Categorías
Así Crece

¿Por qué las niñas comienzan a celar a su papá?

¿Te has dado cuenta de que tu niña te imita en todo y le desagrada que abrace a “su” papá? Esa actitud es parte de su evolución afectiva y con tiempo, todo volverá a su lugar.

Muchas mamás notan cómo sus hijas, entre los dos y tres años de edad, se convierten en pequeñas mujercitas y vuelcan en sus papás toda la atención y mimos, despreciando, en ocasiones, a mamá.

¿Cómo reaccionar en tales casos? ¿Se le debe dar importancia o pasarlo por alto? ¿Por qué ocurre? La clave es entender que se trata de un proceso evolutivo normal, necesario, transitorio y que exige la madurez de los padres para resolverse con naturalidad.

BUSCAN SU PAPEL EN LA FAMILIA

Tan normal es que mamá se sienta desplazada por ese apego extraordinario –y un tanto repentino– a papá como que la niña necesite, para su crecimiento afectivo, imitar a su mamá. La mejor fórmula para superar con éxito esta fase es comportarse con madurez y marcar los roles de cada uno: mamá y papá se quieren y la niña tiene su papel en esa familia –el de hija–; dense el trato correspondiente a sus roles y todo se equilibrará.

ESTRECHAR LAZOS

Los errores más frecuentes de los papás en este caso son la excesiva preocupación –que puede llevar a que papá y mamá limiten sus expresiones de afecto hacia la pequeña– o el enfado de mamá cuando la hija prefiere jugar con él.

De hecho, este es un punto positivo que muchas madres, normalmente cargadas de trabajo y responsabilidad, pueden aprovechar: mientras papá juega, ellas pueden descansar o dedicarse a otra actividad. Además, esta etapa servirá para estrechar lazos afectivos con papá, quien muchas veces se “lamenta” de no pasar más tiempo con sus hijos.

LO QUE NO DEBES HACER

  • Generar disparidad de criterios entre tú y papá. Evita repartir los papeles de manera que uno sea el “bueno” y otro el “malo”. Los mensajes deben ser iguales y estar acordados antes.
  • Consentir que la niña imponga sus exigencias: “Quiero que me bañe papá”, o “sólo voy a jugar con él”. Si hay un reparto de tareas establecido, deben respetarlo y no sucumbir a los caprichos de su hija.
  • Preocuparte en exceso por ella o sobreprotegerla. Las peque- ñas crecen, evolucionan física y psicológicamente y sus padres deben acompañarlas en este cambio y entenderlas.
  • Evitar las muestras de cariño entre su papá y tú para que la niña no se sintiera desplazada. De hecho, es muy beneficioso para los pequeños ver el afecto que existe entre sus padres.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Cómo educar en equidad a tu niño y a tu niña

Categorías
Así Crece

9 necesidades emocionales de tu hijo que debes satisfacer para que sea feliz

Para que desarrolle una autoestima sana, tu hijo necesita que lo ayudes a satisfacer estas necesidades emocionales porque así se sentirá valorado, reconocido y amado; sabrá que sus papás lo aceptan tal cual es, que debe aceptarse a sí mismo y asegurarse de que los demás lo respeten.

De acuerdo con la experta en inteligencia emocional Eli Martinez, autora del libro Crea una vida a tu manera, los niños necesitan  tener satisfechas las siguientes necesidades emocionales vitales par desarrollarse de forma sana.

Necesidades emocionales de tu hijo

Necesidad de amor. Le proporciona la seguridad y confianza básica en él mismo y en la vida, así como la conciencia de ser digno de amor por ser lo que es.

Necesidad de presencia. Cuando sus papá lo ignoran, no pasan tiempo con él, no buscan conocerlo como personita con todos sus talentos, virtudes y defectos, es como si no lo vieran y él lo percibe. Esto le crea la idea de que no es digno de que la gente lo tome en cuenta. Por eso es importante que pases tiempo con tu hijo y, sobre todo, aproveches para conectar emocionalmente con él y te sienta presente.

Necesidad de apoyo. El saber que hay alguien allí para él, que le brinda su apoyo y ayuda cuando lo necesita, lo llena de seguridad y confianza para actuar. Muéstrale y déjale saber que te tiene incondicionalmente.

Necesidad de seguridad. No se trata sólo de satisfacer las necesidades fisiológicas como comer o dormir, se refiere a garantizarle el hogar, una familia estable, salud, un ambiente seguro y armónico durante su crecimiento.

Necesidad de validación. Que sienta que está bien ser, sentir y pensar como lo hace; sin experimentar críticas destructivas, maltrato, enjuiciamiento o falta de reconocimiento por sus logros y esfuerzos.

Necesidad de límites. Cuando los niños no tienen límites pueden tener conflictos de impulsividad, o incluso narcisismos cuando adultos. De hecho, el mensaje que recibe el niño ante padres que no saben poner límites es «no me importa lo que hagas”. El mensaje debe ser: «porque me importas yo deseo tu estabilidad y esta es una lección que necesitas aprender».

Necesidad de respeto. Respeto por sus gustos, disgustos, talentos, habilidades, emociones, pensamientos… aunque sea un niño, necesita que le des cabida a su individualidad.

Contacto físico positivo. El contacto humano es indispensable para transmitir el amor; abrazos, caricias, besos, miradas… es parte de la comunicación no verbal y por tanto, una manera decir te amo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Desarrollar un apego seguro desde bebé crea adultos con vínculos afectivos sanos

Categorías
Ser Familia

Cría a tu hijo con energía positiva

Cría a tu hijo con energía positiva

Contagia a tu hijo de pensamientos positivos y juntos aprendan a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

Cría a tu hijo con energía positiva

Para la psicología positiva, una rama de la psicología que estudia:

  • Las cualidades positivas y cómo desarrollarlas
  • Emociones placenteras 
  • Desarrollo de las virtudes y fortalezas

Mira cómo decorar la habitación de tu hijo…

Llena la habitación de tu hijo con los colores del arcoíris y sube su ánimo

¿Qué es la felicidad?

Es un paquete genético en el que se suman: tendencia al optimismo, circunstancias o entorno y voluntad (Felicidad = O + C + V). Cuando estos tres factores logran un balance favorable en una persona, podemos decir que tiene una energía positiva.

Características de niños con energía positiva

  1. Son seguros de sí mismos.
  2. Buenos líderes.
  3. Tienen un buen autoconcepto.
  4. Son activos, creativos y extrovertidos.
  5. Tienen buen sentido del humor.
  6. Ayudan a los demás.
  7. Son honestos y confiables.
  8. Son leales a sus creencias.
  9. No mienten.
  10. Son de libre pensamiento.

Ayuda a tu hijo…

Cómo estimular la creatividad de mi hijo

La energía positiva surge cuando los niños…

1. Se alimentan adecuadamente.

2. Duermen más de 8 horas.

3. Tienen fuertes vínculos familiares.

4. Hacen ejercicio.

5. Establecen relaciones sociales saludables

6. Muestran una mejor versión de sí mismos

La energía positiva se contagia

Escuchar a alguien carcajearse, aunque no sepamos qué lo hace reír, puede provocarnos a carcajear igual.

Ver a alguien triunfar puede inspirarnos a intentar algo que nunca nos habíamos atrevido a hacer…

¿Por qué ocurre todo esto? Porque la energía positiva no solo se comparte ¡se contagia!

Por ello, te invitamos a realizar actividades en tu día a día que te ayuden a tener pensamientos positivos.

Recuerda que eres el ejemplo de los más pequeños del hogar.

¿Cuántos años tiene tu hijo? ¿Cómo fue la crianza que recibiste de tus papás?

Foto: Getty Images

Esto puede ayudarte…

Lo que sí y no debes hacer cuando ayudas a tu hijo en su tarea

Categorías
Corazón

¿A tu hijo le desagrada dar abrazos y que lo abracen?

¿Es normal, debes pedirle que lo haga, obligarlo, alentarlo? Descubre por qué sucede y qué puedes hacer cuando a tu hijo le desagrada dar abrazos y que lo abracen.

Todos los padres tenemos la certeza de que educar con amor a los pequeños es la fórmula ideal para que crezcan y se desarrollen plenamente. Deseamos inculcarles formas para que expresen sus sentimientos, cariño y emociones; sin embargo, no es sencillo para todos los pequeños ni todos son capaces de hacerlo de igual manera.

De hecho, algo típico es que no les gustan los abrazos, ni darlos ni recibirlos; pero no se trata de algo malo, sino de una etapa por la que todos pasamos cuando crecemos. Así que no te alarmes ni lo tomes a mal cuando tu pequeño haga caras porque lo abrazas o le pides que lo haga. Aquí te lo explicamos.

Para comenzar, es importante que no fuerces ni reprendas al pequeño porque no le gusta dar abrazos. Recuerda que es su cuerpo y tiene todo el derecho a decidir el tipo de contacto que le gusta o no recibir.

Abrazar no sólo es una muestra de afecto, sino también una convención que sirve para saludar. Tu peque no lo sabe, lo aprenderá con el tiempo, y no es que no sienta cariño, sino que no tiene la misma necesidad emocional que un adulto para hacerlo.

Negarse a abrazar también es una forma de protección frente a extraños. A determinada edad ellos comienzan a distinguir quiénes son parte de su núcleo familiar o no. Si a un pequeño le genera conflicto hacerlo, es una posible señal de que fue herido de alguna manera, así que debemos averiguar qué sucedió.

Su formación y desarrollo físico y emocional aún dependen de ti, pero su zona de confort es muy diferente a la tuya. Los abrazos pueden no significar lo mismo para él, por lo que tienes que respetar eso.

Dar un abrazo no es la única manera de expresar afecto, por lo que tu pequeño puede encontrar otras maneras de hacerlo. Forzarlo es interferir en su desarrollo y acotar su creatividad para expresarse, así que mejor ayúdalo a descubrir cómo puede hacerlo y sentirse cómodo con ello. ¡Buena suerte!

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Tipos de abrazos para hacer sentir a tu hijo tu amor

Categorías
Así Crece

Desarrollar un apego seguro desde bebé crea adultos con vínculos afectivos sanos

El apego es el vínculo afectivo que todos desarrollamos desde niños y que determina el modo como nos relacionamos afectivamente con las personas a lo largo de la vida. por eso es importante vigilar que tu hijo desarrolle un apego seguro, Te ayudamos a identificar si su apego es seguro, o no.

Adultos con vínculos afectivos sanos

Síntomas de un apego inseguro:

• Tu hijo no expresa deseos de cariño, aunque cuando te vas hace berrinches y pataletas.

• Suele ser hostil y agresivo con todos en general.

• Se muestra incómodo con el contacto físico.

• Sus reacciones emocionales son exacerbadas; llega a la ira o al llanto imparable.

• Te ignora cuando le hablas; continúa enfocado en sus actividades.

EJEMPLO DE SU ACTITUD:

Cuando quieres ayudarlo a armar su juguete él se enfada; te arrebata el objeto u opta por retirarse para irse a otro lugar él solo. Tampoco comparte sus actividades con otros niños.

Tips para ayudarlos a crear apego seguro:

  • Ten mucho contacto físico con él: abrázalo, hazle cosquillas, juega con él.
  • Cuando le des pecho o su biberón, platica con él, puedes contarle de tu día, qué hiciste, qué sentiste…
  • No lo rechaces cuando llore, al contrario, atiende sus necesidades, puede ser frío, hambre, o solo quiera tu atención. Es normal porque requiere tu protección.
  • Date momentos para conectar afectivamente con él, en el baño o en las noches, para mirarlo, acariciarlo o puedes leerle un cuento; escuchar tu voz le ayudará a sentirte cerca.

¿Qué pasa con un bebé cuando su mamá no se muestra cercana con él?

El tipo de apego que desarrolla es inseguro. Los bebés comienzan a sentirse rechazados, por lo que -inconscientemente- «deciden» no pelear por su atención, no angustiarse y resolverse solo. Tienen la sensación de que no puede confiar en nadie, la gente lo desplaza, por lo que mejor él se desplaza a sí mismo.

Cuando sea adulto quizá será solitario y pragmático, nada asertivo, carente de compromiso, lejano emocionalmente y con marcadas dificultades para afianzar lazos afectivos con las personas.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Estimulación en el séptimo mes: Ayúdalo a crear lazos afectivos

Categorías
Ser Bebé

Fortalece el vínculo con tu bebé prematuro

El amor de ustedes, sus papás, ayuda al niño a salir adelante. Él necesita saber que sus padres están ahí y sentirse querido

Por Mayra Martínez

Iniciarse como papás con un pequeño nacido antes de tiempo suele ser, casi siempre, una experiencia inesperada y difícil. La mayoría de las embarazadas sueñan con ese momento mágico en que abrazarán a su hijo con gran emoción, pero si nace de forma prematura eso será un poco complicado debido a los cuidados especiales que debe tener el infante.

Cuando un niño nace prematuramente, su delicada salud suele hacer preciso el ingreso en una unidad de cuidados neonatales. A pesar de ello, el vínculo emocional con los padres puede darse con la misma intensidad. La clave reside en el amor: el bebé necesita sentirse querido.

Fortalece el vínculo con tu bebé prematuro
iStock

El cariño que recibe y siente de sus papás es lo que permite a muchos niños seguir viviendo cuando más frágiles parecen. Como cualquier nacido a término, los bebés prematuros necesitan del cariño, palabras amorosas y caricias de sus padres para desarrollarse bien por completo.

¡POTENCIAR SU VÍNCULO EMOCIONAL ES UNA DE LAS CLAVES PARA QUE TODO MARCHE MEJOR!

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE NOVIEMBRE DE LA REVISTA PADRES E HIJOS