Categorías
Ser Pareja

¡Bésense! El beso lo unió en pareja, los mantiene y los puede hacer perdurar

El beso no es una simple expresión de afecto, sus funciones son insospechadas, desde emocionales hasta físicas. ¡Disfruten más sus beneficios!

No es raro que suceda. De pronto sencillamente los dejamos escapar. Luego de algún tiempo de vida en común, los besos dejan de ser aquellos festines boca a boca que nos dábamos cuando novios y pasan a convertirse en simples chasquidos sin sustancia, lanzados en automático y, la mayoría de las veces, ¡al aire! Gran error.

Besar es uno de los actos más significativos del ser humano. Besar nos ayudó a decidir si esa era la persona indicada y es el termómetro de nuestra unión. Representa el vínculo íntimo y especial que hemos creado y es tanto el preludio de la pasión como un bálsamo calmante o símbolo de perdón.

Con besos sellamos los pequeños y grandes compromisos, mejoramos nuestra calidad de vida y expresamos nuestro amor. Y si esto fuera poco, besar también nos trae más beneficios que darle un buen mordisco a una barra de chocolate, y , lo mejor de todo, no hace engordar, ¡nos adelgaza!

Pese a ello, luego de un tiempo de vida en común empezamos a unir nuestras bocas por puro formulismo. Nos dejamos de besar por mil motivos: creemos que, como ya estamos casados, no es necesario esforzarnos por expresar de manera abierta nuestro amor, y reservamos los besos exclusivamente para los encuentros íntimos. No entendemos que sirven para mucho más que sólo excitarnos.

También sucede con mucha frecuencia que no somos conscientes de la importancia de satisfacer las necesidades emocionales propias y de nuestra pareja, así que nos abocamos a subsanar sólo el aspecto material, creyendo que con ello ya cumplimos. O simplemente ocurre que las presiones y las prisas cotidianas los sacan de la jugada y no hacemos nada para remediarlo.

Sumergirnos en la boca del otro es uno de los actos más trascendentales que existen en la relación de pareja. No podrán creer todo lo que hay detrás de un beso. No faltan quienes consideran que su nuevo status de papás obliga a conducirse con solemnidad y evitan esas expresiones frente a sus hijos. Por cierto que, al respecto, los pedagogos afirman que los niños de las parejas que se besan delante de ellos crecen con una estructura emocional muy sólida porque la evidencia del afecto que se tienen sus padres les da seguridad y sentido de pertenencia.

Saberse parte de un núcleo cálido los arraiga con la familia y les proporciona la noción de que pueden confiar en ella. Pero ¿cómo retomar, reforzar o crear el hábito de besarse? Ante todo, debe tratarse de un acto de voluntad. Las circunstancias

no siempre nos permiten que los besos aparezcan en escena de manera espontánea. El entender la importancia y el significado del encuentro boca a boca es la clave para hacerse el propósito de unir los labios con cualquier pretexto.