Categorías
Ser Familia

13 consejos para ir de compras con tu hijo pequeño

SALIR DE COMPRAS CON UN NIÑO ES UNA AVENTURA QUE REQUIERE PREVER LAS CONSECUENCIAS

 

POR: Jessica López Cervantes FOTOS: iStock

 

Los niños todavía tienen muy poco control sobre sus deseos e impulsos: corren por los pasillos, se acercan peligrosamente a las escaleras eléctricas o aparadores, agarran lo que no deben, se meten en cualquier sitio, lo tocan todo… Por si fuera poco, en cierto momento pueden tener un sonoro berrinche o decidir que no aguantan estar allí ni un minuto más. Sin embargo, a veces no hay más remedio que llevarlos cuando necesitas ir de compras. Te compartimos estos consejos que te harán la misión menos estresante.

1. Ten paciencia e imaginación. Junto con la organización, te servirán para evitar el caos, realizar una buena compra y disfrutar de la salida en la medida de lo posible.

2. Antes de salir procura tener una pequeña plática para explicarle adónde irán, por qué y lo que esperas de él. Los niños comprenden más de lo que te imaginas.

3. Capta su atención desde el principio y convierte la compra en una aventura fascinante: “Ahora vamos a buscar un aromatizan- te para perfumar a los muñecos y después el jugo de uva que te gusta, ¿sale?”. Se trata de mantenerlo interesado y entretenido, porque de lo contrario es fácil que se aburra y haga de las suyas.

4. Permítele participar haciéndole algunas consultas y dejándolo tomar pequeñas decisiones: “¿Prefieres ir en el carrito o ayudarme a meter co- sas en él? ¿Vamos primero a la salchichonería o a la panadería?”. Pero sin abrumarlo, no sea que de pronto se le desborde la responsabilidad.

5. Pídele ayuda. Se sentirá muy orgulloso si le pides auxilio para alcanzarte los productos que se encuentren en los estantes más bajos: “Qué grande, ya puedes con esa caja de cereal”. Y si prefiere subir en el carrito puedes mantenerlo ocupado acomodando lo que metes en él. Pero no lo dejes solo en su interior ni por un instante.

6. Aprovecha para enseñarle cosas nuevas. Explícale qué hace el vendedor, la cajera… Así también captarás su atención e interés para que no termine por hartarse.

7. Si toma objetos que no estaban en el programa lo mejor es distraerlo con otra cosa. “Deja ese jabón, que pica la nariz, vamos por la comida para tu perrito”. Intenta hacerlo de manera positiva en lugar de amenazarlo. Si pese a tus esfuerzos se empeña en llevarse el objeto en cuestión, habrá que actuar con firmeza y afrontar el berrinche con aplomo.

8. Concederle un pequeño capricho, un premio de su interés, puede ayudar mucho a mantenerlo contento, entretenido y tranquilo. Dile que lo harás al final, al llegar a la caja de salida, como recompensa por portarse bien. También puedes invertir el orden y dárselo antes para que vaya ocupado en su regalo.

9. Si tu intención es ir a hacer esa macrocompra con la que abasteces para todo el mes o por el intercambio navideño, lo mejor será evitar llevarlo contigo. Es preferible que papá o mamá acudan solos a hacer la compra y el otro miembro de la pareja se quede en casa con el pequeño, porque a es- ta edad lo normal es que no resista mucho tiempo sin ponerse nervioso, quiera ir al baño una y otra vez, esté de mal humor… y puede complicar la operación.

10. Otra opción es que acudan los dos con el niño y no lo forcen a quedarse en la tienda cuando llegue a su límite: uno de ustedes puede llevarlo afuera, distraerlo y esperar al otro.

11. Evita los días de más afluencia (primero de mes, los viernes…) para que el niño no se sienta tan agobiado con tanta gente.

12. Cuando se sienta cansado, con sueño o hambre, lo mejor será atender sus necesidades primero y dejar el shopping para otro momento más propicio.

13. No visites muchos sitios en el mismo día. Si ya es agotador para ti, ¡imagínate cómo puede resultar tanto ajetreo para un pequeño!

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE DICIEMBRE DE 2018