Categorías
Ser Familia

Consejos para una comunicación efectiva con tus hijos

Las interacciones comunicativas entre padres e hijos son cruciales para el bienestar familiar.

La Asociación Americana de Psicología o la American Psychological Association por su nombre en inglés, afirma que escuchar y hablar es determinante para una conexión saludable entre padres e hijos.

Ser padre no es una tarea fácil y menos cuando los hijos pasan por la etapa de la adolescencia, pues es en ésta en donde se dificulta más la comunicación con los hijos dados los procesos de cambio emocional, mental y físicos de los menores.

Por estas contrariedades a las que se enfrentan los padres de familia día con día y las cuales dificultan la comunicación efectiva entre los miembros de la familia, la Asociación Americana de Psicología (APA) se ha dado a la tarea de proporcionar a la sociedad una serie de consejos para una comunicación efectiva entre padres e hijos.

Lo primero que recalca la APA para que haya una comunicación efectiva entre papás e hijos, es que los primeros estén disponibles y abiertos para charlar y busquen los momentos en que es más factible llevar a cabo una conversación con lo hijos, por ejemplo, antes de la hora de dormir, en la hora de la cena o en el automóvil.

También es importante, y lo subraya la APA, que el padre haga sentir al hijo que lo que éste le está contando es importante y que lo escucha. Por lo tanto, cuando los niños hablen, es crucial dejar de hacer cualquier otra actividad y enfocar toda la atención en atender al menor.

Del mismo modo, expresar interés sin invadir la privacidad es primordial al igual que escuchar los puntos de vista de los hijos a pesar de lo difícil que esto parezca: permite que terminen de expresar sus ideas antes de responderles.

Responder de manera asertiva, es decir, de manera que los niños comprendan, es fundamental para llevar por buen camino la conversación. Asimismo, evitar reaccionar de manera fuerte y expresar opiniones sin menospreciar las de ellos es necesario para eludir discusiones.

Recordar que los niños pueden querer o necesitar de los padres ser escuchados, oír un consejo o simplemente resolver un problema es vital ya que los niños aprenden por imitación. Es decir, si un niño entiende que su padre es uno comprensivo, que escucha, respetuoso y solidario, así actuarán en momentos en los que se encuentren en dificultades.

Por último, la APA recomienda no sermonear ni criticar a los menores ni mucho menos amenazar o decir cosas que puedan lastimarlos emocional o físicamente. De igual forma, es conveniente que los niños aprendan a tomar sus propias decisiones y solo intervenir en caso de que éstas conlleven consecuencias peligrosas.

TEXTO: RODRIGO GONZÁLEZ