Categories
Ser Bebé

Leches de continuación

También llamadas de crecimiento, son importantes para el sano desarrollo de tu pequeño. Son la mejor nutrición para bebés de un año y más. ¡Conócelas!

También llamadas de crecimiento, son importantes para el sano desarrollo de tu pequeño. Son la mejor nutrición para bebés de un año y más. ¡Conócelas!

Ha pasado el tiempo, tu bebé ya cumplió un año y ya casi come de todo. Y aunque la leche todavía juega un papel fundamental en su alimentación, ésta no puede ser la misma, ya que a partir de esta edad requiere otro tipo de nutrimentos para su sano desarrollo. Tú puedes dárselos a través de las leches de crecimiento.

 

¿Qué son?

 

La industria desarrolló las primeras leches infantiles comerciales hace más de un siglo. Hoy gracias a las investigaciones realizadas acerca de las necesidades nutricionales de los lactantes, se han logrado productos adecuados para sustituir total o parcialmente la leche humana. Existen diferentes tipos de acuerdo con la edad del bebé:

1. De inicio (1ª etapa). Desde el nacimiento hasta los 4 o 6 meses.

 

2. De continuación (2ª Etapa). A partir de los 4 o 6 meses hasta los 12 meses.

 

3. De crecimiento (3ª etapa).  Son las de transición entre fórmulas de continuación y leche de vaca. A partir de los 12 meses.

 

Nutrimentos

 

La mayoría de las fórmulas aportan:

 

Proteínas de fácil digestión que no provocan alergias o intolerancias. Ayudan a la fabricación de tejidos, órganos, músculos y piel; así como de inmunoglobulinas, sustancias que favorecen la prevención de infecciones.
Hierro de alta bio-disponibilidad. Ayuda a ?prevenir y combatir la anemia que es típica en esta etapa de la vida y que se acentúa por la pobre concentración de hierro de la leche materna?.

Más enriquecidas

 

Los especialistas afirman que recientemente también se les han agregado ácidos grasos esenciales, sobre todo ARA (Ácido Araquidónico) y DHA (Ácido Docosahexaenoico) que favorecen el desarrollo mental y la agudeza visual. Hoy se sabe que la leche materna es rica en esos ácidos grasos, sobre todo DHA. Las fórmulas de continuación actuales aportan cantidades importantes de la recomendación diaria de ingestión de este  nutrimento.

 

Para elegir la mejor

 

Considera:

 

1. El grado de desarrollo de tu hijo, sus tasas de crecimiento y su peso corporal

 

2. Si ha presentado alguna deficiencia nutricional o propensión a las enfermedades infecciosas.

 

3. Si hay posibles alergias o intolerancias alimentarias.

 

Lo ideal ?es asesorarte con el pediatra o nutriólogo y tomar en cuenta todos estos aspectos?, sugiere la especialista.