Categorías
Ser Mamá

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Colocar al niño en el torso desnudo de mamá favorece la creación de un vínculo intenso. Es el principio pero puede determinar muchas cosas para tu bebé

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Colocar a tu bebé sobre tu torso desnudo favorece la creación de un vínculo intenso. Es el principio pero puede determinar muchas cosas para tu bebé.

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Al poco tiempo del parto, mamá e hijo inician una relación íntima y exclusiva. No importa que seas primeriza, que hayas tenido un parto natural o cesárea… La naturaleza les dotó a ambos los mecanismos necesarios para que puedan empezar a conocerse, entender uno al otro y quererse desde el primer instante.

Nueve meses de espera y, por fin, tu bebé está aquí

 El cambio es tremendo. El recién llegado debe adaptarse a la vida fuera del protector útero materno. Y como mamá tendrás que asumir un nuevo rol y aprender a cuidar de esa personita. Para que ambos se acomoden cuanto antes a la nueva situación, y se establezca una buena relación de apego, lo mejor es que estén piel con piel desde el primer momento.

El contacto después del parto es esencial para establecer el vínculo afectivo.

¿Tienes mascota en casa?

Beneficios de que tu hijo tenga un perro, ¡desde bebé!

Si hay una condición distinta

Si no hay una causa médica que justifique la separación, en muchas ocasiones se coloca al bebé sobre el torso desnudo de mamá tras haber despertado, se le coloca boca abajo, evitando luces directas o ruidos. Después, se tapa a ambos con una manta de algodón dependiendo de la temperatura de la sala, todo ello en un ambiente tranquilo, permitiendo que junto a la mamá esté papá o la persona que ella elija.

En las cesáreas con epidural, si la mujer y el niño están bien, también se procura facilitar ese primer encuentro. En ese momento sólo es necesario identificar correctamente al recién nacido y medir la puntuación del test de Apgar.

Si no se ha cortado el cordón umbilical, aún le llegará oxígeno desde la placenta y realizará poco a poco la primera respiración sin el estrés de ser privado de oxígeno de una forma brusca. El cordón se puede cortar más tarde.

Por otra parte, si la madre es trasladada a otro lugar, debería hacerlo con el bebé sobre su torso desnudo y bien tapados para evitar enfriamientos.

Esto puede ayudarte…

¿Qué hacer cuando tu bebé se priva?

Tip para papá

Muchos papás deciden entrar a la hora del parto y participar de cerca en la llegada del bebé al mundo. El vínculo padre-hijo también es importante y éste es un buen momento para empezar a consolidarlo. ¡Enhorabuena, papá!

Necesidad de protección

El calorcito materno le ayuda a mantener la temperatura corporal adecuada y a estabilizarse, le aporta seguridad y lo relaja. Está comprobado: los recién nacidos que pasan el periodo posterior al parto encima de su mamá lloran menos.

La mirada del recién nacido refuerza el instinto maternal, desde el primer instante surge un gran deseo de proteger y cuidar al nuevo ser. Hay una explicación fisiológica: el contacto físico estrecho mamá-hijo hace que segregues oxitocina, la llamada hormona del apego. Diversos estudios han demostrado que esta sustancia (la misma que provoca las contracciones uterinas) favorece la expulsión de la placenta, estimula la salida de la leche y juega un papel decisivo en la interacción con tu recién nacido.

En estado de alerta tranquila

Estímulos afectivos
Tras el nacimiento, el bebé parece entrar en un estado de alerta tranquila. Es un llamado periodo sensitivo, probablemente provocado por el estrés del parto. En este lapso, que dura cerca de dos horas, el pequeño suele tener los ojos abiertos, está tranquilo, apenas llora y se muestra muy sensible y receptivo a los estímulos afectivos que recibe del entorno: al calor de mamá, a sus caricias, a su voz.

Contacto visual
Si no hay interferencias, el contacto visual mamá-hijo en el posparto inmediato suele ser muy intenso. La nueva mamá mira con ternura a su pequeño y éste le devuelve la mirada. Incluso, es posible que siga con la vista los movimientos de ella e imite sus expresiones faciales. Aún hay más: por increíble que pudiera parecer, a las horas de haber nacido el bebé es capaz de distinguir la cara de su mamá de la de otras personas.

Amor maternal
La mirada del recién nacido provoca en ella fascinación y cariño. A menudo, esa primera mirada se recuerda como el instan te preciso en que nace el amor maternal.

Muchas caricias
Después del intercambio de miradas, la mayoría de las mamás actúa de un modo similar. Cuando contempla a su hijo por vez primera, lo examina siguiendo una secuencia muy, muy parecida: primero acaricia sus manitas; después, sus brazos; luego, toca su espalda y, a continuación, sus piececitos. Al final,abraza todo su cuerpo. Todo un ritual cargado de afectividad.

Mantén el amor de pareja…

Con mamá

Cuando separan a un bebé de mamá tiene un momento de sobresalto y desamparo en el que reacciona de un modo lógico: pidiendo aquello que necesita de la única manera que puede, llorando. Al principio moderadamente, luego con creciente angustia y desesperación. Los bebés no tienen aún sentido del tiempo, y la ausencia de mamá o persona de referencia significa un terror absoluto, no saben que va a volver.

Pasado un momento, el nene va dejando de llorar, no porque se haya calmado o se porte bien, sino por un mecanismo de autorregulación para preservar las constantes vitales, para no morir por perder toda la glucosa y temperatura de su cuerpo. Los pediatras que atienden neonatos temen mucho los efectos de la hipoglucemia sobre el cerebro del niño, y precisamente la separación la provoca, porque llorar consume glucosa y energía.

El cortisol, hormona del estrés que se produce con el miedo, también es muy tóxico para las células cerebrales de un ser aún inmaduro.

Llega un momento en que el bebé llora suavemente y de modo mantenido, pero ya no grita. Es porque ha entrado en una fase (descrita por los científicos) de desesperación, en la que se activan los mecanismos de supervivencia, y a nivel psicológico ya no espera respuesta. Al fin, el bebé deja de llorar y, habitualmente, se duerme por agotamiento y para reducir al mínimo el consumo energético.

Mira los beneficios de la lactancia…

Lactancia materna con mucho amor

Beneficios del contacto materno

Por eso, no es bueno dejar a tu recién nacido llorar. Lejos de ayudarlo, sólo fomenta su inseguridad y miedo. Pero, está demostrado que, entre otras cosas, estar en contacto con mamá tiene estas dos ventajas:

1) Regula mejor la temperatura

El lugar más reconfortante para el bebé es, sin duda, el regazo materno. Cuando el niño está en contacto piel con piel con su madre se siente protegido y no suele llorar, por lo tanto, no pierde su temperatura.

Además, cuando tu bebé tiene exceso de calor, la temperatura del tórax de la madre baja de manera espontánea y, al contrario, sube si el nene estuviera algo frío. En los primeros meses, el cuerpo de mamá es una incubadora perfecta y le facilita al bebé la capacidad de regular el calor o frío.

2) Mejora sus constantes vitales

Si tu bebé está bajo los efectos del estrés; la inmunidad, tan importante para prevenir infecciones en un ser aún inmaduro, se deteriora y bajan las defensas. Los ruidos, las luces potentes, ser despertados para tomarles la temperatura… todo esto aumenta el estrés de los niños.

La mirada del recién nacido suele reforzar el instinto maternal, el deseo de proteger y cuidar al nuevo ser.

¿Cómo te comunicas con tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira todo lo bueno de la leche materna…

12 beneficios de la leche materna para tu bebé