Categories
Ser Bebé

Musicoterapia para bebés

Consiste en la aplicación científica del sonido, la música y el movimiento para facilitar la comunicación con tu bebé y mejorar su desarrollo.

Consiste en la aplicación científica del sonido, la música y el movimiento para facilitar la comunicación con tu bebé y mejorar su desarrollo.

Los programas diseñados de musicoterapia estimulan determinadas zonas del cuerpo humano que ayudan a equilibrar funciones orgánicas o psicológicas concretas. Es recomendable trabajar esta disciplina de una manera interdisciplinar, trabajar en equipo el musicoterapeuta y los otros profesionales conjuntamente.

Beneficios 

1. Todo lo que es música, para un niño, siempre es positivo. Pero debemos tener en cuenta que ésta debe ser siempre adaptada a sus oídos, a su capacidad de escucha; a su edad.

2. A un peque, la musicoterapia le puede ir muy bien para mejorar el aprendizaje, la coordinación, controlar la ansiedad y mejorar el estado de ánimo, entre otros. 

3. Cuanto antes se exponga la música al niño más beneficios le aportará, sea como terapia o sea como uso lúdico. De hecho, el uso de canciones para enseñar habilidades académicas, sociales y motoras a niños pequeños se ha convertido en una práctica común para algunos profesores y educadores de música.

4. La música posee unos valores universales que afectan a todas las personas y que se definen por el ritmo, la armonía, la melodía y el tono.  Así, el musicoterapeuta debe descubrir la personalidad musical de cada paciente para seleccionar la música adecuada, porque según su personalidad y su estado, le puede ser más beneficiosa un tipo de música u otro.

Efectos en los niños

– Fisiología: produce cambios en el ritmo cardiaco y respiratorio, así como en la tensión muscular.

– Comunicación: estimula la expresión de los problemas y las inquietudes.

– Afectividad: favorece el desarrollo emocional y afectivo.

– Sensibilidad: agudiza la percepción auditiva y táctil.

– Movimiento: estimula la actividad y mejora la coordinación motriz.

– Sociabilidad: fomenta la interrelación social.

– Educativas: ayuda en la formación, desarrollo personal y superación de dificultades de aprendizaje.

– Psicoterapéuticas: ayuda a resolver problemas psicológicos y a cambiar conductas establecidas.

– Médica: apoyo psicológico y físico (puede reducir el dolor) a pacientes médicos que se enfrentan a situaciones difíciles como la cirugía, enfermedades terminales, cuidados intensivos?

– Psiquiátrica: mejora la autoestima y la capacidad de comunicación de los enfermos.

Foto: Shutterstock