Categorías
Ser Bebé

¿Qué es la microcefalia y cómo afecta a bebés?

Este trastorno genético se hace evidente cuando el tamaño de la cabeza del bebé es más pequeña que el resto de niños.

Este trastorno genético se hace evidente cuando el tamaño de la cabeza del bebé es más pequeña que el resto de niños.

Entre las enfermedades genéticas más extrañas en los bebés se encuentra la microcefalia, la cual se presenta en una muy baja frecuencia, por lo que aún es un trastorno neurológico poco estudiado pero que afecta gravemente la calidad de vida de un pequeño.

 

Uno los signos más evidentes de este trastorno es cuando un bebé tiene su cabecita más pequeña, en comparación con otros niños de la misma edad y sexo, lo cual suele detectarse al nacer.

 

Por ser una enfermedad rara, aún se desconoce qué lo causa, excepto por ciertas alteraciones genéticas que generan un desarrollo anormal del cerebro desde que el bebé está en el útero.

 

TE RECOMENDAMOSEnfermedades autoinmunes en niños

 

 

 

 

También existen factores externos y ambientales que pueden presentarse durante el embarazo y detonar el padecimiento, tales como la rubéola, toxoplasmosis, citomegalovirus, grave anemia y por ingerir drogas, alcohol u otras sustancias nocivas.

 

Este padecimiento afecta de manera severa la calidad de vida de los pequeños, ya que no sólo es evidente el tamaño de su cabeza, sino que también tienen problemas de desarrollo, dificultades con la coordinación y el equilibrio, enanismo, distorsiones faciales, hiperactividad, retraso mental o convulsiones.

 

En general, no hay tratamiento, pero la intervención temprana puede ayudar a mejorar el desarrollo de un pequeño hijo y mejorar la calidad de vida. Entre ellas, terapias físicas, de lenguaje y ocupacional, con el fin de ayudarlo a desarrollar sus habilidades. También existe la posibilidad de una craneosinostosis, cirugía para la cual debe calificar una vez realizadas las valoraciones por los especialistas, mas no revierte por completo sus complicaciones.

 

NO TE PIERDASEnfermedades comunes en lactantes