Categorías
Ser Familia

Abuelos y nietos, ideas para estrechar más su vínculo de amor

La relación entre los abuelos y nietos es muy especial: según estudios en psicología, ambos tienen la capacidad de aprender y descubrir a un ritmo muy similar, por lo cual su relación está llena de respeto y confianza.

Pero hay algo de lo que los abuelos tienen noción y los niños no: es sobre el paso del tiempo. Para un niño, puede ser lo mismo 10 minutos que una hora; es decir, no les preocupa el tiempo. Tal vez sea por eso que los adultos nos desesperemos más fácilmente.

Y también es por eso que para los abuelos el tiempo que tienen para disfrutar a sus nietos parezca tan breve. Hay abuelos que no pueden esperar para el siguiente fin de semana para que sus nietos los visiten, o las vacaciones, para poder cuidar de ellos un poco más.

Por eso, si eres abuelito, es muy importante que sepas cómo aprovechar al máximo el tiempo que tengas con tus nietos. Te decimos cómo:

Ideas para estrechar más su vínculo de amor

Inclúyelos en tu rutina: ¿vas a prepararles un rico postre? Antes de hacerlo, piensa en cómo podrían ayudarte sin que sientas que pueda ser peligroso para ellos. Pueden intentar unas galletas, o hacer bocadillos sencillos.

Muéstrales tus recuerdos y juega al mismo tiempo: consigue un álbum e imprime algunas fotos con recuerdos importantes para ti, y cuéntales anécdotas con relación a esas fotografías. Pídele a tus nietos que te ayuden a pegarlas, ¡y también incluye dibujos de ellos!

Hagan un árbol genealógico con recortes: ¡qué importante en que los niños conozcan su historia familiar! Por eso, consigue una hoja bond grande, plumones, colores o pinturas, y juega con tus nietos a hacer el árbol genealógico de su familia. ¡A ellos les encantará!

Vean una película juntos: ¿tienes una película favorita de cuando eras niño? Vela con tus nietos y, después, diles que te compartan cuál es la favorita.

Tomen la siesta juntos: descansar en armonía les servirá y aumentará su confianza. Indícale a tus nietos que te avisen a la hora en que ellos despierten para que no se queden solos.

Por Josselin Melara

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

El respeto a los abuelos, ¡un valor que no se debe perder!

 

Categorías
Así Crece

Estos son los personajes que horrorizan a tu hijo

Estos son los personajes que horrorizan a tu hijo

Muchos padres usan a personajes fantásticos para enseñar a los niños “a cuidarse” o para controlarlos en momentos de riesgo. Aunque a primera vista puede ser algo eficaz, este método puede tener desagradables consecuencias a la larga.

Estos son los personajes que horrorizan a tu hijo

Aunque la intención es enseñar a los niños a cuidarse a sí mismos, el mensaje oculto es que incluso deben cuidarse de quienes quieren agradarles. Desarrolla en el niño una sensación de desconfianza.

El director o profesor de la escuela

La intensidad de este temor tiene mucho que ver con la relación que el niño tenga con sus propios padres y figuras de autoridad cotidianas. Se podría decir que entre más cercano, bondadoso y comprensivo sea un papá con su hijo, mejor relación tendrá con el director, pues poseerá de entrada las mismas cualidades. Por otro lado, entre más distante, colérico e inconstante sea un papá, más miedo y resentimiento le tendrá al director de su escuela. Si tu hijo presenta este tipo de temor de forma tal que se le complique su asistencia a la escuela o su adaptación con los otros niños, profesores o reglas escolares, vale la pena pensar en la relación que lleva con sus papás, sobre todo con su figura paterna. Si mejorando la relación entre papá-hijo este temor no baja, ten una junta en la escuela para cerciorarte de que todo está bien.

El Robachicos

Es una forma en que las abuelas enseñaban a los nietos a no salir sin permiso de casa, a no separarse de sus padres en lugares públicos y a no hablar con extraños. El costo de no cumplir estas recomendaciones es alto: serán robados y separados de sus padres para siempre; pero no es la forma de inculcar en tu hijo el seguimiento de las reglas de seguridad. Acompáñalo hasta que sea capaz de hacerlo por sí mismo; de lo contrario, el retraimiento se volverá parte de su personalidad, manifestando miedos e inhibiciones. Asimismo, no poseen la capacidad psíquica ni la experiencia, madurez y/o herramientas emocionales para consolarse o para entender que es un personaje ficticio. 

¿Tu hijo quiere ver películas de terror?

¿A qué edad pueden ver los niños películas de terror?

Los payasos

Como su vestimenta es poco común, llamativa y desproporcionada; sus rasgos faciales, acentuados con maquillaje, poseen una sonrisa que de manera inconsciente nos causa des- confianza. Si tu hijo le tiene miedo a los payasos necesita que lo respetes y comprendas. Trata de poner en palabras aquella característica que no le gusta, ya sea su ropa, que no sabe quién está debajo del disfraz o cualquier historia que haya escuchado al respecto. Acompáñalo, sé comprensiva y verás que de manera natural se irá desvaneciendo su miedo.

El Coco

Cuenta la leyenda que cuando los niños no quieren dormirse o se portan mal, el Coco va a sus cuartos por la noche. Aunque este ser “facilita” el cierre de jornada de muchas familias, la angustia que despierta en los niños no es sana. Ellos necesitan un ambiente de protección que les ayude de manera paulatina y natural a superar sus miedos. Para ello hay que tolerar amorosamente las épocas de mal comportamiento y miedos al dormir, ayudarlos a verbalizar las razones que les hacen tener pesadillas o ser rebeldes y, siempre antepón su salud mental a tu comodidad .

3 tips para darle seguridad a tu hijo y que se cuide solo

  1. Más que condicionar a tu hijo a temer a los desconocidos, enséñale a no ponerse en riesgo y a confiar en sus instintos.
  2. Con el ejemplo, enséñale las las reglas básicas de autocuidado para que se cuide a sí mismo cuando esté solo.
  3. Recuérdale que tiene un “termómetro emocional” que le ayudará a identificar cuándo una persona es o no confiable.

Más que asustar a tu hijo, dile que confías en que sabe cuidarse solito.

¿Tu hijo le tiene miedo a algún personaje?

Experta: Judith Celis, psicoterapeuta y bloguera en padresestrella.com

Foto: Getty Images

Este truco podría ayudarte…

Batman le ayudará a tu hijo a perder el miedo a la oscuridad

Categorías
Ser Familia

¿La mamá de tu pareja te dice cómo hacer las cosas, ¡en tu casa!?

Lidiar con tu suegra puede ser complejo sobre todo cuando a ella le cuesta trabajo entender que su hijo y tú ya conforman una familia aparte, con su propia forma de vida. No desesperes, te compartimos esta posible solución para que la mamá de tu pareja comprenda esta realidad. Inténtala y cuéntanos si te ayudó. 

La mamá de tu pareja…

Siempre te dice qué hacer: qué cocinarle a su hijo, cómo cuidar a tu bebé, hasta cómo deberías vestirte… Respira. A las mamás les cuesta mucho dejar el control sobre sus hijos, siempre querrán asegurarse de que están bien… Piénsalo, han sido su mamá por
varios años.

Aunque para algunas es más fácil “soltarlos” porque tienen su mente ocupada en sus propias actividades, a otras les cuesta quizá por su personalidad estricta o porque es su manera de hacerse presentes y sentirse útiles.

Intenta ponerte en sus zapatos e imaginar cuando tú seas la suegra. Verás que esto te ayuda a mirarla desde otra perspectiva y entenderla, también a encontrar algunos recursos para sobrellevarla.

TU TAREA: exprésale a tu pareja cómo te hace sentir esta situación y pídele que hable con su mamá. Hazlo sin juzgar ni desaprobarla; sin enojos ni gritos. Ayúdalo a empatizar contigo explicándole con ejemplos muy concretos.

La intención es que él pueda transmitírselo a su mamá porque él es el adecuado para poner límites; finalmente él la conoce mejor, sabe cómo reacciona y cuáles son sus puntos vulnerables; tu pareja sabrá cómo hablarle para no agrandar los problemas.

Asesoría: Mtra. Lorena Mendoza Sosa, Terapeuta infantil y juvenil en NeuroIngenia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Abuelita le cambia el nombre al nieto mientras la mamá se recuperaba

 

Categorías
Ser Mamá

¡Ponle un alto a las críticas a tu forma de ser mamá!

Siempre habrá quien te va a criticar, por eso, lo mejor es no tomártela personal. Recuerda que cada persona habla desde su experiencia, por lo que en realidad la crítica es una mera “opinión”. Para mantenerte en paz frente a estas críticas a tu forma de ser mamá, te sugerimos hacer los siguiente.

¡Alto a las críticas!

  1. No reacciones de modo impulsivo; no te defiendas, no te justifiques, no agredas, no grites; escucha la opinión, saca lo que te pueda aportar y con lo demás, haz oídos sordos.
  2. Da respuestas asertivas, para poner límites: “lo voy a tener en cuenta, muchas gracias por tu comentario u opinión».
  3. Ignora los comentarios insolentes o que no te suman ni como persona ni como mamá. Una actitud positiva es aprender de quienes nos rodean, porque siempre hay algo nuevo que podemos conocer, pero si la crítica no es constructiva, nada hay ahí para tu crecimiento.
  4. Ríete de ti misma: si te dicen: “tu hijo es el único que no ha aprendido las tablas de multiplicar, no le haces repetirlas, ¿verdad?; tú puedes responder: “es que ni yo misma me las sé, ¡que cosa verdad!”. Esta técnica hasta sorprenderá a quien te critica porque se dará cuenta que no logró su cometido: lastimarte, controlarte o simplemente incomodarte.
  5. Cancela las críticas con acciones. Por ejemplo, si te dicen que eres una mamá muy olvidadiza porque se te pasan las juntas, o las fechas de entrega de las tareas de tu hijo, haz un análisis de lo que te están criticando: ¿esto que me dicen es verdad? Si tu respuesta es «No», ignora; ¿es sí?… pon manos a la obra para cambiar; hacerlo te ayudará a crecer como mamá y persona.
  6. Aprende a cancelar todo lo que te haga menos. No le des importancia a quien no te valora o te quiere herir. Pon en su lugar a cada persona, es decir, al criticón solo le corresponde un lugar en tu vida: fuera de ella.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Famosas que han sido señaladas como «malas madres»

Categorías
Especiales

Tus 10 superpoderes de mamá

¡Sí, tú eres una mujer real! Pero con toda una dotación de habilidades, talentos, capacidades…que la maternidad te ha venido proporcionando. ¿Lo has notado? Si no, te dejamos esta lista de grandes virtudes que te caracterizan como mamá, que te hacen toda una heroína (creételo); de hecho, para tu hijo ¡tu eres su supermamá!

El rol de una super heroína es un gran desafío, pero aun así lo juegas: atiendes a tu hijo (física, emocional, psicológicamente…), tu casa, tu pareja; a menudo una jornada laboral fuera del hogar y tareas domésticas, ¡uf!, aunque al final del día caigas rendida. ¿¡Cómo puedes!? Gracias a una serie de «superpoderes» o cualidades que en circunstancias normales las mujeres desarrollamos (o se nos agudizan), precisamente a partir de la experiencia de la maternidad.

Reconoce en ti, si no todos, por lo menos varias de estas virtudes maternales

Ubicuidad

Aunque estés en la oficina, o el dentista, también estás junto a tu hijo, ya sea a través de las instrucciones que dejaste escritas en el refrigerador, para quien lo cuida en casa, o bien, dentro del biberón que preparaste con todo cariño y pulcritud, y que, junto con el niño, se fue a la guardería, o mediante el entorno físico «a prueba de accidentes» que has construido en tu casa, o… ¡Sí!, desde que eres mamá, estás delante, al lado y detrás de él… aunque te halles en otra parte.

Humildad

Si de los adultos es molesto recibir críticas, aun cuando son dizque «constructivas», escucharlas de la descendencia puede resultar un tanto vergonzoso: «¡Ay mami, dices muchas groserías!», «¡otra vez se te hizo tarde!», «¿estás embarazada?» (cuando obviamente ni por error), «¿por qué le dijiste una mentira a mi abuelita?»… Y sin embargo, aguantas. Es más, consideras modificar aquello que provoca los cándidos cuestionamientos de tu retoño, porque en el fondo de tu corazón deseas ser un buen ejemplo para él.

Empatía

¿A qué mamá no se le han contraído las entrañas frente al dolor de pancita que aquejaba a su hijo, o ha sufrido por culpa de un pequeño tirano que en la escuela agredía a su nene? ¿Habrá alguna que no hubiera preferido que esa abeja encajara su aguijón en su brazo y no en el de su hijo? La maternidad es quizá la experiencia que más oportunidades brinda la vida para sincronizar con las emociones de los demás, en especial con tu sangre.

Liderazgo

Por cuestiones hormonales, tu cuerpo y mente te pide ser generosa, escuchar con atención, estar al pendiente y administrar toda clase de recursos; al mismo tiempo, tu mayor gratificación es ver crecer a una persona (tu hijo) y facilitar su desarrollo. Por todo esto, como dice Marta Romo, ejecutiva de Eurotalent (consultoría en coaching empresarial) y autora del libro La mujer líder, «la maternidad es la mejor escuela de liderazgo femenino».

Entereza

Hay que reconocerlo, la maternidad es, a menudo, muy cansada: no hay vacaciones ni días festivos y, aunque estemos resfriadas y al borde del colapso, las necesidades de nuestros retoños van por encima de todo. Seguir adelante en tales circunstancias es lo que nos hace personas más fuertes, desinteresadas, completas y capaces de amar incondicionalmente.

Afabilidad

Según reportes de entusiastas madres de familia, desde que adquirieron esta condición vibran más de emoción ante una nueva flor, perciben con mayor nitidez los colores del paisaje y reaccionan con más filosofía (inclusive con placer) cada vez que el viento les deshace el peinado. No hay duda y ellas lo reconocen: semejante cambio sólo puede atribuirse a la convivencia mueganesca que como mamás tienen con sus hijos; de quienes han aprendido las artes de redescubrir el universo y vivir el presente en su máximo esplendor.

Expresividad

Es sorprendente cómo a muchas mujeres dizque fuertes de carácter, la maternidad las vuelve verdaderos manantiales de emoción, capaces de romper en llanto al son de «Mamá», de Timbiriche, y de ponerse azules si su bebé se estira una micra menos que el de la vecina. Ocurre que la maternidad las sensibiliza para responder a las necesidades de su hijo.

Paciencia

¿Cuántas veces tu hijo te pide repetir «Toy Sory» al día durante 36 días; ha reclamado su disfraz de Spiderman o cualquier Avenger; se ha estado privando cada vez que no juegas con él a las escondidillas y se contorsiona cuando no le compras paleta de hielo rumbo a casa de su abuelita? ¿Y quién es la única persona que puede comprenderlo y complacerlo? ¡Supermamá!

Energía pura

Según un estudio realizado en Richmond, Virginia, EU, el alto flujo de hormonas como oxitocina y estrógeno durante el embarazo y parto produce conexiones cerebrales que hacen mucho más fuertes y ágiles a las mamás. En la investigación se revela que esta transformación dura toda la vida; no obstante, en ella también se reconoce que no en todas las mujeres se da, probablemente por un déficit en la corriente de estas sustancias al cerebro.

Intuición

Este poder, cuyos beneficios llegan a ser los mismísimos de una medicina de patente, lo puedes reconocer de muchas maneras: cuando captas que tu hijo está triste, cansado o enfermo, cuando sabes exactamente qué necesita, se lo das y él se tranquiliza,  al descubrir sus talentos o simplemente guardando silencio para permitir que hable o se exprese según su edad. ¡Es mágico!

¿Te gustaría ser mamá de un segundo niño? Mira cómo prepararte. 

FOTO GETTY IMAGES