Categorías
Ser Familia

¿Murió la mascota de tu hogar?, mira lo que debes hacer para que los pequeños no sufran depresión

No cabe duda de que la muerte de alguna mascota es muy difícil de superar, no solamente porque son encantadores, sino porque son como un miembro más de la familia, por lo tanto, es importante saber como reaccionar y más aún cuando hay niños afectados ante la complicada situación.

Al ser adultos tenemos más conciencia de lo que sucede, sin embargo, para los pequeños es algo muy complejo de asimilar, es por eso que debemos tener en cuenta la siguiente información para no permitir que caigan en depresión.

1. – Tomemos en cuenta que los más pequeños de la casa son los más afectados por esta pérdida, por lo que no debemos dejarlos solos y es nuestro deber estar atentos a su estado emocional.

2.- Si el pequeño todavía no sabe la noticia, debemos intentar decírselo en un lugar en el que estén solos, donde se sientan seguros y cómodos, para que no haya distracciones.

3.- Tal como lo haríamos con cualquier tema complicado, debemos averiguar cuánta información sea necesaria para los niños, de acuerdo a su edad, nivel de madurez y experiencia de vida.

4.- Si nuestra mascota ya es muy viejita o tiene una enfermedad persistente, consideremos hablar con los niños antes de que muera.

Si no hay otro remedio que sacrificar al animal, podemos utilizar frases como estas:

  • los veterinarios han hecho todo lo posible por salvarlo
  • la mascota jamás se mejorará y seguirá sufriendo
  • es la manera más compasiva de aliviar el dolor de la mascota
  • la mascota morirá en paz, sin sentir dolor ni miedo

  • Es muy importante siempre decir la verdad, hay maneras de explicarle a los niños, ocultar la realidad puede llegar a ser más doloroso.
  • Por otra parte debemos ayudar a los pequeños a sobrellevar la situación para que salgan adelante, con actividades que distraigan su mente en cosas positivas.
  • No es muy recomendable tratar de sustituir con otra mascota, ya que el recuerdo sigue latente y podría generar confusiones o sentimientos negativos.