Categorías
Padres e Hijos

Haz el Saludo al Sol con tu hijo y llénense de alegría

Con esta serie de asanas se divertirán y aprovecharán todos los beneficios que su cuerpo recibe gracias al yoga. Aprendan juntos a hacer el Saludo al Sol, llénense de buena vibra y de alegría. 

Enseñar yoga a los niños es una práctica que en países como Francia, Noruega o Alemania ha llegado incluso a las aulas escolares, donde se incorpora como una disciplina más.

En México aún sigue siendo una actividad extraescolar, pero empieza a ser cada vez más demandada. Entre otras cosas por los beneficios que aporta a los más pequeños.

Beneficios del yoga 

  • Aprenden a ser conscientes de su cuerpo.
  • Eliminan el cansancio y la ansiedad a través de los estiramientos y la respiración.
  • Como otras prácticas deportivas, el yoga aumenta su autoestima, disminuye el estrés y les ayuda a dormir mejor.
  • Aumentan sus defensas, al trabajar el sistema endocrino.
  • Fortalece y flexibiliza el cuerpo y la mente, además de mejorar la coordinación y el ritmo.
  • Produce bienestar. Los niños se sienten alegres y optimistas.

¿A partir de qué edad tu hijo puede hacer yoga?

Es mejor a partir de los tres años. Si tu pequeño yogui no tiene más de un par de años de edad, asimismo imite bien la postura de la tortuga o de la serpiente, no quiere decir que ya esté listo para acudir a una clase de yoga. Aunque puedan acompañar a sus madres o padres en las clases para bebés, en éstas quien realmente practica es el adulto.

No es sino a partir de los tres años cuando tu hijo ya está preparado para seguir una clase sin dispersarse. Por eso, los profesores aconsejan que no comiencen antes de esa edad. Cuando llegan a los cinco años, ya se encuentran más que listos para disfrutar plenamente de esta disciplina.

Ya sólo queda vestirlos para la ocasión. Basta con que sea ropa cómoda, así que con unas mallas y una camiseta estarán perfectos (como tienen que descalzarse, no hace falta llevar zapatos deportivos). Ahora sí, está listo para su primera sesión de yoga.

¿Cómo hacer el Saludo al Sol?

  1. Párense con los pies rectos, mirando hacia delante, las manos apuntan hacia abajo; enseguida suban las manos y junten las palmas a la altura del pecho, en posición de oración. Respiren.
  2. Inhalen y suban los brazos arriba; inclínense hacia atrás, llevando la cadera hacia delante. Exhalen y vayan hacia los pies.
  3. Coloquen las manos al lado de los pies y lleven la pierna derecha hacia atrás; levanten la cabeza y estiren la espalda, con las manos aún apoyadas. Inhalen.
  4. Con las manos apoyadas en el suelo, exhalen y lleven la pierna izquierda hacia atrás para colocarse en la postura del perro boca abajo. Levanten la cadera todo lo que sea posible y miren hacia su ombligo.
  5.  Apoyen las rodillas en el suelo y lleven hacia atrás las caderas, apoyándolas en los talones, dejando las manos colocadas hacia delante.
  6. Deslicen el cuerpo hacia delante, apoyen la barbilla, el pecho y por último el abdomen. Dejen sus manos apoyadas a la altura de los hombros y suban el tronco, arqueen la espalda hacia atrás. Tomen aire.
  7. Coloquen sus pies para levantar las caderas hacia arriba y realizar la postura del perro boca abajo, estiren la espalda.
  8. Mientras inhalan lleven la pierna derecha hacia delante, cerca de sus manos, y dejen la izquierda extendida con la rodilla apoyada hacia atrás, levanten la cabeza y estiren la espalda.
  9. Den un gran paso con la pierna izquierda para colocarla al lado de su otra pierna, y estiren las piernas. Suban con la espalda redonda, inhalen.
  10. Pongan las manos en oración hacia su pecho y expulsen todo el aire.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a conocer más de los beneficios del yoga:

Beneficios del yoga para ti y tu bebé

 

Categorías
Padres e Hijos

Sonrisa de alegría, venganza, tristeza; cómo sonríes según tu emoción

La sonrisa es un gesto que pensamos refleja siempre alegría, agrado o felicidad. Sin embargo, algunas veces expresa sentimientos como miedo, ira, desprecio y varios más. Te invitamos a identificar cómo sonríes según tu emoción, te puede ayudar a reconocer cuando tu hijo se sienta triste o enojado para ayudarlo a resolver su emoción y hacerlo sentir mejor, o acompañarlo en su felicidad. 

El primero en intuir que había diferentes tipos de sonrisa fue un médico francés del siglo XIX, llamado Duchenne de Boulogne. A este hombre se le considera uno de los pioneros de la neurología y toda una autoridad en materia de sonrisas.

Tipos de sonrisa  según tu emoción

CUANDO TE SIENTES SATISFECHA, ALEGRE, FELIZ… Se caracteriza porque no solo ríen los labios, sino todo el rostro, especialmente los ojos. Es la más auténtica y también la más poderosa. Cuando la sientes y haces, puedes lograra todo lo que te propongas porque causas un efecto de simpatía, aceptación y buena vibra en los demás.

Cuando te sientes triste pero debes sonreír:

  • La sonrisa miserable. Los labios sonríen de forma ligeramente asimétrica, pero en los ojos hay una profunda expresión de tristeza.
  • La sonrisa de miedo. Ocurre cuando te sientes indefensa y sonríes para demostrar que no tienes planes hostiles frente al otro; se suele hacer ante personas consideradas de estatus superior, como los jefes.
  • Sonrisa de soledad. Se trata de una sonrisa apenas perceptible que a veces se acompaña de una leve expresión de tristeza. Su principal característica es que solo se manifiesta en completa soledad.

Cuando sonríes por compromiso:

  • La sonrisa suprimida. Es una expresión genuina de felicidad, pero la consideras inapropiada y por eso terminas conteniéndola.
  • La sonrisa falsa. Es la típica sonrisa de cortesía de cuando quieres ser amable con los demás; las comisuras de tus labios se levantan, pero tus ojos permanecen inexpresivos.
  • La sonrisa vergonzosa. Cuando te sientes abochornada; viene acompañada de una ligera inclinación de cabeza y, muchas veces, te ruborizas.
  • Sonrisa coqueta. Es una sonrisa que tiene algo de insinuante y, por lo mismo, de enigmática. Casi siempre los ojos se entrecierran ligeramente, mostrando una expresión de picardía.

Cuando sientes rechazo o menosprecio con los otros: 

  • Sonrisa maliciosa. Cuando la desgracia de lo otros, alegran. (Los niños la tienen cuando hacen una travesura y regañan al hermanito o amiguito, por ejemplo).
  • Sonrisa de desprecio. la sonrisa surge, pero el resto de la cara muestra enojo; ocurre cuando sientes venganza.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Cómo hacer que cada día sea el más feliz para ti y tu hijo?

 

 

Categorías
Especiales

Fomenta en tu hijo el sentido del humor

Reír y provocar risa es uno de los mejores inventos para socializar y lidiar con situaciones difíciles. El sentido del humor te ayuda a no tomarte las situaciones de vida tan a pecho y tener una actitud positiva para dar solución a los conflictos que se te presenten. Por eso, es importante fomentar en tu hijo el sentido del humor. 

Fomenta en tu hijo el sentido del humor

Un niño con sentido del humor es capaz de hacer amistades duraderas, ser querido por sus iguales y extender esa «buena onda» a sus relaciones adultas para administrar con mayor éxito las frustraciones, evitar los conflictos y, en definitiva, sufrir menos y disfrutar más. Además, el sentido del humor está relacionado con la inteligencia, la autoestima, la creatividad y la resolución de problemas.

Al principio…

En los primeros meses la risa de los bebés se estimula con juegos físicos (cosquillas, etc.,) pero muy pronto, a los seis o siete meses, cuando los bebés empiezan a entender un poco el mundo que les rodea, les encanta ver lo conocido dado la vuelta, es decir, comienzan a disfrutar de la esencia misma del humor.

Cuando los pequeños se dan cuenta de algo «chistoso» es una señal clara de que están desarrollando habilidades intelectuales importantes. Por eso es buena idea celebrar sus risas.

Guapo como papá, gracioso como mamá

Los papás y mamás que se ríen fácil y frecuentemente con sus hijos entienden que el humor es una herramienta sin igual a la hora de relacionarse con sus pequeños, y muy útil también para imponer disciplina evitando el conflicto.Además, la complicidad que crean las risas y los buenos momentos es una especie de lenguaje íntimo.

¿El sentido del humor se aprende o hereda?

Algunos niños parecen haber nacido con un carácter chispeante y positivo y otros en cambio parecen serios desde chiquitines, sin embargo los expertos en psicología infantil afirman que el humor puede ser enseñado y aprendido. En esto se parece a un músculo que debe ser trabajado regularmente. Y no se trata de apuntar al peque a un curso de monólogos para bebés? el truco: ser su mejor modelo. Esto no quiere decir añadir a la ya difícil tarea de ser padres la obligación de ser graciosos. Es mucho más sencillo y liberador: permitirnos hacer el ridículo (sí, eso que nos pide el cuerpo a veces y nuestro mundo adulto nos coarta).

Sin prisa (pero con risa)

Lo bueno de la paternidad es que tenemos años para desarrollar nuestro propio sentido del humor mientras nuestro público crece: podemos empezar con un material sencillo de humor físico cuando son bebés, para luego pasar a cantar ?Que llueva, que llueva? con una ridícula voz de pato, continuar con una escena en la que nos ponemos un zapato en la cabeza y un sombrero en el pie.

La casa familiar no tiene que convertirse en un programa de comedia pero conviene recordar que ser padres no tiene que ser grave ?con tanto consejo sobre cómo cuidar al bebé- y que hay mucho espacio para el juego y la diversión.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Juegos para estimular la risa de tu bebé

 

 

Categorías
Padres e Hijos

Beneficios de que tu hijo tenga osos de peluche

Beneficios de que tu hijo tenga osos de peluche

Por Josselin Melara y Mayra Martínez

Los osos de peluche son un lindo detalle que tu hijo puede recibir en cualquier época del año. No sólo se trata de un juguete, también es un buen compañero de juegos con el que tu hijo se sentirá identificado y con confianza.

Ayuda a tu hija a tener más confianza…

5 frases que debes decirle a tu hija todos los días

Beneficios de que tu hijo tenga osos de peluche

¿Quieres darle su primer oso de peluche? Aquí te damos 7 buenas razones para hacerlo:

  1. El tacto con ellos les produce una sensación de bienestar y de compañía. Evitará sentirse solo.
  2. Regulan su presión arterial, pues ver un objeto conocido les trae calma.
  3. Desarrollan sus emociones y creatividad, ya que le dan a su oso una personalidad empática.
  4. Los ayudan a expresar sus alegrías, inquietudes, miedos y deseos, pues su oso de peluche actúa como un confidente seguro y fiel.
  5. Lidian más fácilmente con los cambios emocionales, como el fin de la lactancia o el paso hacia la guardería.
  6. Se sienten protegidos y acompañados, lo que les ayuda a desarrollar seguridad en sí mismos.
  7. Los osos de peluche son de los primeros compañeros de juego de los niños, lo que le brinda habilidades sociales.

Los osos de peluche brindan alegría, calma y confianza a los niños.

¿Cómo se llama el oso de peluche de tu hijo?

Foto: Getty Images

Ayuda a tu hijo a estimular su imaginación…

Cómo estimular la creatividad de mi hijo

Categorías
Ser Familia

10 tips para generar alegría en tu familia

La alegría es un gran motivador y nadie más que uno mismo tiene el control remoto para encenderla.  ¿Cómo? Te compartimos estas ideas que puedes trabajar con tu hijo y familia para que juntos generen un ambiente de bienestar y felicidad en su hogar; ¡lleno de alegría!

Te interesa: Alimentos que te hacen feliz

Tips para generar alegría en tu familia

  1. Asegúrate de tener sueños grandes, porque sin duda te motivarán a accionarte, hacer cosas en función de lograrlos y eso te dará satisfacción.
  2. Agradece todo; aún en las circunstancia más adversas, hay algo bueno que rescatar, que te puede ayudar a crecer como persona y mamá. Encuéntralo.
  3. Cree en la posibilidad, no lo imposible. Tus objetivos y sueños pueden tardar, pero si crees en ellos, se harán realidad.
  4. Extiéndete cada día; evita pensar en el «no puedo, no tengo…»; cada día comparte un poco más, haz un poco más, cree un poco más, da un poco más…
  5. Saca lecciones de las experiencias negativas; de tus errores puedes aprender a ser mejor persona y mejor mama, o pareja.
  6. Evita triunfar en todo; tienes determinadas habilidades, talentos, recursos, facultades para conseguir ciertas cosas, pero no todo. Hay metas que tendrás que sacrificar por obtener otras; hay personas que tendrás que relegar para tu propio bienestar… No pretendas abarcarlo todo. Elige tus batallas.
  7. Ten la esperanza de que en tu futuro hay beneficios, abundancia, felicidad. Y que las cosas que ocurran tienen un motivo, incluso aquello que no ocurre.
  8. Declara siempre «este es mi momento»; atrae a tu vida las oportunidades, que siempre están para ti, a tu disposición, pero hace falta creerlas y estar atenta a recibirlas.
  9. Habla de tus creaciones; tú tienes el poder de llevar a tu vida lo que quieras: amor, comunión, alegría, dinero, tiempo, oportunidades… No pierdas de vista lo que quieres lograr y créalo.
  10. Multiplica; lo que hoy tienes velo al doble; para atraer abundancia: hoy tienes un billete de 500, decreta que es de 1000; hoy tienes un hijo berrinchudo, decreta que mañana será equilibrado; hoy tienes una hora para jugar con tu hijo, mañana dos…

Tú tienes el poder en tu corazón y en tu mente de generar
bienestar para ti, tu hijo y tu familia.

Te invitamos a leer también:

6 claves para hacer de tu casa un hogar cálido para la familia

 

Categorías
Así Crece

La importancia de decir «te quiero»

La importancia de decir «Te quiero» a tu hijo todos los días es primordial, mira por qué.

Sigmund Freud decía que “infancia es destino” y, si esto es cierto, significa que la calidad de amor a la que acostumbres a tu hijo desde pequeño será la calidad de amor que busque y provea cuando sea adulto.

Dale BESOS

Implican emociones, sensaciones, mensajes químicos, intercambios de información olfativa, táctil y psíquica que permiten detectar la compatibilidad con otras personas.

Activan el centro cerebral del placer, lo que nos hace sentirnos más cercanos a las personas.

Implican una vulnerabilidad del espacio vital que no debe llevarse a cabo con cualquiera: deben ser personas apreciadas, cercanas, confiables y genuinas.

Respeta y avala la decisión de tu hijo sobre a quién besar y a quién no para que cuando no estés cerca, él pueda cuidarse a sí mismo.

Enseña a tu hijo que los besos en la boca están destinados nada más para las parejas adultas.

Cuando los niños son pequeños demuestran su cariño a través de los besos, son uno de sus regalos más valiosos; reconócelos, agradécelos y nunca, aunque estés enojada, los rechaces.

Dale ABRAZOS

A través del contacto logramos establecer un concepto mental con nuestro cuerpo y sus necesidades de afecto. Está en ti, como mamá o papá, enseñar a tu hijo a expresar sus afectos de modo positivo.

Cuando abrazas a tu pequeño le transmites varios mensajes: desde comprensión y cariño hasta contención e inclusión.

Los niños que son abrazados constantemente por sus papás aprenden a sentirse amados y seguros, lo que se traduce en autonomía, amor propio y preocupación por las demás personas en su adultez.

Los abrazos facilitan la recuperación del equilibrio tras un berrinche.

Los abrazos cariñosos provocan una mayor secreción de serotonina, y reducen los sentimientos de enfado y apatía.

Los abrazos nos permiten expresar todo tipo de sentimientos sin tener que hablar, son una forma de comunicación profunda.

Cuando no sepas qué decirle a tu hijo, dale un abrazo.

La importancia de decir «Te quiero»

DILE “TE QUIERO”

Estas palabras aumentan la conexión emocional, formando un canal de confianza y diálogo entre quienes se las dicen, esta es la importancia de decir «te quiero»:

Cuando le dices “te quiero” a tu hijo generas un ambiente de tranquilidad, seguridad y felicidad. Esa es la base de la salud mental.

No hay mejor manera de reconocer sus aciertos y alentar las conductas que le sean beneficiosas que a través del “te quiero”.

Permite construir una relación positiva donde las personas se sienten con toda certidumbre admiradas, respetadas y aceptadas.

Tu hijo reproducirá tu forma de expresar emociones y afectos: sé un modelo asertivo, amoroso y sin miedo a exteriorizar emociones.

En el arte de dar afecto es necesario regular y modificar el tipo e intensidad de las manifestaciones de acuerdo a las características de personalidad de cada hijo.

¿Tu hijo también te dice «te quiero»?

Mira cómo reforzar la autoestima de tu hijo

Categorías
Padres e Hijos

Murió el hombre que descubrió cómo sentimos alegría, Paul Greengard

Paul Greengard descubrió cómo funciona la dopamina, la sustancia química generadora del buen ánimo y de cómo sentimos alegría.

Pero su revelación trajo más conocimiento para el bienestar de la humanidad: gracias a su investigación se supo que las reacciones químicas del organismo despiertan trastornos como la depresión, la esquizofrenia, el párkinson y el alzhéimer. Por supuesto, esto le mereció el Premio Nobel de Medicina de 2000.

El neurocientífico estadounidense murió a sus 93 años, el pasado sábado 13 de abril. Su historia inició en plena Segunda Guerra Mundial, cuando a los 17 años fue enviado al Instituto Tecnológico de Massachusetts para participar en un equipo que intentaba desarrollar un sistema de alerta para interceptar aviones japoneses kamikazes y una vez la guerra terminó, al desarrollo de bombas atómicas.

Pero su pensamiento era otro: “Pensé que había mejores maneras de pasar mi vida que intentando destruir la humanidad”, afirmó en 2013 en una entrevista en la revista especializada The Journal of Clinical Investigation.

Greengard comenzó el estudio de las sinapsis, las conexiones neuronales descubiertas por Ramón y Cajal, así como de la dopamina, sustancia química que el médico sueco Arvid Carlsson había observado actuaba como transmisor en el cerebro y estaba relacionada con el control de los movimientos.

Pero Greengard descubrió el mecanismo exacto mediante el cual la dopamina y otras moléculas transmitían su mensaje y fue así como concluyó que era generadora de un estado de ánimo específico: la alegría. También, otras de sus funciones, como la transmisión de señales entre dos áreas del cerebro, la sustancia negra y el cuerpo estriado, para producir movimientos del cuerpo voluntarios y uniformes.

Justo por este descubrimiento, el estudio de Greengard tuvo impacto en las personas con párkinson, quienes carecen de aproximadamente el 70% de las células productoras de dopamina en la sustancia negra. Igual que en lo tratamientos de la depresión, la esquizofrenia y otras enfermedades mentales.

Una historia de vida que seguro a tu hijo le gustará saber; cuéntale de Paul Greengard. 

 

Categorías
Así Crece

Llena la habitación de tu hijo con los colores del arcoíris y sube su ánimo

Llena la habitación de tu hijo con los colores del arcoíris y sube su ánimo, cada color tiene un significado poderoso, ¿de qué color están pintadas las paredes de la habitación de tu hijo? 

Impulsa la personalidad de tu pequeño con los colores del arcoíris y ayúdalo a resaltar sus virtudes.

¿Qué es la psicología del color?

Menciona que cada color tiene una influencia en nuestro estado de ánimo, por eso debes seleccionar con cuidado el color con el que decorarás la habitación de tu hijo.

Estos son los significados de los siete colores
del arcoíris:

Rojo

Es color que da energía, simboliza amor, felicidad y fuerza.

Naranja

Este color transmite alegría, diversión y ayuda a despertar las cualidades sociales.

Amarillo

Es asociado con la energía del sol, a la felicidad y a la energía positiva.

Verde

Se asocia a la naturaleza, la frescura y la buena suerte.

Azul

Se relaciona con la calma, tranquilidad y paz.

Morado

Transmite tranquilidad, calma y dulzura.

Índigo

Es un color que estimula la imaginación, es relajante y ayuda al buen funcionamiento del cerebro.

Los colores nos hacen sentir distintas emociones, elige las que desees que tu hijo perciba al jugar y descansar dentro de su habitación.

¿Cómo es la personalidad de tu hijo y cuál es su color favorito?

Te interesa: 5 recetas arcoiris que iluminarán tu mesa y alegrarán tu paladar

Categorías
Padres e Hijos

Alegre, triste, enojado…¡Enséñale a reconocer sus emociones!

Si les enseñas a reconocer sus emociones, le ayudarás a entenderse a sí mismo y le darás el mejor regalo: la felicidad. Los niños no saben nombrar sus emociones ni regular sus sentimientos. Ese aprendizaje corre por cuenta de mamá y papá.

Pablo, de dos años, está en el parque recogiendo piedras cuando ve un perro negro mirándole. Su reacción no se hace esperar: corre hacia su madre y se esconde detrás de sus piernas. Vaya, ha actuado como lo haría cualquier adulto ante la percepción de un peligro.

¿Por qué explicarle que eso que sintió es miedo, si su reacción probablemente no cambiará? Por muchas razones. Porque se sentirá comprendido si mamá le explica que también tiene miedo cuando, por ejemplo, se sube a algo muy alto. Pero si además le dice que se ha dado cuenta de que ese perro le produce temor, pero no todos los perros son peligrosos, le ayudarás a no desarrollar fobias relacionadas con animales.

Lo más importante es que al hablar de sus emociones le ayudes a manejarlas, lo cual se traducirá en una larga lista de beneficios: evitar que las reprima o las niegue, prevenir que las somatice, ayudarle en el aprendizaje (pues todo lo que se interioriza con emoción perdura para siempre), enseñarle a tomar decisiones, puesto que las emociones dan información entre muchas otras cosas.

Alegría

Aparece cada vez que consigue un objetivo o se siente querido. Por eso, cuando vienen sus primos a los que sólo ve en verano, Juan canta, salta, chilla y hasta se pone nervioso. Son las formas más comunes de expresión de la alegría junto a la sonrisa, la carcajada o el abrazo. Y al ser una emoción extrovertida, es una de las que más le ayudan a relacionarse con los demás. Explicándole con ejemplos que eso que siente en situaciones determinadas es estar contento, será capaz de poner nombre a esa sensación que le produce tanto bienestar.

Enojo

Todas las emociones son necesarias porque tienen una utilidad. Por eso no hay que negarlas. Ni siquiera las que, a primera vista, tienen connotaciones negativas, como el enojo, que en realidad es una reacción a la frustración, a sentirse atacado o no respetado, pero si se aprende a manejarlo bien no tiene por qué ser algo que lleve a la violencia.

Sorpresa

Es una de las emociones que más experimentan a esta edad: cuando logran un nuevo decubrimiento. La sienten al aprender a saltar de cojito, al subirse a un árbol, montar en el triciclo… Si le explicas que eso que siente es sorpresa y que con cada cosa que descubra tendrá la misma sensación, le ayudarás en el aprendizaje, pues todo lo que aprenden con emoción queda grabado con más intensidad en su cerebro.

Miedo

Normalmente se expresa alejándonos de lo que produce temor. Pero también se puede sentir ante cualquier novedad, como cambiar de ciudad. ¿Cuál es la parte positiva de esta emoción? Que avisa de un potencial peligro. Sin embargo, si no se gestiona puede acabar perjudicando al niño. Por eso es buena idea que te diga lo que le da miedo, explicarle que también lo sientes a veces y que vas a estar ahí para que pueda tomarte de la mano y se sienta mejor.

Tristeza

Aparece como respuesta a una pérdida, ya sea de una persona (aunque sea una pérdida momentánea, como cuando mamá se va a trabajar) o de una expectativa, por ejemplo, cuando la tarde en el parque se cancela por la lluvia. Asimismo, hay niños que se niegan a sentirla, y lo que generan es tensión. Juan se ha quedado a dormir en casa de los abuelos y por la noche está triste porque extraña a su mami. A la abuela le da pena e intenta entretenerlo: le pone la tele, le cuenta un cuento…

A Juan no se le está permitiendo expresar esa tristeza, está intentando ocultarla, pero está ahí. Por esa razón es bueno que cuando sientan tristeza, la expresen e, incluso, la compartan, para que así aprendan a regularla. Una buena forma de hacerlo es preguntarles cómo se sienten para poder escucharlos, consolarlos y protegerlos.