Categories
Ser Bebé

Primeros sólidos

Cuando el pediatra aconseja introducir los sólidos en la dieta de los bebés, empieza una época difícil para los padres, pues suelen asociar esta etapa con la idea de que sus hijos ya no estarán bien alimentados.

Cuando el pediatra aconseja introducir los sólidos en la dieta de los bebés, empieza una época difícil para los padres, pues suelen asociar esta etapa con la idea de que sus hijos ya no estarán bien alimentados.

No hay que empeñarse en que el pequeño coma de todo desde el principio, pero sí darle la oportunidad de probar para que se vaya acostumbrando a los nuevos sabores y texturas. Tampoco existe un orden concreto aconsejado a la hora de ir introduciendo los sólidos, aunque sí se recomienda hacerlo de uno en uno para que aprenda a identificar los diferentes sabores.

Lo mejor es armarse de paciencia, proveer al bebé de un babero, sentarlo a la mesa familiar en una periquera con una amplia bandeja y ponerle en su plato pequeñas cantidades de comida «de adultos».

Al principio comerá muy poco, se limitará a chupar los alimentos en el mejor de los casos y, en el peor, terminarán desparramados por el suelo. Se trata de un mal menor comparado con todo lo que está aprendiendo.

 

Tips

1. Jugar: hacerlo con los alimentos para él es una manera de aprender a relacionarse con ellos. Cada bocado, a esta edad, es un gran éxito.

2. Sin obligaciones: no obligues a tu niño a comer ningún alimento. Él marcará el ritmo y la cantidad de sabores que conformarán su nueva dieta.

3. ¡A comer igual!: <<¡Quiero comer igual que papá y mamá!» Los niños aceptan mejor los alimentos nuevos si están acostumbrados a ver cómo sus padres los toman delante de ellos. Debes permitir a tu hijo compartir la mesa familiar, sentado en su periquera, y dejarle probar, si lo pide, lo que ustedes comen.

Una dieta variada

La pasta. Les encanta desde el principio. ¿Qué tal unos macarrones (se pueden tomar de uno en uno con los dedos), con salsa de tomate y unas miguitas de carne picada? Un plato de lo más completo.

Legumbres. Son parte fundamental de una dieta sana y equilibrada y los garbanzos, tan redonditos y tiernos, pueden ser un primer contacto.
Papa con huevo o salchicha. Tiene bastante aceptación entre los peques. Una buena idea es triturar al máximo la papa al hervirla.

Las frutas. Puedes ofrecérselas de una en una, cortada en trocitos, o poner una combinación de diferentes sabores y colores: plátano, pera, mandarina… Invítalo a jugar a adivinar cómo se llama cada una.

La carne. A veces se mezcla picada con el puré o con la salsa de jitomate que acompaña a la pasta, pero también es buena idea ofrecérsela en trocitos para que la chupe y aprenda a diferenciar los sabores.

Los chícharos. Una buena forma de introducir las verduras en su dieta. Además de divertidos y fáciles de coger, son muy nutritivos.

Conoce las mejores recetas de cocina en Cocina Fácil