Categorías
Ser Bebé

Tips para darle de comer a un recién nacido

Si eres mami primeriza debes tomar en cuenta algunas recomendaciones a la hora de alimentar a tu peque. Aquí te damos algunas.

Si eres mami primeriza debes tomar en cuenta algunas recomendaciones a la hora de alimentar a tu peque. Aquí te damos algunas.

Si vas a amamantarlo

 

Aséate. Lávate las manos, descubre el seno, moja una torunda de algodón en agua hervida o suero fisiológico y pásala varias veces sobre el pezón y la areola. Descártala.

 

Ponte cómoda. Siéntate recargada en cojines o contra el respaldo de una silla o mecedora. Toma en cuenta que vas a permanecer en esa posición durante un buen rato, así que usa una almohada sobre las piernas o un cojín de lactancia, en el cual puedas acomodar al bebé mientras lo amamantas.

 

Ayúdale a prenderse del pezón. Abraza a tu bebé de manera que queden pancita contra pancita y su nariz alineada al centro del seno que va a succionar. Toma el pezón entre tus dedos medio e índice, y dirígelo hacia la zona comprendida entre su nariz y su labio superior, para motivarlo a que abra la boca. Cuando lo haga, acércalo al seno para que se prenda de él, hasta que escuches sus tragos y veas que succiona rítmicamente.Cuando suelte el pecho, ayúdalo a eructar y cámbiale el pañal. Luego, ofrécele el otro seno. Si ya no succiona, es que está satisfecho, por lo que la próxima vez deberás iniciar con este último seno.

 

Si vas a alimentarlo con biberón?

 

Lávate muy bien las manos. Y asea el área donde vas a preparar el alimento para tu pequeñín.

 

Hierve el agua. Necesaria (de preferencia filtrada) durante 10 minutos y déjala enfriar hasta que esté tibia o a temperatura ambiente. Vierte en el biberón las cantidades de líquido y polvo indicadas por el pediatra; tapa y agita suavemente para que la fórmula se disuelva por completo. Si necesitas calentar el agua, hazlo preferentemente introduciendo la botella en un tazón con agua caliente (en lugar de en el horno de microondas, donde el riesgo de sobrecalentamiento es mayor).
Adopta la posición más cómoda para ti y el bebé: Tú, bien recargada de la espalda y él bien cerca de tu pecho.

 

Roza con el chupón su mejilla. (Para comprobar que tiene hambre); si abre la boca, introduce el biberón para que empiece a succionar. Cuando haya ingerido más o menos la mitad de la mezcla, retira la botella suavemente y pon al bebé en posición vertical, de frente contra tu pecho, y dale unas palmaditas en la espalda para ayudarlo a eructar.

 

¿Se durmió sin terminar de comer? Colócalo igualmente en posición vertical, para ver si eructa, cámbiale el pañal y, si despierta, ofrécele el resto de la leche.