Categorías
Padres e Hijos

Tipos de abrazos para hacer sentir a tu hijo tu amor

¿Da igual que lo abraces de una que de otra manera? Hay posturas que son toda una oportunidad para que sepa cuánto lo amas; te decimos cuáles son estos tipos de abrazos.

Algunos abrazos que lo impulsan a asumir una actitud más participativa, que lo estimulan para estirar sus músculos y para mantener la cabeza erguida (¡eso es ejercicio!). Otras favorecen su desarrollo psicomotor y neurológico y, además, ejercitan su atención.

Por tanto, la clave para sacarles el máximo provecho es alternarlas y jugar con ellas de manera que en ocasiones se proyecten hacia el lado derecho, otras hacia el izquierdo, etcétera.

He aquí algunos de los abrazos más típicos:

1. De jinete

Colócalo a un costado de tu cadera con sus piernas abiertas y mirando hacia ti. Alterna el lado de la cadera donde lo cargues, para así animarlo a que gire su cabeza y a que se balancee en ambas direcciones (primero hacia la derecha y luego hacia la izquierda).

2. Por encima del hombro

Cárgalo en vertical viendo hacia ti, apoyando su cabecita sobre uno de tus hombros. Gira un poco sobre tu eje hacia la izquierda, para motivarlo a voltear hacia la derecha. Acto seguido, apóyalo sobre tu otro hombro y gira tu cuerpo hacia el lado opuesto. Estimularás al bebé para que voltee hacia el lado contrario. A medida que tu hijo se fortalezca y tenga más control de su cabecita y tronco, necesitará menos apoyo.

3. De avioncito

Cárgalo boca abajo, sosteniéndolo con tu brazo por debajo del pecho. A los bebés más pequeños es necesario darles soporte en la cabeza (además del pecho) pero en la medida en que sus músculos de cuello y tronco se fortalecen, requieren un soporte menor. Poco a poco puedes ir jugando al avión con el pequeño, girar sobre tu eje hacia la derecha e izquierda y hacer como si fuera volando mientras lo cargas (y sostienes).

4. En primera fila.

Sostén y carga al bebé, de espaldas a ti para animarlo a ver todo lo que sucede a su alrededor y a que voltee la cabeza. Verás cómo esta postura lo motiva para ejercitar sus músculos del cuello; no obstante, debes brindarle el apoyo que sea necesario a su cabecita mientras dichos órganos se fortalecen.

5. Bebepaneo.

Siéntalo de espaldas a ti, sobre el lado derecho de tu cadera. Gira un poco de izquierda a derecha y luego cámbialo al otro lado de tu cadera, repitiendo los giros.

6. Frente a frente.

Siéntate y recuesta al bebé contra tu hombro de manera que puedas darle la cara. O bien, sostenlo suavemente envuelto entre tus brazos. Esta es una maravillosa posición porque anima a los bebés a buscar con los ojos a quien lo está cargando, así como a levantar su cabecita. Para enriquecer la estimulación, mientras lo cargas, centra su cabeza y, con suavidad, gírasela para ambos lados.

Recuerda:

› Considera la capacidad de tu bebé para sostener su cabeza antes de practicar cada postura.

› Aprovecha los ambientes ricos en estímulos, adoptando posiciones que den al pequeño una buena visibilidad.

GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿A tu hijo le desagrada dar abrazos y que lo abracen?

Categorías
Corazón

¿A tu hijo le desagrada dar abrazos y que lo abracen?

¿Es normal, debes pedirle que lo haga, obligarlo, alentarlo? Descubre por qué sucede y qué puedes hacer cuando a tu hijo le desagrada dar abrazos y que lo abracen.

Todos los padres tenemos la certeza de que educar con amor a los pequeños es la fórmula ideal para que crezcan y se desarrollen plenamente. Deseamos inculcarles formas para que expresen sus sentimientos, cariño y emociones; sin embargo, no es sencillo para todos los pequeños ni todos son capaces de hacerlo de igual manera.

De hecho, algo típico es que no les gustan los abrazos, ni darlos ni recibirlos; pero no se trata de algo malo, sino de una etapa por la que todos pasamos cuando crecemos. Así que no te alarmes ni lo tomes a mal cuando tu pequeño haga caras porque lo abrazas o le pides que lo haga. Aquí te lo explicamos.

Para comenzar, es importante que no fuerces ni reprendas al pequeño porque no le gusta dar abrazos. Recuerda que es su cuerpo y tiene todo el derecho a decidir el tipo de contacto que le gusta o no recibir.

Abrazar no sólo es una muestra de afecto, sino también una convención que sirve para saludar. Tu peque no lo sabe, lo aprenderá con el tiempo, y no es que no sienta cariño, sino que no tiene la misma necesidad emocional que un adulto para hacerlo.

Negarse a abrazar también es una forma de protección frente a extraños. A determinada edad ellos comienzan a distinguir quiénes son parte de su núcleo familiar o no. Si a un pequeño le genera conflicto hacerlo, es una posible señal de que fue herido de alguna manera, así que debemos averiguar qué sucedió.

Su formación y desarrollo físico y emocional aún dependen de ti, pero su zona de confort es muy diferente a la tuya. Los abrazos pueden no significar lo mismo para él, por lo que tienes que respetar eso.

Dar un abrazo no es la única manera de expresar afecto, por lo que tu pequeño puede encontrar otras maneras de hacerlo. Forzarlo es interferir en su desarrollo y acotar su creatividad para expresarse, así que mejor ayúdalo a descubrir cómo puede hacerlo y sentirse cómodo con ello. ¡Buena suerte!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Tipos de abrazos para hacer sentir a tu hijo tu amor

Categorías
Ser Familia

El poder de los abrazos

El poder de los abrazos

El contacto físico con tu bebé lo ayuda a crecer y madurar bien. Acúnalo y abrázalo cada que puedas, no temas a “malcriarlo” en esta etapa lo necesita mucho.

¿Tienes mascota?

Tu perro y tu recién nacido, ayúdalos a conocerse y amarse

El poder de los abrazos

Cientos de veces quizás has oído “se acostumbrará a los brazos, no lo cargues”. Es un mito. Los niños que pasan su primer año de vida en brazos o en porteo, son más cariñosos, alegres y resistentes a las enfermedades comunes.

El bebé aún no entiende palabras, pero sí siente tus gestos. Tu hijo sólo sabe sentir amor a través de la piel, mediante un abrazo, besos o una caricia. Hay muchos estudios que demuestran el efecto positivo del abrazo amoroso de los padres en la salud de los pequeños.

Bebé sabio

Los niños nacen sabiendo qué necesitan. Si tu bebé llora es porque tiene  una necesidad básica no satisfecha. La necesidad primaria es el amor que le dan sus papás y necesita recibirlo en grandes dosis todos los días. Piénsalo: ¿qué tan malo puede ser que se acostumbre a los abrazos de la persona que ama? Cuando crezca, ante alguna dificultad que se le presente, ten por seguro que tus brazos le calmarán.

Mira por qué debes tener contacto con tu bebé…

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Acude a su llanto

Los abrazos son un “alimento” para los corazones, significan amor y aceptación.

Por mucho que te critiquen familiares o amigas, ¡no dejes llorando a tu bebé! Piensa que es su forma de comunicación y si lo hace es porque algo no anda bien.

Tu hijo se está adaptando al mundo y busca reafirmar que es amado y aceptado: todos necesitamos cariño y un bebé, ¡mucho más!

¿Cuántas semanas tiene de nacido tu bebé?

Foto: Getty Images

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE DICIEMBRE 2018.

Esto puede interesarte…

8 consejos para dormir con un recién nacido

Categorías
Ser Familia

Un apapacho a tiempo puede evitar embarazos adolescentes

Un apapacho a tiempo puede evitar embarazos adolescentes

Por Miguel Soria y Mayra Martínez

Los apapachos deben ir acompañados de buenas palabras y consejos para que tu hijo se sienta en confianza.

Un apapacho a tiempo puede evitar embarazos adolescentes

La psicóloga especialista en Investigación y Estadística, Susana Báez Tlaxalo, señaló que los apapachos en casa por parte de padres a hijos pueden evitar embarazos en adolescentes.

Explicó que los abrazos, las caricias y los besos entre padres e hijos son conexiones o lazos de piel, sin embargo, ante la falta de ellos, los adolescentes los buscan en otros lados.

Aunado a una mala información sexual se traduce muchas veces en embarazos no deseados a temprana edad. O incluso peor, en trata de personas por parte de delincuentes que enganchan a las adolescentes a través de redes sociales.

Abrazos cotidianos

«Debemos acostumbrar a nuestro hijo a nuestra presencia desde que es bebé, que el apapacho sea parte de lo cotidiano, porque si no generas este lazo de piel, esta unión durante la infancia, en la adolescencia va ser muy difícil que se pueda generar”, afirmó.

¿Puede pasarte esto?

5 acciones de los papás que generan ansiedad en sus hijos

Embarazos en México

México ocupa el primer lugar en embarazos adolescentes entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

  • Tasa de fecundidad de 77 nacimientos por cada mil adolescentes de 15 a 19 años de edad.
  • 340 mil nacimientos al año.

Los apapachos a los adolescentes también deben ir acompañados de buenas palabras y respeto, “tenemos que acompañar el apapacho con buenas palabras, respetar al adolescente, hay que verlo como el adulto en potencia, nada de groserías, ni de descalificarlo”, agregó.

Adolescencia complicada

Susana Báez explicó que la adolescencia es la etapa donde muchas de las funciones neurológicas se rompen para formar otras, “se llaman periodos críticos, viene todo el desarrollo sexual, esto requiere una mayor conexión, pero a mayor conexión necesitan mayor estímulo, es donde estamos perdiendo en darles cariño a nuestros hijos y la necesidad está ahí latente”.

«Los adolescentes se empiezan a relacionar y a explorar al sexo diferente, se rompe el llamado Club de Tobi, ante la falta de apapachos, cargados de hormonas y sin una buena información sexual, pues vienen los embarazos en adolescentes”, afirmó la especialista.

¿Tu hijo está muy rebelde?

¿Qué hago con mi adolescente rebelde?

Más contacto físico

Además, dijo, los padres están olvidando la parte del contacto físico en casa con los adolescentes y lo agrava aún más el uso de celulares, “nos estamos deshumanizando”.

«Porque si vamos a comer, vamos a dejar los celulares, vamos a platicar, vamos a abrazarnos un rato, no es todo el día, la tecnología no es mala, pero hay que saber utilizarla, no nada más está Facebook, Twitter, WhatsApp y YouTube en internet, hay otras aplicaciones que nos pueden ayudar o páginas que nos pueden dar más información sexual”, aseguró.

¿Tu hijo no suelta el celular?

¡Auxilio! Mi hijo no suelta el celular

Resaltó que no importa si el adolescente ya tiene pareja, el apapacho es necesario en todo el ser humano. “El apapacho debe ser siempre, no importa que los adolescentes tengan pareja, el abrazo o el beso de los padres es algo invaluable, son cariños diferentes”.

Esa conexión no la puedes lograr con cosas materiales, lo que necesitamos es el contacto con la piel.

¿Abrazas a tu hijo?

Foto: Getty Images

 

Categorías
Corazón

3 sanas formas de expresar amor que tu hijo debe aprender

Está en ti, como mamá o papá, enseñar a tu hijo a expresar amor de modo positivo; si aprende a vincularse de esta forma, llenará su vida de momentos y personas de gran valía y plenitud.

Sigmund Freud decía que “infancia es destino” y, si esto es cierto, significa que la calidad de amor a la que se acostumbre tu hijo de pequeño será la calidad de amor que busque y provea cuando sea adulto. Y eso sí que es destino.

Sanas formas de expresar amor

BESOS

  • Implican emociones, sensaciones, mensajes químicos, intercambios de información olfativa, táctil y psíquica que permiten detectar la compatibilidad con otras personas.
  • Activan el centro cerebral del placer, lo que nos hace sentirnos más cercanos a las personas.
  • Implican una vulnerabilidad del espacio vital que no debe llevarse a cabo con cualquiera: deben ser personas apreciadas, cercanas, confiables y genuinas.
  • Respeta y avala la decisión de tu hijo sobre a quién besar y a quién no para que cuando no estés cerca, él pueda cuidarse a sí mismo.
  • Enseña a tu hijo que los besos en la boca están destinados nada más para la pareja.
  • Cuando los niños son pequeños demuestran su cariño a través de los besos, son uno de sus regalos más valiosos; reconócelos, agradécelos y nunca, aunque estés enojada, los rechaces.

ABRAZOS

  • Los humanos nacemos sin la noción de nuestros límites corporales; a través del contacto logramos establecer un concepto mental con nuestro cuerpo y sus necesidades de afecto.
  • Cuando abrazas a tu pequeño le transmites varios mensajes: desde comprensión y cariño hasta contención e inclusión.
  • Los niños que son abrazados constantemente por sus padres aprenden a sentirse amados y seguros, lo que se traduce en autonomía, amor propio y preocupación por las demás personas en su adultez.
  • Facilitan la recuperación de su equilibrio en un berrinche; alguien fuerte, capaz e interesado en su bienestar le ayuda a contener su agresión, cordura e identidad.
  • Los abrazos cariñosos provocan una mayor secreción de serotonina, y reducen los sentimientos de enfado y apatía.
  • Los abrazos nos permiten expresar todo tipo de sentimientos sin tener que hablar. Es una forma instintiva e inconsciente por la cual dos personas se comunican de manera profunda. Cuando no sepas qué decirle a tu hijo, dale un abrazo.

“TE QUIERO”

  • Escucharlo le ayudará a saberse valioso, que merece ser amado. Así se relacionará con los demás.
  • Estas palabras aumentan la conexión emocional, formando un canal de confianza y diálogo entre quienes se las dicen.
  • Cuando le dices “te quiero” generas un ambiente de tranquilidad, seguridad y felicidad. Esa es la base de la salud mental.
  • No hay mejor manera de reconocer sus aciertos y alentar las conductas que le sean beneficiosas que a través del “te quiero”.
  • Permite construir una relación positiva donde las personas se sienten con toda certidumbre admiradas, respetadas y aceptadas.
  • Tu hijo reproducirá tu forma de expresar emociones y afectos: sé un modelo asertivo, amoroso y sin miedo a exteriorizar emociones.

Por Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Niños amados serán adultos que sabrán dar y recibir amor

Categorías
Ser Mamá

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Colocar a tu bebé sobre tu torso desnudo favorece la creación de un vínculo intenso. Es el principio pero puede determinar muchas cosas para tu bebé.

Beneficios del contacto de mamá con su recién nacido

Al poco tiempo del parto, mamá e hijo inician una relación íntima y exclusiva. No importa que seas primeriza, que hayas tenido un parto natural o cesárea… La naturaleza les dotó a ambos los mecanismos necesarios para que puedan empezar a conocerse, entender uno al otro y quererse desde el primer instante.

Nueve meses de espera y, por fin, tu bebé está aquí

 El cambio es tremendo. El recién llegado debe adaptarse a la vida fuera del protector útero materno. Y como mamá tendrás que asumir un nuevo rol y aprender a cuidar de esa personita. Para que ambos se acomoden cuanto antes a la nueva situación, y se establezca una buena relación de apego, lo mejor es que estén piel con piel desde el primer momento.

El contacto después del parto es esencial para establecer el vínculo afectivo.

¿Tienes mascota en casa?

Beneficios de que tu hijo tenga un perro, ¡desde bebé!

Si hay una condición distinta

Si no hay una causa médica que justifique la separación, en muchas ocasiones se coloca al bebé sobre el torso desnudo de mamá tras haber despertado, se le coloca boca abajo, evitando luces directas o ruidos. Después, se tapa a ambos con una manta de algodón dependiendo de la temperatura de la sala, todo ello en un ambiente tranquilo, permitiendo que junto a la mamá esté papá o la persona que ella elija.

En las cesáreas con epidural, si la mujer y el niño están bien, también se procura facilitar ese primer encuentro. En ese momento sólo es necesario identificar correctamente al recién nacido y medir la puntuación del test de Apgar.

Si no se ha cortado el cordón umbilical, aún le llegará oxígeno desde la placenta y realizará poco a poco la primera respiración sin el estrés de ser privado de oxígeno de una forma brusca. El cordón se puede cortar más tarde.

Por otra parte, si la madre es trasladada a otro lugar, debería hacerlo con el bebé sobre su torso desnudo y bien tapados para evitar enfriamientos.

Esto puede ayudarte…

¿Qué hacer cuando tu bebé se priva?

Tip para papá

Muchos papás deciden entrar a la hora del parto y participar de cerca en la llegada del bebé al mundo. El vínculo padre-hijo también es importante y éste es un buen momento para empezar a consolidarlo. ¡Enhorabuena, papá!

Necesidad de protección

El calorcito materno le ayuda a mantener la temperatura corporal adecuada y a estabilizarse, le aporta seguridad y lo relaja. Está comprobado: los recién nacidos que pasan el periodo posterior al parto encima de su mamá lloran menos.

La mirada del recién nacido refuerza el instinto maternal, desde el primer instante surge un gran deseo de proteger y cuidar al nuevo ser. Hay una explicación fisiológica: el contacto físico estrecho mamá-hijo hace que segregues oxitocina, la llamada hormona del apego. Diversos estudios han demostrado que esta sustancia (la misma que provoca las contracciones uterinas) favorece la expulsión de la placenta, estimula la salida de la leche y juega un papel decisivo en la interacción con tu recién nacido.

En estado de alerta tranquila

Estímulos afectivos
Tras el nacimiento, el bebé parece entrar en un estado de alerta tranquila. Es un llamado periodo sensitivo, probablemente provocado por el estrés del parto. En este lapso, que dura cerca de dos horas, el pequeño suele tener los ojos abiertos, está tranquilo, apenas llora y se muestra muy sensible y receptivo a los estímulos afectivos que recibe del entorno: al calor de mamá, a sus caricias, a su voz.

Contacto visual
Si no hay interferencias, el contacto visual mamá-hijo en el posparto inmediato suele ser muy intenso. La nueva mamá mira con ternura a su pequeño y éste le devuelve la mirada. Incluso, es posible que siga con la vista los movimientos de ella e imite sus expresiones faciales. Aún hay más: por increíble que pudiera parecer, a las horas de haber nacido el bebé es capaz de distinguir la cara de su mamá de la de otras personas.

Amor maternal
La mirada del recién nacido provoca en ella fascinación y cariño. A menudo, esa primera mirada se recuerda como el instan te preciso en que nace el amor maternal.

Muchas caricias
Después del intercambio de miradas, la mayoría de las mamás actúa de un modo similar. Cuando contempla a su hijo por vez primera, lo examina siguiendo una secuencia muy, muy parecida: primero acaricia sus manitas; después, sus brazos; luego, toca su espalda y, a continuación, sus piececitos. Al final,abraza todo su cuerpo. Todo un ritual cargado de afectividad.

Mantén el amor de pareja…

Con mamá

Cuando separan a un bebé de mamá tiene un momento de sobresalto y desamparo en el que reacciona de un modo lógico: pidiendo aquello que necesita de la única manera que puede, llorando. Al principio moderadamente, luego con creciente angustia y desesperación. Los bebés no tienen aún sentido del tiempo, y la ausencia de mamá o persona de referencia significa un terror absoluto, no saben que va a volver.

Pasado un momento, el nene va dejando de llorar, no porque se haya calmado o se porte bien, sino por un mecanismo de autorregulación para preservar las constantes vitales, para no morir por perder toda la glucosa y temperatura de su cuerpo. Los pediatras que atienden neonatos temen mucho los efectos de la hipoglucemia sobre el cerebro del niño, y precisamente la separación la provoca, porque llorar consume glucosa y energía.

El cortisol, hormona del estrés que se produce con el miedo, también es muy tóxico para las células cerebrales de un ser aún inmaduro.

Llega un momento en que el bebé llora suavemente y de modo mantenido, pero ya no grita. Es porque ha entrado en una fase (descrita por los científicos) de desesperación, en la que se activan los mecanismos de supervivencia, y a nivel psicológico ya no espera respuesta. Al fin, el bebé deja de llorar y, habitualmente, se duerme por agotamiento y para reducir al mínimo el consumo energético.

Mira los beneficios de la lactancia…

Lactancia materna con mucho amor

Beneficios del contacto materno

Por eso, no es bueno dejar a tu recién nacido llorar. Lejos de ayudarlo, sólo fomenta su inseguridad y miedo. Pero, está demostrado que, entre otras cosas, estar en contacto con mamá tiene estas dos ventajas:

1) Regula mejor la temperatura

El lugar más reconfortante para el bebé es, sin duda, el regazo materno. Cuando el niño está en contacto piel con piel con su madre se siente protegido y no suele llorar, por lo tanto, no pierde su temperatura.

Además, cuando tu bebé tiene exceso de calor, la temperatura del tórax de la madre baja de manera espontánea y, al contrario, sube si el nene estuviera algo frío. En los primeros meses, el cuerpo de mamá es una incubadora perfecta y le facilita al bebé la capacidad de regular el calor o frío.

2) Mejora sus constantes vitales

Si tu bebé está bajo los efectos del estrés; la inmunidad, tan importante para prevenir infecciones en un ser aún inmaduro, se deteriora y bajan las defensas. Los ruidos, las luces potentes, ser despertados para tomarles la temperatura… todo esto aumenta el estrés de los niños.

La mirada del recién nacido suele reforzar el instinto maternal, el deseo de proteger y cuidar al nuevo ser.

¿Cómo te comunicas con tu recién nacido?

Foto: Getty Images

Mira todo lo bueno de la leche materna…

12 beneficios de la leche materna para tu bebé

Categorías
Ser Familia

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

¿A qué edad debes cubrir como papá tu desnudez frente a tu hijo? Descubre las señales que te ayudarán a entender si lo estás incomodando.

Cómo manejar la desnudez frente a tu hijo

Durante los primeros meses del bebé, nos resulta cómodo tanto a papá como a mamá bañarnos con nuestros pequeños. Incluso, hay papás que acostumbran estar en casa sin ropa. Sin embargo, hay cierta edad en que los hijos pueden mostrar cierta incomodidad ante este tipo de costumbres.

Los expertos dicen…

Alba García Barrera, investigadora de la Universidad a Distancia de Madrid, afirma que la desnudez de los padres frente a los hijos todavía es un tema sin resolver, pues algunos expertos opinan que ésta puede ocasionar futuros problemas sexuales; por otro lado, hay especialistas que opinan que es la mejor forma de que el niño descubra el cuerpo humano.

Las señales

En realidad no hay una edad específica en los hijos en la cual los padres deban cubrirse frente a ellos. Sin embargo, los niños pueden tener un cambio de actitud entre los 2 y 5 años, y esta se refleja en su lenguaje corporal con las siguientes señales:

  • Muestra mucha curiosidad sobre el cuerpo de mamá o papá
  • Rechaza el contacto físico, como los abrazos y besos
  • Parece excitado
  • Quiere tocar los órganos sexuales de mamá o papá
  • No deja de mirar los cuerpos de mamá o papá
  • Hace muchas preguntas sobre la diferencia en los cuerpos

Cuando los niños presentan estos signos, puede que esté percibiendo de forma negativa la desnudez y se deben tomar medidas necesarias. Más que platicar con él y tratar de explicarle, los padres deben valerse de su intuición para saber que sus hijos se sienten incómodos, pues desde pequeños empiezan a desarrollar el sentido de la intimidad y la privacidad.

¿Qué hacer?

Lo mejor será cubrirse frente a tu hijo para que también descubra el sentido de pertenencia personal de sus cuerpos y no crearle conflictos.

¿Le pasa a tu hijo?

Mi hijo se toca los genitales, ¿cómo saber cuándo es sano y cuándo no?

Las preguntas incómodas

Hay parejas que han tratado cubrirse desde un principio de sus hijos, pero esto no evitará que empiecen a diferenciar la sexualidad y madurez de otros cuerpos. Si empieza a preguntar, lo mejor es describir sin juicios, tal y como le explicarías otro tema de forma natural, sin entrar en grandes detalles.

Algo muy importante es que no debes mostrar incomodidad a tus hijos sobre el tema de la desnudez y la sexualidad, pues podrías cohibirlo sin querer. Lo mejor es ser claro y respetuoso para transmitirle un mensaje positivo y hacerlo sentir seguro.

¿Tu hijo te ha hecho preguntas sobre tu cuerpo?

Foto: Getty Images

¿Tienes a un pequeño curios en casa?

¿Por qué mi hijo quiere saberlo todo?

Categorías
Ser Pareja

13 consejos para reavivar el amor en pareja

13 consejos para reavivar el amor en pareja y no morir en el intento.

Las personas que viven en una relación de pareja feliz, aprenden a pasar las  adversidades (resiliencia); son más optimistas, flexibles y se adaptan mejor a los cambios positivos o negativos.

Lo primero que debes hacer para estar en paz contigo

Entender tus emociones para evitar conflictos y buscar soluciones.

No dejar que tus emociones te hagan perder el control.

Entender tus sentimientos y ser empática con los de tu pareja.

Aprender a relajarte cuando pequeñas cosas no te gusten.

Bajarle al estrés.

Pensar de forma positiva ante los problemas cotidianos.

No solucionar problemas cuando estés enojada.

Hacer ejercicio para liberar emociones negativas.

Llevar una alimentación equilibrada.

Ver obras de teatro divertidas o series de TV de comedia.

Reír ya que favorece la buena salud y neutraliza las emociones negativas.

Hacer yoga o meditación.

Respirar lenta y profundamente antes de hacer algo que te provoque tensión.

Intentar trabajar más en equipo.

Expresar tus sentimientos, cuando los callas o ocultas se acumulan y en un momento explotan.

Vive tu relación de pareja y mira cómo reavivar el amor

La inteligencia emocional te ayuda a tener una relación más saludable.

Usar tus emociones con inteligencia ayuda a:

Tener una vida duradera en pareja y crear lazos fuertes y sanos.

Si haces estos hábitos en pareja, tu relación está sana:

  • Se van a la cama al mismo tiempo y se dan el beso de buenas noches
  • Confían el uno en el otro
  • Se perdonan
  • Les importan más las cosas que hace bien su pareja, no lo que está mal
  • Se abrazan y besan cuando se ven
  • Se dicen «te amo»
  • Se dan los «buenos días» todas las mañanas
  • Sienten orgullo y felicidad de estar con su pareja
  • Se llaman o mensajean durante el día

Focos rojos de que la relación se está enfriando

Estos puntos indican que tú y tu pareja se están distanciando

  • Cada uno tiene actividades diferentes.
  • Dan más importancia al trabajo, los hijos, los amigos y actividades personales.
  • No tienen tiempo en pareja.
  • No comparten horarios para comer o cenar.
  • No se acarician.
  • No se sorprenden el uno al otro.
  • Hay una falta de comunicación.
  • Guardan rencores reprimidos.
  • Comen frente a la televisión.
  • No llegan a acuerdos.
  • Han perdido el deseo en los encuentros sexuales.
  • Se critican en público y en privado.
  • Se han perdido el respeto.
  • Sólo se dan instrucciones.
  • Se asfixian el uno al otro.
  • Tienen una codependencia.
  • Van a todos lados juntos, siempre aunque no se sientan a gusto.

13 consejos para reavivar el amor en pareja

¿Creen que han caído en la rutina? ¿Ya no sienten esa chispa de antes? Mira lo que pueden hacer…

  1. Reconocer que pasan por una situación inestable
  2. Saber qué necesita y desea tu pareja
  3. Demostrar que es importante para ti
  4. Expresar tu cariño
  5. Tener detalles todos los días, (no deben ser materiales)
  6. Descubrir nuevas cosas en el día a día con tu pareja
  7. No esperar a que el otro dé el primer paso
  8. Escuchar
  9. Evitar reclamos de cosas muy pasadas
  10. Tener una actitud abierta y comprensiva
  11. Llegar juntos a acuerdos
  12. Practicar algún interés en común o salir como cuando eran novios
  13. Hacer actividades en pareja que los reten (clases de cocina…)

Lo más sano es que sean honestos y escuchen a su corazón, cuéntale lo que sientes y piensas a tu pareja porque es importante, sean creativos para evitar la monotonía.

¿Cuántos años llevas con tu pareja?

¿Ya no sabes cómo comunicarte con tu pareja?

«No me divorcio por mi hijo»

Categorías
Así Crece

La importancia de decir «te quiero»

La importancia de decir «Te quiero» a tu hijo todos los días es primordial, mira por qué.

Sigmund Freud decía que “infancia es destino” y, si esto es cierto, significa que la calidad de amor a la que acostumbres a tu hijo desde pequeño será la calidad de amor que busque y provea cuando sea adulto.

Dale BESOS

Implican emociones, sensaciones, mensajes químicos, intercambios de información olfativa, táctil y psíquica que permiten detectar la compatibilidad con otras personas.

Activan el centro cerebral del placer, lo que nos hace sentirnos más cercanos a las personas.

Implican una vulnerabilidad del espacio vital que no debe llevarse a cabo con cualquiera: deben ser personas apreciadas, cercanas, confiables y genuinas.

Respeta y avala la decisión de tu hijo sobre a quién besar y a quién no para que cuando no estés cerca, él pueda cuidarse a sí mismo.

Enseña a tu hijo que los besos en la boca están destinados nada más para las parejas adultas.

Cuando los niños son pequeños demuestran su cariño a través de los besos, son uno de sus regalos más valiosos; reconócelos, agradécelos y nunca, aunque estés enojada, los rechaces.

Dale ABRAZOS

A través del contacto logramos establecer un concepto mental con nuestro cuerpo y sus necesidades de afecto. Está en ti, como mamá o papá, enseñar a tu hijo a expresar sus afectos de modo positivo.

Cuando abrazas a tu pequeño le transmites varios mensajes: desde comprensión y cariño hasta contención e inclusión.

Los niños que son abrazados constantemente por sus papás aprenden a sentirse amados y seguros, lo que se traduce en autonomía, amor propio y preocupación por las demás personas en su adultez.

Los abrazos facilitan la recuperación del equilibrio tras un berrinche.

Los abrazos cariñosos provocan una mayor secreción de serotonina, y reducen los sentimientos de enfado y apatía.

Los abrazos nos permiten expresar todo tipo de sentimientos sin tener que hablar, son una forma de comunicación profunda.

Cuando no sepas qué decirle a tu hijo, dale un abrazo.

La importancia de decir «Te quiero»

DILE “TE QUIERO”

Estas palabras aumentan la conexión emocional, formando un canal de confianza y diálogo entre quienes se las dicen, esta es la importancia de decir «te quiero»:

Cuando le dices “te quiero” a tu hijo generas un ambiente de tranquilidad, seguridad y felicidad. Esa es la base de la salud mental.

No hay mejor manera de reconocer sus aciertos y alentar las conductas que le sean beneficiosas que a través del “te quiero”.

Permite construir una relación positiva donde las personas se sienten con toda certidumbre admiradas, respetadas y aceptadas.

Tu hijo reproducirá tu forma de expresar emociones y afectos: sé un modelo asertivo, amoroso y sin miedo a exteriorizar emociones.

En el arte de dar afecto es necesario regular y modificar el tipo e intensidad de las manifestaciones de acuerdo a las características de personalidad de cada hijo.

¿Tu hijo también te dice «te quiero»?

Mira cómo reforzar la autoestima de tu hijo