Categorías
Ser Familia

¿Por qué los niños necesitan una familia feliz?

Tu niño necesita sentirse en un entorno estable, entre una familia feliz, sólida e incondicional, para crecer como un adulto maduro.

La razón

El Dr. Bowlby, uno de los padres de la teoría del apego, definió el concepto de crianza de la siguiente manera:

«Es la provisión por parte de ambos progenitores de una base segura a partir de la cual un niño de cualquier edad pueda hacer salidas al mundo exterior y a la cual pueda regresar sabiendo con certeza que será bien alimentado física y emocionalmente, reconfortado si se siente afligido y tranquilizado si está asustado».

Pero, ¿qué quiere decir con esto de la base segura?

Podemos ver un ejemplo de lo que significa una base segura en los parques donde padres y madres pasean con sus hijos. Algunos niños corren solos, jugando e investigando por entre los matorrales, mientras que otros se quedan más cerca de sus padres, a veces incluso entre sus piernas, mirando con interés pero sin atreverse a despegarse de ellos.

Pedro y Ana, dos padres que nos compartieron su experiencias, relatan: «Nos dimos cuenta de que había algo que fallaba en la familia cuando Arturo, que tenía tres años, dejó de correr solo por el parque. Antes siempre nos dejaba y se aventuraba cada vez más lejos, para luego volver con alguna piedra o piña como botín de sus hazañas. Después entró en un periodo en que ya no nos quería dejar, y cuando intentábamos forzarlo se ponía a llorar y a abrazarse a nuestras piernas.

«No entendíamos por qué se había acobardado tan de repente. Lo comentamos un día con una amiga que es psicóloga y nos dimos cuenta de que coincidía con un momento de crisis entre nosotros, con peleas frecuentes y una sensación de desasosiego. Nuestro hijo había empezado a sentir que su familia no era un sitio seguro».

Claves para generar su familia feliz

  • El niño necesita sentir que su familia es estable, sólida e incondicional. Sea una familia adoptiva o biológica, monoparental, nuclear clásica, o un grupo familiar más numeroso (con abuelos, tíos, etc.), lo importante es que pueda contar con que siempre esté allí y que su casa –en el sentido amplio de la palabra– sea el lugar al que pertenece de forma incondicional y donde tiene los mismos derechos y obligaciones que todos los demás.
  • Su casa también ha de ser un lugar seguro para poder expresarse libremente sin temor a represalias. Tanto las expresiones positivas (juegos, gritos, risas…), como las negativas (pataletas, malos humores, llanto…) son expresiones naturales que deben tener libre salida.
  • Las respuestas de los padres en forma de frases como «en mi casa te comportarás como yo mande; cuando tengas la tuya, ya podrás hacer lo que quieras», son indicaciones de que, realmente, aquélla no es su casa y de que se trata de un lugar inseguro, pues está condicionado a que se comporte «bien».

En caso de divorcio de los padres es importante dejar claro al niño que la familia sigue intacta, sólo que vive en lugares separados. Lo mejor es que tenga un sitio en el hogar de la madre y otro en el del padre, y que pueda escoger libremente dónde prefiere estar.

Tener una base sólida en casa, saber que cuenta con personas que lo aman y cuidan, es para tu hijo fuente de bienestar, lo hace sentirse parte del mundo y de un grupo para el cual él es importante. Esta seguridad y confianza lo ayudará a convertirse en un adulto sano, capaz de resolver su vida por él mismo.