Categorías
Ser Bebé

¿Qué es la ecografía?

Es una prueba sencilla que permite valorar el desarrollo del feto en el útero y diagnosticar patologías.

Es una prueba sencilla que permite valorar el desarrollo del feto en el útero y diagnosticar patologías.

Qué nos dice

 

1. Confirma el embarazo y sus características (normal, ectópico, múltiple).

 

2. Cómo crece el feto: con la medición de la circunferencia de la cabeza y la longitud del fémur se verifica que la talla es adecuada a la fecha de parto.

 

3. Marcadores de anomalías cromosómicas así como si sufre malformaciones en el corazón.

 

4. Si su columna vertebral se desarrolla con normalidad (en busca de algún signo de espina bífida).

 

5. Si hay alteraciones en el cerebro, como hidrocefalia.

 

6. Si en los dedos de manos y pies no hay anormalidad (pie zambo).

 

7. Si existe labio leporino y paladar hendido (aunque estos problemas no siempre se ven).

 

8. La posición de la placenta.

 

9. La salud de órganos como los riñones, el hígado, el intestino, la vejiga.

 

10. El sexo del bebé.

 

2D

 

En una gestación normal y sin riesgos deben hacerse mínimo tres ecografías tradicionales 2D. Con ellas se observa al bebé en dos dimensiones en una imagen plana y en blanco y negro. El inconveniente es que si el feto se mueve, la imagen es borrosa. Esta prueba permite diagnosticar alteraciones cromosómicas y analizar malformaciones genitourinarias, gastrointestinales, en el sistema nervioso central, la cara y el cuello, la pared abdominal y el sistema cardiovascular. La ecografía 2D es la más adecuada para realizar un diagnóstico fetal. Con ella se pueden detectar hasta el 90% de las malformaciones fetales.

 

3D

 

Las ecografías tridimensionales (3D y 4D) permiten obtener imágenes inolvidables del feto, por su calidad y realidad. Complementan a la 2D, pero no la suplen. Lo ideal es realizar el ultrasonido 3D entre las semanas 24-25ª o 30-31ª. En el último trimestre es probable que la escasez de líquido, las manos en la cara y/o el cordón umbilical no permitan ver bien el rostro del niño. Esta técnica es como una foto donde pueden apreciarse las formas. Sólo permite mirar imágenes fijas (no en tiempo real), nítidas y a color. Cada día se utiliza más para descartar patologías internas (renales, pulmonares, cardiacas…).

 

4D

 

Es una ecografía 3D en movimiento. Permite ver al feto en tiempo real y realizar mediciones más precisas. Las imágenes son espectaculares y los futuros padres tienen la sensación de estar viendo a su bebé en un video; pueden apreciar cómo saca la lengua, parpadea, sonríe… Es complementaria a la 2D. Se usa para valorar patologías externas (estudio del paladar, dedos, piel…). También da la posibilidad de detectar alguna anormalidad a través del movimiento de las extremidades y de los gestos faciales. Las mejores imágenes se consiguen entre las semanas 26ª a 30ª.