Categorías
Ser Bebé

El sueño, vital para el crecimiento del bebé

De acuerdo con varios estudios, dormir más horas es benéfico para el crecimiento del bebé.

De acuerdo con varios estudios, dormir más horas es benéfico para el crecimiento del bebé.

Foto: Pinterest

Cuando el bebé se pasa de sus horas de sueño acostumbradas, se suele pensar que es porque el está creciendo. Pero, ¿qué hay detrás de esta suposición de que el bebé crece mientras duerme?

Algo muy cierto es que los papás se suelen preocupar más por la alimentación del bebé para que crezca sano y fuerte, que por las horas de sueño. 

Pues bien, de acuerdo con investigaciones científicas, el crecimiento de los niños depende del buen dormir y de la cantidad de descanso. 

El sueño tiene varias fases una de ellas es conocida como fase de sueño lento. Durante esta fase, el organismo del niño secreta la hormona del crecimiento, la cual es vital para el crecimiento del pequeño. Además, la secreción de hormona de crecimiento es mayor que en los adultos y, a partir de cierta edad, la concentración y secreción va disminuyendo.

Foto: Pinterest

De lo contrario, los niños que no duermen las horas suficientes o tienen un descanso adecuado pueden presentar un peso más bajo en comparación con quienes sí duermen bien y suficiente.   

"El sueño adquiere una importancia vital en chicos de todas las edades", señaló Jodi Mindell,  especialista en psicología y medicina del sueño pediátrico en Estados Unidos. "Conseguir una noche completa de sueño ayuda a funcionar mejor, tanto en la escuelas como en el hogar. Es esencial para su felicidad y bienestar", agregó. 

Por ello, es de vital importancia respetar el sueño del bebé y propiciarle un ambiente de tranquilidad para que los pequeños ruidos no le molestan. También es bueno disponer de una habitación o de un espacio reservado a sus horas de sueño también le ayudará gradualmente a dormirse sin ti.

En caso de dormir con el bebé, esto debe ser de vez en cuando, quizás tengas ganas de dejar que tu bebé duerma contigo, en tu cama. Sin embargo, es mejor que eso no se convierta en un hábito, sobre todo después de los 3 meses. Tu bebé necesita una habitación o un espacio para él. Si lo tienes siempre contigo, si escucha siempre hasta el menor de tus movimientos, le resultará más difícil organizar el sueño por sí mismo.