Categories
Ser Bebé

La tortícolis en los bebés

La tortícolis en los bebés es una afección en la cual los músculos del cuello hacen que la cabeza se gire hacia un lado, y ésta puede presentarse en los primeros meses de vida.

La tortícolis en los bebés es una afección en la cual los músculos del cuello hacen que la cabeza se gire hacia un lado, y ésta puede presentarse en los primeros meses de vida.

Foto: Pinterest

En bebés recién nacidos, la tortícolis puede presentarse en el primer mes de vida, al observar la inclinación de la cabeza hacia un lado, lo cual impide que el bebé pueda moverse normalmente.

Aunque no es muy frecuente, es importante conocer en qué consiste y cómo tratarla, debido a que genera mucha angustia a los padres y la necesidad de ayudar a un procedimiento oportuno.

¿Cómo saber si el bebé tiene tortícolis?

La tortícolis es la tendencia a inclinar el cuello hacia un lado. Si el bebé tiene tortícolis puede manifestarse de la siguiente manera:

1. Si el bebé siempre tiene la cabeza inclinada hacia un lado y parece que no puede volverla hacia el otro lado.

2. Si el niño está erguido y su cabeza cuelga hacia un lado.

3. La tortícolis también se percibe como un ligero aplanamiento de la cabeza por uno de sus lados, es decir, si el bebé tiende a dormir siempre sobre el mismo lado. Si se deja avanzar, es muy probable que se llegue a hacer más crónica y podría incluso, deformar la cara del bebé.

Foto: Pinterest

¿Cuáles son las causas más frecuentes?

Las causas más frecuentes de la tortícolis en bebés

son:

1. Mal posición intrauterina.

2. Traumatismo del parto, lo que produce estiramiento del músculo esternocleidomastoideo, lo que limita su capacidad de movimiento.

3. Por acostar al bebé siempre del mismo lado, se va estirando uno de los músculos, mientras que el del otro lado se acorta.

¿Cuál es el tratamiento es el más adecuado para la tortícolis?

En la mayoría de los casos bastará con unos ejercicios sencillos que pueden hacerse siguiendo la orientación del rehabilitador o del pediatra.

El tratamiento inicial para la tortícolis consiste en la realización de manipulaciones y ejercicios de estiramiento. Éstos deben hacerse con suavidad, con el niño relajado y un mínimo de 4 veces al día, repitiendo unas 20 veces cada uno de los ejercicios.

¿La tortícolis puede dejar secuelas?

Cuando la deformidad se descubre en el recién nacido o durante los primeros meses de vida y el tratamiento mediante manipulación y ejercicios de estiramiento se inicia inmediatamente, la evolución suele ser muy buena. En el 90% de estos pacientes se consigue la corrección completa sin deformidades residuales.

Sin embargo, en bebés de un año de edad o menos que no respondan de forma adecuada al tratamiento pueden necesitar un tratamiento quirúrgico que consiste en un alargamiento del músculo esternocleidomastoideo.