Categorías
Ser Bebé

¿Qué es el rotavirus?

Es un padecimiento típico de los menores de seis meses, ya que su organismo aún es débil e inmaduro. ¡No te alarmes! aquí te decimos qué hacer en estos casos.

Es un padecimiento típico de los menores de seis meses, ya que su organismo aún es débil e inmaduro. ¡No te alarmes! aquí te decimos qué hacer en estos casos.

El rotavirus, como su nombre lo dice es un virus llamado así por sus partículas vitales en forma de rueda, es la principal causa de diarrea, vómito y deshidratación en lactantes. Se manifiesta en todo el mundo y es el responsable de 20 de cada 100 muertes por males diarreicos en menores del cinco años.

 

Las guarderías son lugares donde prolifera fácilmente el rotavirus, debido, en gran parte, a que este microorganismo puede permanecer vivo varios días. la principal transmisión se debe a que el virus entra por vía oral o por no lavarnos bien las manos antes de comer; esto se conoce como transmisión fecal-oral.

 

Sus síntomas son diarrea aguda, de aproximadamente cinco día de evolución, caracterizada por un inicio súbito de vómito violento (uno a dos días), fiebre, dolor abdominal, evacuaciones líquidas (presentando hasta 10 en un día), que de no ser tratadas pueden llevar a una deshidratación severa. También llegan a presentarse signos de infección respiratoria, como flujo nasal y lagrimeo.

 

¿Qué hacer?

 

1. No existe un tratamiento específico para acabar con el rotavirus, ya que, como sucede con la mayoría de los virus, su ciclo es autolimitante. El organismo logra moderar la reproducción a los tres o cinco días de iniciadas las primeras manifestaciones de infección.

 

2. Lo que sí se hace es controlar los síntomas para evitar las complicaciones como la deshidratación o la neumonía. Los tratamientos más utilizados son el suero oral, los antihistamínicos y los medios físicos para bajar la temperatura.

 

3. Finalmente es oportuno recordar que la vacunación es la medida más eficaz para prevenir esta enfermedad en los más pequeñitos. La aplicación consiste en dos o tres dosis por vía oral, según el tipo de que se trate. La primera se debe administrar entre los dos y tres meses de edad; la segunda dos meses después, y la tercera dos meses luego de la segunda dosis.