Categorías
Ser Mamá

¿Cómo diferenciar la tristeza posparto de la depresión?

Todo ha salido bien: mamá se recupera sin problemas, su bebé es precioso y está sano. Debería sentirse feliz y, sin embargo, experimenta una profunda tristeza (¿o depresión? ¿Por qué?

Existe mucha leyenda sobre la maternidad. Todas las cosas buenas que te cuentan son ciertas, pero nadie te cuenta las malas. Nadie te anticipa que no vas a poder bañarte, ni leer el periódico, ni ver las noticias, porque el bebé llora en cuanto te das la vuelta.

Los especialistas afirman que hay una idealización de la maternidad que hace daño a muchas madres, porque no viven esa maternidad ideal que muestran los anuncios y las películas y se sienten culpables por ello. Si una piensa que su hijo no es maravilloso, se culpa.

Es por ello que después de dar a luz, no sólo se puede producir una profunda tristeza, también pueden darse otras patologías emocionales más o menos graves, como la depresión.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que la depresión será uno de los problemas de salud más relevantes en las próximas décadas. Añadamos a esto que afecta al doble de mujeres que de hombres, que se manifiesta más durante el ciclo reproductor y que además su aparición coincide, en muchas ocasiones, con etapas como el embarazo y el posparto. Pero…

¿CÓMO DIFERENCIAR LA TRISTEZA DE LA VERDADERA DEPRESIÓN?

La depresión posparto es un trastorno psiquiátrico que requiere un diagnóstico y un tratamiento médico.

Aparece alrededor de tres meses después del parto, incluso después, y los síntomas son mucho más graves e incapacitantes: insomnio, irritabilidad, tristeza extrema, sentimiento de inutilidad, falta de apetito, incapacidad para cuidar del bebé e incluso ideas suicidas.

Es un problema más frecuente en mujeres con historia de depresiones previas o trastornos psiquiátricos, y también en circunstancias personales adversas (falta de apoyo, problemas económicos, etcétera).

Un factor determinante: el tiempo de duración

Como todos los trastornos adaptativos, la tristeza es pasajera y, aunque depende de cada mujer y de sus circunstancias, lo normal es que remita en días. Poco a poco irás notando una mejoría y que puedes con la nueva situación. Si no fuera así, es posible que se trate de una verdadera depresión posparto.

Si  estos síntomas no desaparecen, o ves que tu malestar emocional empeora, debes decírselo a tus familiares más cercanos y consultarlo con un especialista, el cual te prescribirá el tratamiento oportuno para solucionar el problema.