Categories
Ser Bebé

Tips contra las quemaduras de sol en tu bebé

Te decimos cómo puedes prevenir y tratar algunas quemaduras en tu bebé si lo expones al sol.

Te decimos cómo puedes prevenir y tratar algunas quemaduras en tu bebé si lo expones al sol.

El sol es importante como parte del crecimiento y desarrollo de tu bebé, ya que puede ser la principal manera de obtener la vitamina D, entre otros beneficios, durante sus primeros meses de vida; no obstante, también debes tener mucho cuidado durante sus primeras semanas debido a que su exposición prolongada puede llegar a ocasionar quemaduras.

 

Uno de los consejos más frecuentes a las mamás primerizas es que den baños de sol a sus bebés, sin embargo no siempre se hace hincapié en la manera de hacerlo o por cuánto tiempo. Por ello, te damos algunos tips para prevenir y tratar quemaduras por sol en caso de ser necesario.

 

Durante los primeros meses de vida, un recién nacido tiene la piel muy delgada y no puede exponerse más de 10 minutos al sol; en realidad, aún cuando no esté a la vista el sol se debe tener cuidado de no exponerlo por más de ese tiempo, ya que son los rayos UV los que pueden causar las quemaduras.

 

TE RECOMENDAMOS10 cuidados para tomar el sol


 

 

Tampoco se recomienda exponerlo directamente al sol, ni hacerlo en sus puntos de mayor esplendor; puedes hacerlo en horas del día en que no sea tan directo y usar algunas prendas que ayuden a cubrirlo un poco.

 

Si bien anteriorm ente sólo se recomendaba aplicar protector solar

en bebés mayores de 1 año, actualmente se puede emplear alguno con base en agua desde sus primeros meses de vida. Recuerda, antes que apliques cualquier protector, consulta con su pediatra o especialista para hacerlo de manera correcta.

 

Por lo general, las quemaduras por sol no tienen síntomas justo después de haberse expuesto al sol, puede incluso pasar algunas horas hasta que se manifiesten como enrojecimiento de la piel. También, un pequeño puede presentar deshidratación, manchas y fiebre.

 

En este caso, lo ideal es consultar a su médico, mientras tanto se pueden aplicar algunas compresas de agua tibia a fría cuidando que no se enfríe demasiado. Otro tip es usar un poco de agua mineral para las compresas, posteriormente aplicar una crema hidratante para bebés.

 

En caso de que la quemadura sea de segundo grado, pueden aparecer ámpulas, con las cuales se debe tener mucho cuidado ya que son muy dolorosas para los pequeños. En este sentido, lo mejor es acudir con su médico inmediatamente y evitar manipular la quemadura. Recuerda, el sol es indispensable para tu peque, así que puede obtener sus beneficios si lo expones de manera adecuada. ¡Cuídalo!

 

NO TE PIERDAS6 pasos para aplicar el bloqueador solar a tu peque