento del parto, quedando una cicatriz conocida por el nombre de ombligo, si éste no cicatriza bien, los músculos abdominales no se cierran del todo permitiendo el paso de un trozo de intestino, por lo que se percibe un ombligo abultado cuyo tamaño aumentara cuando el niño llore. Generalmente se heredan genéticamente, afectan más a los niños que a las niñas.

La cirugía es relativamente sencilla aunque precisa de anestesia general. Se hace una incisión en la parte baja del obligo, se introduce de nuevo el intestino a su lugar y se cose el hueco que quedaba en los músculos impidiendo el paso de nuevo al exterior.

La hernia en el recién nacido mide menos de un centímetro de diámetro y lo normal es que se cierre sola antes de los tres años. Si la hernia mide más de un centímetro y medio, lo más recomendable es operar, ya que es muy difícil que cierre y cuando el niño sea mayor puede crear problemas y molestias. Estas hernias crecen cuando el bebé llora, ya que producen más presión al hacer el esfuerzo y por eso sobresalen más, pero no son dolorosas.

¿Cuáles son los síntomas?
El síntoma principal de una hernia es la presencia de una masa o bola en la zona de la ingle y en el ombligo. Las hernias umbilicales usualmente no causan ningún dolor.
 
– Un abultamiento o inflamación en el área de su ombligo. Se puede notar que la protuberancia se palpa al presionar suavemente sobre el ombligo del niño.

– El abultamiento puede hacerse más grande cuando su niño llora, tose o se esfuerza para hacer evacuaciones intestinales. Puede que la hernia umbilical disminuya en tamaño o desaparezca cuando su niño está relajado.

Tratamiento
Las hernias que tienen los niños se pueden tratar con una intervención quirúrgica, pero es importante que sepas reconocer los síntomas para que, en caso necesario, el bebé pueda recibir los cuidados médicos apropiados.