Categorías
Ser Mamá

Claves para mantener sano a tu bebé (Parte 2)

DE NUESTRO CONTINUO CONTACTO CON LOS EXPERTOS EN CUIDADO INFANTIL, TE COMPARTIMOS LAS MEJORES IDEAS PARA QUE TU PEQUEÑO CREZCA SANO

Edición: Jessica López Cervantes

Ser mamá primeriza no es fácil, máxime cuando por doquier circula tanta información –a menudo contradictoria– sobre los cuidados que requiere un bebé. Calma: no necesitas correr de un consejero a otro para mantener la buena salud y bienestar de tu hijo; con seguir estos sencillos tips tendrás frente a ti al niño más sano y feliz del mundo.

Ve la primera parte de esta guía aquí.

13. DALE ALIMENTOS FRESCOS O COCIDOS AL VAPOR

Prefiere las papillas de vegetales frescos o al vapor; conservan mejor su valor nutrimental (en especial los minerales) porque son susceptibles a la ebullición.

14. IMPÚLSALO A MOVERSE

Arrastrarse, gatear y caminar motiva a tu bebé para que se mantenga activo. Aun desde tan tierna edad, el ejercicio es vital para una mejor función respiratoria y el óptimo desarrollo de sus huesos y músculos.

15. LLÉVALO A SUS REVISIONES MÉDICAS

Problemas de la vista, de la audición y del desarrollo en general pueden ser difíciles de detectar sin la intervención de un profesional de la salud, así que no dudes en llevar a tu hijo a consulta cada mes durante su primer año de vida, cada tres meses durante el segundo año y cada seis meses a partir de su tercer cumpleaños.

16. UN MASAJE

Un buen masaje representará múltiples beneficios para tu hijo: mejorará su sueño, ayudará a su digestión, aliviará los molestos cólicos, aumentará su tono muscular y, por si fuera poco, le hará sentirse cerca de ti, ¡el niño más querido y consentido!

17. DALE MUCHOS VEGETALES

La regla de oro es que cada día varíes el color de los vegetales que incluyes en su dieta para que así tenga acceso a la gama completa de vitaminas y minerales presentes en este grupo de alimentos. No olvides las coles de Bruselas y el brócoli, que le aportarán el calcio necesario para su crecimiento.

18. PASÉALO AL AIRE LIBRE
Es una excelente idea para pasar juntos un rato agradable. Al sacarlo también entrenarás su resistencia a los resfriados y estimularás su aprendiza- je del entorno en general.

Claves para mantener sano a tu bebé (Parte 2)
iStock

19. NO LE PONGAS SAL A SU COMIDA
Eliminar el uso de sal en la comida que das a tu bebé evitará sobrecargar la función de sus riñones y favorecerá buenos hábitos alimenticios. Evita que el exceso de sal se cuele a su organismo a través de alimentos procesados como tocino y salchicha: en general, evita los embutidos.

20.MANTENLO FRESCO NO LE PONGAS SAL A SU COMIDA
Eliminar el uso de sal en la comida que das a tu bebé evitará sobrecargar la función de sus riñones y favorecerá buenos hábitos alimenticios. Evita que el exceso de sal se cuele a su organismo a través de alimentos procesados como tocino y salchicha: en general, evita los embutidos. Antes de los 18 meses es difícil que un bebé regule su propia temperatura corporal y, por otro lado, el exceso de calor se ha asociado a la muerte de cuna. Conserva una temperatura ambiente en casa de 20 a 22 oC.

21. APLÍCALE TODAS SUS VACUNAS
Mantenlo al día en materia de inmunizaciones. Las vacunas son lo más efectivo –y barato– que tenemos hasta ahora para prevenir enfermedades infecciosas… al menos en sus formas más severas.

22. PROTEGE SUS OÍDOS

Reduce el riesgo de infecciones en los oídos de tu bebé procurando mantenerlos lo me- nos húmedos posible. Sécaselos muy bien después del baño diario.

23. QUE NO SE DUERMA CON EL BIBERÓN

Tomar la le- che mientras está adormilado y acostado puede provocar que tu hijo se atragante; recuerda, además, que durante el sueño hay menos salivación, lo cual de cierta manera deja desprotegidos sus dientes frente a la acción de las bacterias que producen las molestas caries.

24. ELIGE SUS ALIMENTOS CON CUIDADO
Evita darle alimentos que contengan colorantes artificiales, en especial rojos y amarillos, pues se asocian a problemas de comportamiento –hiperactividad– y a reacciones alérgicas en la piel.

25. ¡RÍE CON ÉL!

¿Sabías que la risa estimula el sistema inmunológico? Reír disminuye los efectos negativos del estrés físico y mental, a la vez que favorece la producción de endorfinas –hormonas que, de manera natural, combaten el dolor–. Ahora ya lo sabes: date un tiempo para enseñar a tu hijo a echarse unas buenas carcajadas cada día.