Categories
Ser Bebé

¿Qué ocurre cuando sólo sobrevive un gemelo?

Descubre cuáles son las principales causas de la pérdida de un gemelo y las consecuencias en su familia.

Descubre cuáles son las principales causas de la pérdida de un gemelo y las consecuencias en su familia.

La pérdida de un bebé justo después del parto es muy difícil de sobrellevar, pero la pérdida de un gemelo no es menos complicada: los padres se encuentran entre la alegría de recibir a un pequeño bebé, pero también entre la tristeza de afrontar la pérdida de su hermano.

 

La mayoría de los embarazos múltiples se llevan con éxito hasta el final; sin embargo, las posibilidades de un aborto espontáneo son mayores cuando se trata de un embarazo gemelar, debido a  que el cuello uterino o cérvix sufren mayor presión.

 

Uno de los peligros que corren los gemelos es el del síndrome transfusor de los gemelos, el cual se produce cuando uno de los bebés recibe demasiada sangre mientras se encuentra en el útero. Esto le ocasiona demasiada presión en su corazón, y su hermano recibe presión sanguínea insuficiente, por lo que es más difícil sobrevivir.

 

Si se pierde a uno de los bebés durante el primer trimestre de embarazo, es riesgo de que afecte a su hermano es mínimo. A este problema se le considera síndrome del gemelo evanescente y apenas presenta síntomas o a veces ninguno.

 

Por otro lado, si uno de los bebés fallece dentro del segundo trimestre, los riesgos son mayores, y en ocasiones el gemelo sobreviviente debe nacer de forma prematura y con riesgo de padecer daños como parálisis cerebral.

 

TE RECOMENDAMOS: ¿Lista para recibir a los gemelos?

 

 

 

 

En el caso de que uno de los bebés nazca completamente bien a pesar de las complicaciones, es difícil concentrarse en la alegría de su llegada debido a la pérdida de su hermano. Normalmente, los padres experimentan sentimientos de culpa

, ansiedad, miedo por perder a su otro bebé, frustración y hasta negación.

 

Como parientes y amigos, debemos apoyar a las parejas que han pasado por esto concentrándonos no solamente en el bebé vivo, sino también en la pérdida que están sufriendo los padres.

 

Otro de los retos que enfrentarán tarde o temprano los papás es revelarle al pequeño que tuvo un hermano gemelo que no sobrevivió. Se recomienda que no se guarde por mucho tiempo la verdad, y entre más pronto sea decírselo, mejor.

 

Es más fácil llevar el proceso de superación cuando se le ha puesto un nombre al gemelo fallecido y se conservan fotos de los ultrasonidos para poder mostrarle y explicarle a su hermanito lo que ocurrió de manera sutil y sin hacerlo sentir responsable de lo sucedido.

 

Para una mejor calidad de vida de los padres y su bebé, se recomienda tomar terapia con profesionistas en el tema.

 

TE RECOMENDAMOS: Cómo manejar el tema de la muerte con tus hijos