Categorías
Ser Familia

Niños violentos con sus padres, ¿por qué ocurre?

¡No te calles! Padres y madres también pueden ser abusados por sus propios hijos; los niños violentos con sus padres es un fenómeno social y psicológico necesario de atender por el bienestar de ellos mismos y de la familia.

En su portal, el psicólogo Andrés Cánivas explica que las causas de los niños violentos son, sobre todo, la baja tolerancia a la frustración, impulsividad, falta de habilidades en resolución de conflictos, distorsiones cognitivas y problemas relacionados con Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), queno se han logrado trabajar adecuadamente con ellos.

Igualmente, la separación o divorcio de los padres podría despertar en los niños ira y, por tanto, conductas agresivas hacia ellos. Otro factor importante es el estilo educativo excesivamente permisivo, en el que los padres no ponen límites claros a los niños para mostrarles las conductas correctas, o el estilo autoritario, en el que el niño suele ser tratado por sus padres con violencia física y psicológica.

El experto señala que la edad en que los niños violentos suelen manifestarse es entre los 13 y 16 años: inicialmente puede ser que tu hijo se niega a hacer lo que le indicas o que cuando quiere algo que no le das reaccione con palabras hirientes y actitud grosera, pero pococ a poco el tono de su violencia sube y puede  llegar a ser realmente violento, lastimarlos físicamente.

Sin duda, es una conducta que puede prevenirse desde temprana edad manteniendo un canal de comunicación abierto con tu hijo, cercanía y contención emocional, así como un equilibrio familiar aún dentro de un entorno de separación de la pareja.

Sin embargo, lo que tu hijo debe sentir en su entorno familiar es la seguridad de que siempre podrá contar con sus padres, su protección y amor. Esto es lo que los niños buscan en sus progenitores.

¡No te calles! Es una manifestación de violencia intrafamiliar que muchos optan por callar por la misma razón de siempre: vergüenza y culpa

Si eres un padre o madre que está viviendo tal situación, no lo pienses más: tu hijo necesita ayuda de un profesional de la conducta humana, y tú también. Necesitan aprender a resolver la ira que podrían estar guardando por esta situación conflictiva.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Cómo saber si mi hijo hace bullying?

 

 

Categorías
Padres e Hijos

¿Tu hijo es bulleado? Aplica estos tips para ayudarlo

Cuando a un niño lo molestan con regularidad en la escuela, sus compañeros lo golpean, insultan, amenazan, se burlan de él… conviene estar muy atentos a él y presentes, porque puede estar siendo bulleado; tratarse de un caso de acoso escolar. 

Esto se manifiesta en tres tipos de conductas: maltrato físico (empujar, pellizcar, esconder o romper cosas), maltrato verbal (amedrentar, burlarse, insultar) y maltrato psicológico (ignorar, marginar, difamar).

Ante esta situación, podemos observar en los niños cambios en el comportamiento; tristeza, llanto o irritabilidad; pesadillas, cambios en el sueño y/o apetito; dolores de cabeza, estómago, vómitos; oposición para ir a la escuela, salir al recreo o ir de paseo; rendimiento escolar bajo.

Si notas en tu pequeño alguno de estos síntomas, no lo dudes, acude a los directivos de la escuela para que en conjunto encuentren una solución.

Tips

1. No reclames a tu hijo por no defenderse; platica con él sobre lo que ocurre y cómo se siente.

2. Tampoco alientes la venganza, mejor favorece la auto-observación.

3. No confrontes directamente al acosador. Acuerden y practiquen diversas estrategias para manejar las agresiones y da seguimiento a los resultados que tu niño vaya obteniendo.

4. Considera llevar a tu hijo a psicoterapia. No lo volverá débil, lo ayudará a superar eventos traumáticos.

5. Si no recibe atención en la escuela, sigue esta liga: www.gob.mx/escuelalibredeacoso

+ importante: Puedes prevenir la violencia: refuerza su autoestima, reconocimiento y manejo de emociones, la resolución de conflictos, la comunicación asertiva y el manejo de conflictos.

Por Psicoanalista Patricia Angélica Osuna Navarro, miembro de la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis, A.C. ampiep.org