Categorías
Así Crece

Enseña a tu hija desde ahora a detectar a los patanes ¡y a ponerles un alto!

Darle una sana autoestima es parte de esta lección. Se trata de enseñar a tu hija a que proteja su amor propio y hasta integridad, a que elija vincularse con personas que la respeten simplemente por su condición de ser humano. Por eso importa darle los recursos para que sepa alejarse y ponerle un alto a los patanes. 

Un patán se define como una persona tosca, grosera o vulgar; carente de tacto en su comportamiento. Una persona así es proclive a lastimar los sentimientos de aquellos con quienes interactúa y, en el peor de los casos, puede llegar a ejercer violencia, en cualquiera de sus modalidades: física, psicológica, económica.

Tales características son relativamente fáciles de detectar en hombres adultos, pero sabemos que la personalidad se va gestando desde la más tierna infancia y, aunque en los niños en general solemos ver cualidades de generosidad, ternura y empatía, existen focos rojos que podemos enseñar a nuestras hijas a detectar.

Focos rojos

  1. Un niño que tiende a usar un lenguaje soez, que habla con groserías o ideas ofensivas, por alguna razón no está aprendiendo a distinguir que existen sólo algunas situaciones y personas con quienes puede resultar adecuado usar “malas palabras”.
  2. Los golpes no deben tolerarse ni como juego, pues se tolera y favorece el uso de la violencia.
  3. La burla constante hacia otros evidencia la falta de conciencia de que absolutamente todos merecemos respeto y consideración.
  4. La falta de solidaridad y el egocentrismo, que manifiestan que el niño no puede tomar en cuenta ni responder a las necesidades de otros, sólo las suyas.
  5. La agresividad en general. Nada justifica ni mucho menos compensa que un hombre recurra a la agresión o hasta la violencia, en lugar del diálogo para solucionar las situaciones problemáticas.

Si nos fijamos, la constante de los anteriores focos rojos es la carencia de respeto a la dignidad humana. ¿Qué más puedes hacer al educar a tu hija?

  • Todos los días muéstrale que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos y valor como personas. Ningún género es mejor o peor.
  • No es una princesa, sino una mujer tan digna, fuerte y valiosa como un varón.
  • Permítele expresar sus opiniones, aunque difieran de las tuyas. Y a hacerlo dialogando, con con berrinches o a punta de gritos.
  • Enséñale a respetar siempre a los demás, hombres y mujeres, niños y ancianos, tal como ella quisiera ser respetada.

Lo más importante: ponle el ejemplo.

Por Patricia Angélica Osuna Navarro, psicoanalista miembro de la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis, A.C. (AMPIEP): www.ampiep.org Tel. (55) 5157-0409

Te invitamos a leer estos consejos para trabajar la autoestima de tu niña.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Así Crece

A los 6, las niñas comienzan a sentirse «menos» que los niños, estudio

Las niñas empiezan a sentirse «menos» talentosas que los niños a la edad de ¡sólo seis años!, según un estudio realizado por las universidades de Princeton, Nueva York e Illinois. ¡Este estudio es un indicador de que debemos cambiar estas perspectiva cuanto antes!

La investigación se llevó a cabo entre 400 niños de cinco, seis y siete años y demostró que hay diferencias sustanciales en la percepción de sí mismas entre las niñas de cinco años y las de seis o siete ya que suele ser la edad en que comienzan a percibir su género como inferior al masculino.

Una de las pruebas consistió en leerles a los niños cuentos infantiles con un protagonista «muy muy inteligente». A continuación, se les presentaban cuatro imágenes, dos de hombres y dos de mujeres. A los cinco años, el 75% de los niños y las niñas elegían un protagonista de su propio sexo.

A los 6, las niñas comienzan a sentirse «menos»

A los seis, la balanza ya se decantaba por los protagonistas masculinos. Otro ejemplo consistió en proponerles jugar a un juego de mesa que sólo era apto para personas muy inteligentes y otro para los que se esfuerzan.

Los niños y niñas estaban igual de predispuestos a disfrutar del juego para los que se esfuerzan, pero hubo una diferencia significativa en el número de niñas que creían que disfrutarían del juego para personas inteligentes.

El profesor Andrei Cimpian comentó que «desde muy pequeños, están expuestos a la noción cultural de que ser un genio es una cualidad más masculina que femenina. Es descorazonador verlo en una edad tan temprana y una muestra de cómo de ardua será la batalla que queda por delante».

Los investigadores creen que estos prejuicios a edades tan tempranas se debe a la influencia de los medios, los padres, los profesores y de otros niños, aunque no aportan conclusiones más a fondo sobre la cuestión.

Como padres debemos cambiar esto y reflexionar sobre estos datos para mostrarles
a nuestras hijas que son igual de capaces y los malos conceptos no influyan en su desarrollo futuro.

Te invitamos a leer también:

Cómo educar en equidad a tu niño y a tu niña

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Así Crece

Tu hijo no expresa sus emociones, podría tener Alexitimia

Se presenta en el 10% de la población y genera problemas para socializar, hacer amigos y encontrar pareja. Si has notado que tu hijo no expresa sus emociones, revisa esta información.

El profesor de psiquiatría Peter Sifneos dio a conocer  el término «alexitimia» en 1972, para referirse a un trastorno que imposibilita a la persona detectar sus propias emociones, por lo tanto, darle un nombre a lo que siente.

Estas personas son incapaces de identificar y de expresar sentimientos como el amor, el odio, la alegría o el enojo, que son considerados tan comunes. Aunque eso no significa que no las sientan, sino que no pueden expresarlas.

La alexitimia puede aparecer desde temprana edad, porque los niños no ponderan sus estados mentales ni los vinculan a palabras, por lo que si los papás no estimulan el reconocimiento ni enseñan cuáles son los términos adecuados para describir cómo se siente el menor, esto generará el bloqueo y desarrollará el trastorno.

La alexitimia primaria puede deberse a factores hereditarios, manifestándose en ese caso desde la infancia; o aparecer como consecuencia de alguna enfermedad neurológica, como la esclerosis múltiple o el párkinson, o como causa de ictus, traumatismos o tumores cerebrales.

Y la alexitimia secundaria, se presenta cuando la persona ha sido sometida a situaciones traumáticas intensas en la vida adulta (por ejemplo, malos tratos) y puede ser causa de un desorden en el aprendizaje emocional del afectado.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a reconocer sus emociones? 

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!

También te invitamos a leer:

3 sanas formas de expresar amor que tu hijo debe aprender

FOTO GETTY IMAGES

 

 

Categorías
Especiales

5 factores que pueden afectar la vida emocional de tu hijo en su adultez

Sin darte cuenta, o saberlo ni pensarlo, podrías estar cayendo en algunas acciones que pueden afectar la vida emocional de tu hijo y que podrían determinar su bienestar en su edad adulta. Te invitamos a descubrirlas y reconocerlas.

Los especialistas en la mente humana dicen que «niñez es adultez»; es decir, las experiencias de vida durante los primeros años de un niño son determinantes en su vida como adulto, así como en su bienestar físico y psicológico.

En este sentido, la forma en que un niño recién nacido hasta los 7 años se relaciona con sus padres determinará cómo será su calidad de vida y bienestar en el futuro. pero ocurre que en el día a día podrías no ser completamente consciente de algunas acciones que podrían dañar a tu hijo.

A veces, los niños interpretan acciones de lo adultos desde su mundo imaginativo, fantasioso o literal, dándoles un significado que papá y mamá no desean. Por eso, es importante saber cuáles son los factores que más determinan el bienestar emocional de tu hijo.

5 principales tipos de acciones que podrían afectar la vida emocional de tu hijo

Rechazo. Al vivir y sentir el rechazo, el niño vive con la idea equivocada respecto al derecho a existir o vivir. Este sentimiento se intensifica cuando el rechazo proviene del progenitor del mismo sexo y ocurre cuando el bebé, por ejemplo, llega por sorpresa, porque los papás lo están viviendo como un fastidio o porque hay un verdadero rechazo por parte de uno de ellos.

La forma en que el rechazo o maltrato emocional afecta en su vida adulta son: huir de las situaciones desagradables, ser poco sociable, abandonar lo que inicia y desapego a las cosas y personas.

Abandono. Sucede cuando los padres están ausentes la mayoría del tiempo o ante la llegada de un nuevo hermanito. También, ocurre cuando el niño es aislado en una parte de la casa la mayor parte del tiempo.

El niño que sufre este tipo de maltrato emocional genera pensamientos de soledad y abandono. Su personalidad se orienta a ser retraído, a rechazar el contacto con los demás y ser dramático ante hechos sin importancia.

Humillación. Avergonzarlo, gritarle o compararlo. Este tipo de maltrato emocional infantil se da tanto en el ámbito familiar como social, y se hace más fuerte cuando este tipo de abuso emocional provienen de la madre.

Los principales sentimientos que acompañan a este tipo de maltrato son abandono, comparación y baja autoestima. Además, en su edad adulta suele ser orgulloso, rígido y masoquista.

Traición. En este tipo de maltrato emocional se genera un sentimiento de envidia hacia los demás por no merecer lo que tienen.

La personalidad que genera este tipo de maltrato piscológico en su vida adulta es la de ser muy estricto, rígido y difícil de cambiar su manera de pensar. Así, como controlador sobre los demás para así evitar ser traicionado. También, se forma una personalidad de carácter fuerte para justificar su capacidad de control y sus miedos, como disociarse de sí mismo y perder a su pareja.

Injusticia. Este tipo de maltrato emocional se origina en un entorno familiar donde los padres son fríos en sus relaciones y demasiado estrictos. También, por exigir demasiado al hijo.

Este tipo de maltrato piscológico conlleva pensamientos de comparación con los demás y con ciertos indicios de auto-sabotaje. La persona adulta suele proyectar fuerza, poder y es extremadamente ordenado, perfeccionista y sólo confía en sí mismo.

Sin duda, es importante analizar cada uno de estos factores, reconocerlos
y hacer todo lo posible por sanarlos en su niñez y a tiempo. 

Por Berenice Villatoro

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

La delgada línea entre los castigos y el maltrato, ¡identifícala!

Categorías
Nutrición

Tips para hacer jugos saludables y aprovechar su valor nutricional

¿Eres fan de los jugos? Estos tips te ayudarán a aprovechar todo su valor nutricional para cuidar la salud de tu familia y enseñar a tu hijo hábitos saludables. Haz de los jugos parte de una alimentación equilibrada, correcta y muy saludables. 

Tips para hacer jugos saludables

Utiliza de preferencia una mezcla de verduras y frutas.

Las verduras y frutas nos dan una gran cantidad de importantes nutrimentos como vitaminas y minerales; las frutas nos aportan también energía a través de la fructosa (azúcar propia de las frutas), por lo que te recomendamos mezclar verduras y frutas en una proporción de 3 a 1 para disfrutar de sus nutrimentos sin aumentar de manera importante tu consumo de calorías.

Te interesa: Recetas de jugos de verduras y sus principales beneficios

Evita los extractores, prefiere las licuadoras.

La fibra es uno de los aportes más importantes de las verduras y frutas que está primordialmente presente en las partes que se descartan en un extractor; por lo tanto, te recomendamos licuar las verduras y frutas completas para poder obtener todos sus beneficios. 

Cuida las porciones.

Recuerda que si bien los jugos nos ayudan a la hidratación ya que sus ingredientes son principalmente agua, también nos aportan energía, por lo que deben ser considerados un alimento líquido; y como alimento debemos cuidar la cantidad que consumimos. Para evitar excesos, te recomendamos no exceder de una porción de un vaso de tamaño estándar, es decir 240 ml.

No agregues endulzantes o utiliza aquellos que son bajos en calorías.

Disfruta del sabor naturalmente dulce de las frutas que utilizas para preparar tus jugos. Escoje frutas maduras que son más dulces, y si requieres que sea un poco más dulce, utiliza sustitutos de azúcar para no aumentar la cantidad de energía. 

Aprovecha la variedad y las verduras y frutas de temporada.

Para tener una dieta saludable es indispensable que sea variada, por lo tanto, te invitamos a hacer uso de tu imaginación y probar diferentes combinaciones de verduras y frutas aprovechando aquellas que son de temporada.

Por último recuerda siempre manejar los alimentos cuidando la higiene en la preparación y la conservación; especialmente en la época de calor.

Por Ana María González, nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutrición.

FOTO: GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Chocolate, jugo, té, licuado, café…? Descubre la bebida más saludable para tu hijo

 

 

 

Categorías
Así Crece

«¿Por qué debo hacer tarea, mami?», esta es la razón por la que existe la tarea escolar

¿Tu hijo te ha hecho esta pregunta y tú le has respondido «porque sí, es para que aprendas, porque es tu obligación»? Según este estudio, ¡no estás muy alejada de la verdad! Y hacer tarea guarda para tu hijo una importante lección. Te contamos.

La revista Journal of Research in Personality publicó una investigación en la que revela que hacer la tarea escolar tiene un efecto muy positivo en el desarrollo de los niños.

Este estudio analizó a 2760 estudiantes en Alemania, en el periodo de transición de la primaria a la secundaria,  durante tres años. Todos los estudiantes respondieron un cuestionario que evaluaba cómo habían entregado sus últimas 10 tareas de matemáticas y lengua; y se cruzaron sus respuestas con los informes que entregaron sus padres acerca de la responsabilidad de sus hijos y una métrica de la misma.

Tras el análisis, se encontró que los niños que hacían la tarea con constancia tenían un incremento en el factor de responsabilidad, mientras aquellos que no cumplían con la tarea reportaron poco nivel de responsabilidad en su personalidad.

¿Y, por qué debo hacer tarea, mami?

Aunque el resultado del estudio pueda resultar evidente, adquirir sentido de la responsabilidad desde esta temprana etapa ayuda a tu hijo a desarrollar otras tantas virtudes para una vida adulta equilibrada y exitosa.

Así, si bien las tareas puedan ser una carga tanto para el niño como para sus padres que las deben revisar diariamente, aportan a tu hijo auto-control, planificación, organización, ejecución y persistencia. Así también con la confiabilidad, puntualidad y escrupulosidad.

¡Y todas estas virtudes tu hijo las está asimilando con sólo hacer tarea! 

Fuente: Psyciencia

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

El éxito económico no depende de las calificaciones, revela estudio

Categorías
Así Crece

«¿Quién soy, mami?», te decimos cómo ayudar a tu hijo a conocerse a sí mismo

Al plantear esta pregunta, entramos al terreno de la autoestima, así que en otras palabras, el tema de esta ocasión es cómo nutrir la autoestima de tu hijo de tal manera que lo ayudes a conocerse a sí mismo y al mismo tiempos a aceptarse y respetarse. ¿Empezamos? 

Cómo ayudar a tu hijo a conocerse a sí mismo

Este objetivo va mucho más allá de llamar a nuestros hijos campeón o princesa y es que si lo reflexionamos un poco ¿qué mensaje enviamos cada que les llamamos así? Claro que la intensión es que sean mensajes positivos, pero se nos escapa que llamar a un niño “campeón” constantemente, le manda el mensaje de que esperamos que siempre gane. ¿Quiere decir eso que siempre está a prueba?

¿No lo estamos predisponiendo para que ponga en primer lugar la lucha, el dominio, la competitividad y que quizá deje de lado otros valores como la compasión, la solidaridad y la generosidad? ¿Y qué hay de las “princesas”? Al llamar princesa a una niña ¿en qué estamos poniendo el acento? ¿En la belleza, el glamour, quizá la superficialidad? Claro que el concepto de princesas de hoy en día incluye ser guerreras, pero no dejan de ser estereotipos; lo mismo que los campeones.

Lo que realmente nutre la autoestima de un niño es recibir el genuino reconocimiento de todas las características que conforman su personalidad por parte de sus padres, TODAS. Esto quiere decir que realmente conozcamos a nuestros hijos, que nos involucremos con ellos, con sus deseos y necesidades, con sus sueños y temores.

¿Qué no eso forma parte de ser un ser humano? Conocer profundamente a nuestro hijo nos permitirá conocer sus cualidades y fortalezas para apoyarlas, así como identificar sus características negativas y sus debilidades (sí, por muy perfectos que veamos a nuestros hijos, también los tienen) para ayudarlos a manejarlas de la mejor manera posible.

Un riesgo que corremos como padres es pretender dar a nuestros hijos aquello de lo que carecimos en nuestra propia infancia; y no me refiero necesariamente a cosas materiales. Puede ser que de niñas nos quedamos con ganas de ganar alguna competencia de natación y nos empeñamos en que nuestra hija lo haga porque consideramos que es algo muy bueno.

O qué tal que de niños queríamos aprender a tocar algún instrumento musical e inscribimos a nuestro hijo a clases de piano también porque es muy bueno. Nadie en su sano juicio cuestionaría los beneficios que a la formación de los niños aportan el ejercicio o la educación musical, pero el error está en anteponer nuestras expectativas a las reales aptitudes y deseos de nuestros hijos. El panorama empeora cuando queremos dirigir los pasos de nuestros hijos por el camino que nosotros “sabemos que le conviene” o el que han recorrido miembros de generaciones anteriores de la familia.

Es todo un desafío mantenernos lo más neutrales que nos sea posible y acompañarlos a que descubran qué de la enorme riqueza que ofrece este mundo les hace felices, sin que les impongamos nuestras expectativas, sueños, deseos, etc.

En la medida en que podamos reconocer sus cualidades, virtudes, y habilidades propias, sin lamentar que no tengan aquellas con las que nosotros soñamos, estaremos enseñándoles a reconocerse y aceptarse tal como son; estaremos nutriendo y reforzando su autoestima y contribuyendo a que en un futuro no busquen desesperadamente la aceptación de otras personas, pues habrán recibido el mensaje de que así como son, su genuina forma de ser, está muy bien.

Por Patricia Angélica Osuna Navarro, psicoanalista miembro de la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis, A.C. (AMPIEP): www.ampiep.org Tel. (55) 5157-0409

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Enseña a tu hijo a no ceder a los chantajes de sus amigos

Categorías
Ser Mamá

20 mensajes que decirle a tu niño interior para que sea feliz

¿Has escuchado que para ser feliz necesitas reconciliarte con tu niño interior?Usa estos mensajes para hablar con él y hacerlo sentir el amor que necesita.

Ocurre que todos tenemos historias de la infancia que nos hicieron sentir mal, nos causaron sentimientos profundos que marcaron nuestro carácter y personalidad; incluso, que determinan qué tanto disfrutamos de la vida y nos permitimos ser felices.

Justo por ello, necesitas hablar con tu niño interior y sanarlo; eso te dejará ser feliz y dar bienestar a tu hijo, a tu familia, a ti misma. Tómate 5 minutos cada día y dile, frente al espejo alguno de estos mensajes u otro que salga desde tu corazón para él.

1 por día

  1. Yo te cuido, te protejo, te doy lo que sea que necesites. Estoy para ti.
  2. Siéntete libre de ser tú, diviértete, ríe, juega, bromea; disfruta la vida.
  3. No tengas miedo, yo estoy aquí para defenderte. Yo soy el adulto.
  4. ¿Quién te dijo que eres un tonto? ¡Mira todo lo que hemos logrado!
  5. Mi hijo es tu amigo, mi hijo está viviendo lo que tú y yo alguna vez pasamos; seamos empáticos con él.
  6. Nuestra vida es hermosa, ¿te imaginaste ser tan afortunado cuando adulto?
  7. Tú y yo somos un equipo ganador.
  8. Tú solo goza la vida, yo me encargo de ser el responsable.
  9. Si quieres llorar o enojarte hazlo, ¡hazlo al 100! Luego, yo te levanto.
  10. Vamos por más, amiguito.
  11. Oye, tú tienes mucha imaginación, ¿me la compartes para mi trabajo?
  12. ¡Eres un valiente! Y justo hoy necesito tu valentía para afrontar mi día.
  13. Niño hermoso, talentoso, inteligente… «te amo».
  14. Tú y yo nos merecemos un postre.
  15. Berrinches, ¡aquí no! Mejor dime qué necesitas.
  16. Oye… ¿extrañas a mamá y a papá? Vamos a visitarlos.
  17. Ayer mi hijo me hizo enfadar mucho, ¡estoy harta! Yo sé que tú sabes qué hacer. ¿Me ayudas!
  18. Hoy me sentí tan vulnerable como cuando yo era tú, solo que hoy veo mi fortaleza. ¡La tenemos y mucha!
  19. Hagamos todo para hacer que mi hijo, tu amigo, sea más feliz que tú y yo.
  20. ¿Qué nos falta por hacer en esta vida? Dime todas tus grandes ideas.

También procura que tu hijo se sienta feliz con esta ideas.

FOTO GETTY IMAGES