Categories
Ser Bebé

La piel del bebé

Resulta imprescindible conocer la tersa piel de tu hijo para poder brindarle los cuidados adecuados y mantenerla sana.

Resulta imprescindible conocer la tersa piel de tu hijo para poder brindarle los cuidados adecuados y mantenerla sana.

La piel del bebé es delicada y requiere atenciones especiales. En gran parte porque posee un manto ácido inmaduro (una barrera que inhibe la colonización de bacterias, virus y hongos) que tardará en desarrollarse de 2 a 8 semanas y porque su sistema de defensa aún está en proceso. Mientras tanto, dale a esa piel los cuidados necesarios.

 

Protegido del sol

 

La luz del sol es necesaria para la síntesis de la vitamina D, pero exponer a tu peque en exceso trae grandes inconvenientes, además de que su epidermis es más delgada. Si es menor de 6 meses, su piel aún no produce melanina para protegerse, ni es capaz de refrescarse por sí misma. Sin importar su edad, siempre que se exponga al sol aplícale cremas con alto factor de protección solar; reducirás las probabilidades de daño y de cáncer de piel.

 

Siempre humectada

 

Alrededor del 30% de los bebés presentan alergias o infecciones en su piel; una forma de disminuirlas es manteniéndola humectada, en especial las áreas que se descamen. Para ello, baña a tu retoño con agua tibia y jabón neutro, sécalo bien, al finalizar aplica una crema humectante recomendada por el especialista (debe ser libre de fragancia, colorantes?). No olvides que detrás de las orejas, la barbilla, las nalgas, el empeine y los pliegues, requiere mayor hidratación.

 

La batalla del pañal

 

Sé escrupulosa con la higiene del área del pañal, sólo así prevendrás rozaduras e irritaciones. Limpia la zona frecuentemente con jabón suave, manténla seca, cambia el pañal seguido y aplica crema protectora para disminuir el roce. Si tu niño sufre dermatitis sigue estos consejos y déjalo un rato con las pompas al aire.

 

Lo que debes saber de los productos

 

Aceites: no deben estar perfumados y deben ser estériles. Prefiere los que sean fáciles de aplicar y retirar.

 

Cremas: tienen una relación aceite-agua mayor que las lociones, por lo que poseen un mayor grado de emoliencia y lubricación.

 

Polvos: el talco es el más común. Son repelentes del agua y evitan las escaldaduras. Aplícalos lejos de la cara, pues el bebé puede inhalarlo.

 

Elige el mejor

 

1. Debes elegir jabones y shampoos diseñados para bebés.

 

2. El aceite de bebé es recomendado para remover aquello que se queda adherido a la piel (como las heces), pues la resguarda al tiempo que deja una película emoliente.

 

3. Usar un producto de barrera que proteja contra la humedad en el pañal disminuye la fricción y previene la molesta irritación.

 

4. El ungüento de óxido de zinc es efectivo en la prevención y tratamiento de la dermatitis en el área del pañal. El polvo para bebés con almidón absorbe la humedad disminuyendo la fricción en la piel.