Categorías
Ser Pareja

Cuando tu pareja (o tú) tienen «mamitis», ¿qué hacer?

Es cierto que tanto mujeres como hombres buscan mucho la compañía de mamá o le piden con recurrencia su opinión, pero muchas veces ello no significa que no puedan marcar su territorio familiar. ¿Qué hacer cuando tu pareja o tú misma tienen mamitis?

La llamada «mamitis» se caracteriza por la marcada dependencia del adulto hacia la figura maternal. Los expertos en psicología la delimitan como una codependencia emocional en la que ni el hijo o hija, ni la madre, son conscientes de la relación insana que están formando, pues están viviendo en la inseguridad de perder el afecto del otro.

Justo por lo cual, les cuesta trabajo tomar sus decisiones in consultar a su mamá, no hacer caso de lo que ella les indica, desear estar en el nicho materno la mayor parte del tiempo y, por consecuencia, no responsabilizarse de su propia vida ni familia.

De hecho, las mujeres son más celosas de su hogar y por ello se les facilita marcar más límites a las intromisiones. Claro que también puede haber mujeres y hombres que creen que lo que dice su mamá es la ley.

TU TAREA: evitar reclamar, sobre todo, frente a los niños. Ellos pueden sufrir ansiedad cuando ven que su mamá y papá tienen problemas a causa de la abuelita, a quien también quieren mucho, pero al mismo tiempo, que está “dañando” a su familia;
no logran entender el conflicto y comienzan a crear “malas alianzas familiares”, las cuales no deben existir porque les niega la oportunidad de una red familiar amplia y sana.

Cualquiera que sea la situación, lo importante es sentarse como pareja a aclarar los dilemas, decir lo que les molesta y cómo los hace sentir. Quizás a tu pareja le hace falta ayuda, con quién hablar o hay algo que no puede compartir contigo; es una buena oportunidad para preguntarle si necesita que tú hagas más por ella.

Asesoría: Mtra. Lorena Mendoza Sosa, Terapeuta infantil y juvenil en NeuroIngenia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿La mamá de tu pareja te dice cómo hacer las cosas, ¡en tu casa!?