Categorías
Ser Familia

S.O.S Hijo único

NI ES MÁS EGOÍSTA NI MÁS CAPRICHOSO. CON ESTOS TIPS IMPULSA EL DESARROLLO DE TU HIJO SIN SOBREPROTEGERLO

Por Mayra Martínez

Hoy, millones de niños crecen sin hermanos en todo el mundo, ya que 30 por ciento de las parejas sólo tienen un hijo. ¿Son especiales los hijos únicos? ¿Necesitan hermanos para integrarse mejor en la sociedad? Psicólogos, educadores infantiles y terapeutas de familia responden a estas preguntas con un “no”.

MITOS

¿SER HIJO ÚNICO LO HACE “DIFERENTE”?

La respuesta es NO. Ser hijo único no es ninguna patología: su educación, como la de cualquier niño, debe incluir límites, normas y rutinas que le ayuden a distinguir lo que está bien de lo que está mal y así sentirse seguro y amado.

UN NIÑO SIN HERMANOS ES SINÓNIMO DE PEQUEÑO TIRANO

No, la socialización de un niño a través de la guardería o escuela le ayuda. Favorece su empatía al dejar que juegue con otros niños.

ES POCO AUTÓNOMO Y SOBREPROTEGIDO

También se ve con la misma frecuencia en niños que tienen hermanos. Depende de la crianza que reciban de sus papás. Evita la dependencia hacia ustedes, enséñenle a tomar decisiones, anímenlo a que haga cosas por sí mismo.

NECESITA UN HERMANO PARA APRENDER A COMPARTIR

Como papás, deben enseñar- le desde pequeño a compartir espacios, objetos y personas (el cariño, el tiempo…).

SON INSEGUROS Y SE MUESTRAN RETRAÍDOS

Los hijos únicos son personas seguras; tienen una autoestima bastante alta. ¿Por qué? En general, porque mamá, papá, tíos y abuelos aplauden todos sus logros…

SON EGOÍSTAS

Desde pequeño, enséñale a que no siempre puede tener razón y que no es malo. Fo- menta en él la reconciliación.

ESTÁN MUY PRESIONADOS

Muchos papás suelen presionar a sus hijos únicos; no lo abrumes con demasiadas expectativas. Los expertos aseguran que, de lo contra- rio, acabará frustrándose por no ser el mejor en futbol, ma- temáticas… y vivirá infeliz.

S.O.S Hijo único
iStock

PON ESPECIAL ATENCIÓN A:

NO SOBREPROTEGER

Si la sobreprotección es excesiva, al niño le resultará más difícil ser independiente porque estará acostumbrado a que todo se lo resuelvan. ¿Cómo evitarlo? Poniendo límites; algo que a los papás les cuesta trabajo cuando se sienten inseguros en cuanto a sus «no».

GUIAR CON AMOR

La mejor manera de demostrar el cariño es poniendo normas, marcando rutinas, aclarando qué se puede y no hacer; todo en el momento que lo amerita y procurando no echarse atrás cuando el niño intente llevarles la contraria o haga berrinches. Es tener firmeza.

AMISTADES FRECUENTES

Mantengan el contacto con otros niños para favorecer su desarrollo social. Vayan al parque con frecuencia, inviten a otros niños a jugar en casa o deja que tu hijo vaya a casa de los amigos. Es importante que tenga relación con otros niños; le permitirá aprender a compartir, respetar turnos, acatar ciertas normas, superar conflictos.

EVITA EL “NO PUEDO”

Denle pequeñas responsabilidades, como que aprenda a vestirse solo, que ayude a poner la mesa o enséñenle a que cuando termine de jugar, debe recoger y guardar todos sus juguetes. Conforme crezca aumenta el grado de dificultad de sus tareas asignadas.

QUE EXPRESE OPINIONES

Platicar es más fácil cuando no hay que re- partir el tiempo entre varios hermanos, un hijo único suele desarrollar antes la capacidad del habla y tener un vocabulario amplio. Ayúdalo a expresar sus sentimientos, así como a empatizar y considerar los de los demás.

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE DICIEMBRE