Categorías
Ser Familia

Los pros de tener más de 2 hijos

Las nuevas generaciones de parejas ya no tienen más de dos hijos, lo ideal es que sea solamente uno. Las familias numerosas están desapareciendo debido a los nuevos estilos de vida. Sin embargo, tener varios hijos es muy gratificante y maravilloso.

Claro, no falta la persona a la que se le haga fácil criticar y tachen a la pareja (y en especial a la mamá) de locura, irresponsabilidad, falta de precaución y/o una mala estrategia de planificación familiar.

Seamos sinceros: el deseo de formar un “equipo de fútbol” se ha ido coartando con el paso del tiempo por diferentes factores, que van desde economía doméstica hasta la sobrepoblación mundial.

No obstante, hay quienes tienen más de dos hijos a pesar de esta idea, porque son dueños de la capacidad de poder tener una familia numerosa y, sobretodo, están conscientes de la responsabilidad que conlleva.

Cuando una pareja ha decidido tener más hijos, es porque su mente y su corazón están preparados para hacerlo y, además, incrementan diversas habilidades que posiblemente desconocían.

Son mejores negociadores: tal vez tener solo un hijo ahorre muchas discusiones que tienen los niños pequeños; sin embargo, una familia numerosa los volverá más tolerantes y equilibrados en sus decisiones.

Mejor capacidad para compartir: ¿quién dijo que tener un cuarto propio era felicidad? Felicidad es estar consciente de que compartes un techo con las personas a las que amas, y que aprenderás a cuidar mejor tus cosas. ¡Qué maravilloso que los niños crezcan con este principio!

Complicidad de la buena: créeme que una de las cosas que más amamos los papás de familia numerosa es ver cómo nuestros pequeños están tramando algo, ya sea una sorpresa o una travesura inocente, es difícil no sonreír al descubrir sus planes.

Nuestra mente rinde mejor: así es. Manejar una casa con más de 4 o 5 personas es como dirigir tu propia empresa, te acostumbras a planear toda una logística, especialmente si de recursos humanos se trata.

Aumentas tu capacidad de amar: es verdad que una familia numerosa implica también muchos sacrificios, y es ahí donde puedes darte cuenta del gran amor que puedes darle a tus pequeños. Te esfuerzas, valoras y amas mucho más para que no les falte nada.

Como verás, una familia numerosa no tiene por qué ser un panorama crítico. Al contrario: tienes la oportunidad de ser mejor padre, mejor pareja y mejor persona para tu familia y para el mundo.

Por Josselin Melara