Categorías
Nutrición

Comer un huevo diario aumenta la inteligencia, según expertos

Además de tener un sabor delicioso, es muy nutritivo y benéfico; ejemplo: un huevo diario aumenta la inteligencia, según expertos de la UNAM. Y se puede preparar de muchas formas y acompañarse con una gran diversidad de alimentos.

Es más, el huevo es uno de los alimentos de origen animal más valioso, debido a que es rico en nutrientes, tales como proteína, lípidos, vitaminas y minerales.

Un huevo diario

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) descubrieron que este alimento puede aumentar el coeficiente intelectual. El estudio consistió en alimentar a niños de bajos recursos de Chihuahua y Sonora con huevo diariamente, descubrieron que su coeficiente intelectual aumentó en comparación con niños que no consumieron de forma diaria este alimento.

José Antonio Quintana, investigador de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, declaró que comer huevo diario no implica un riesgo que afecte los niveles de colesterol: “consumirlo no es nocivo, a menos que se ingieran de cinco a seis huevos al día”.

Así que, toma nota: recuerda incluir huevo en la dieta de tus hijos, el cual puede ayudarlos en su desarrollo escolar.

Por Josselin Melara

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a preparar estos deliciosos desayunos para tu hijo, puedes incluir huevo en ellos:

5 desayunos divertidos para tu hijo

Categorías
Lactancia

5 problemas en la lactancia y su solución

Durante los primeros días de lactancia pueden surgir complicaciones, sobre todo si eres mamá primeriza. No te angusties. Todas tienen solución y no son motivo para abandonar esta maravillosa experiencia.

Existen circunstancias añadidas, por una enfermedad del niño o de la madre, o por otros motivos, que pueden entorpecer el inicio de la lactancia. Lo ideal es empezar a amamantar cuanto antes y, si en el hospital no te sido posible, buscar ayuda al llegar con tu bebé a casa; puedes preguntar a una enfermera o a un grupo de lactancia. No te rindas, intenta estas soluciones.

Aquí los problemas más frecuentes de lactancia que tiene solución:

1. Mamas congestionadas:

Los pechos se hinchan por dos motivos: la acumulación de leche y la inflamación de los tejidos. Muchas veces se juntan los dos factores y uno u otro predomina según el caso. Cuando predomina la acumulación de leche, el mejor tratamiento es sacarla. Pero cuando predomina la inflamación, el sacaleches es contraproducente, pues lo único que consigue es atraer el líquido hacia el pezón y dejar la zona todavía más hinchada, lo que comprime los conductos e impide que salga la leche.

Por eso, en la ingurgitación suele ser más útil sacarse la leche con la mano que con un sacaleches. Con la mano, el pezón y la areola no se hinchan más, sino que se vacían. Muchas veces, es necesario comprimir durante diez minutos la zona de la areola para desbloquear los conductos y poder sacar la leche.

2. Pezones planos e invertidos:

Los bebés, en general, pueden mamar aunque el pezón sea plano o invertido. El pezón sirve, sobre todo, como señal táctil que le indica a tu hijo dónde debe succionar. Si todo el pecho es redondo como una pelota, sin nada que sobresalga, sí le costará más encontrar el sitio exacto; pero lo encontrará si le ayudas. La mayoría de los pezones que son planos o invertidos, salen por sí solos a lo largo del embarazo sin necesidad de hacer nada y sobresalen totalmente normalmente en el momento del parto. Y si no, los saca el niño en pocos días al succionar.

3. Sale mucha:

Durante los primeros días, a veces, hay un cierto exceso de leche que pronto se corrige. Cuando el bebé no succiona bien, por una mala posición o por culpa del frenillo, el cuerpo de la mamá responde produciendo un exceso de leche, que sale a chorro y hace que el pequeño se atragante. Poco a poco, la toma se normalizará, igual que la cantidad de leche que produces.

4. Sale poca:

El peso de tu bebé es lo único que te puede decir si de verdad come suficiente, o no. Si tu hijo engorda, no importa lo blandos que parezcan los pechos o lo poco que goteen: si engorda es que está comiendo, y punto. Si no engorda, conviene buscar un profesional o una asesora de un grupo de madres que te ayude a encontrar la causa del problema y, mientras tanto, sacarte la leche y ofrecérsela a tu bebé.

5. Infecciones del pezón:

Normalmente, las grietas solo duelen mientras el niño succiona, pero siconsigues una buena posición te dejarán de doler. Cuando el dolor persiste e incluso aumenta, aunque tu bebé suelte el pecho, puedes sospechar que el pezón está infectado. Antes se pensaba que eran infecciones por hongos (cándidas), pero parece que en casi todos los casos no son hongos, sino bacterias.

Todavía no está claro cuál es el mejor tratamiento en estos casos: una pomada antibiótica, o antibióticos por vía oral, o incluso lactobacilos por vía oral. En todo caso, es preciso buscar la causa, que suele ser una mala posición.

Aunque la lactancia es un proceso natural, es normal tener dudas
y también molestias si el bebé no toma bien. Una buena opción es resolverlas
en acudir a un grupo de apoyo a la lactancia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer más acerca de la lactancia:

Lactancia y bebé prematuro, todo lo que necesitas saber

 

Categorías
Salud

¿Es malo calentar en el microondas la comida del bebé?

Si tu hijo ya está en la etapa de la alimentación complementaria quizá tengas esta duda. Es muy cierto que actualmente la mayoría de las personas calientan sus alimentos en el microondas, pero ¿es saludable para los niños? ¿Está bien calentar en el microondas la comida del bebé?

A muchos padres les gusta calentar la comida de sus bebés en el microondas, o muy probablemente lo hacen por practicidad, para ahorrar tiempo. ¿Es bueno o malo?

La llegada del microondas a los hogares supuso un antes y un después en el cocinado y recalentamiento de comida. Aunque muchos se resistieron a su utilización, a día de hoy es poco frecuente encontrar una cocina que carezca de este electrodoméstico.

Todos los que tenemos microondas, no todos los alimentos se calientan igual de rápido ni todos se calientan de la misma manera. Ello depende del contenido de agua, de la densidad y de la cantidad de alimento que metamos dentro.

La energía del microondas no penetra bien en los alimentos más gruesos y eso podría producir una cocción desigual. Esto quiere decir que si utilizamos un microondas para cocinar alimentos, tenemos que tener en cuenta que si lo dejamos poco tiempo podría haber zonas no cocinadas del todo, quedando crudas o mal hechas y, en consecuencia, no matando microorganismos que podrían ser peligrosos para nosotros o nuestros hijos.

En general, prácticamente todos los alimentos son susceptibles de ser cocinados en el microondas.

Te compartimos estos tips para calentar en el microondas la comida de tu bebé de modo correcto

  • Colócalos en un recipiente apto para microondas.
  • Ten cuidado en remover el alimento con frecuencia ya que no todas las capas del alimento se calientan por igual.
  • Cuida los líquidos, por ejemplo la leche materna, ya que puede haber zonas mucho más calientes que otras y el riesgo de escaldado es muy elevado.
  • Debes tener también cuidado de no introducir elementos metálicos y de no poner en marcha el microondas vacío.
  • No pongas huevos en el microondas, ni crudos ni cocidos.

Por Miguel Soria

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Mitos acerca de cómo hidratar a los bebés (que pueden arriesgar su salud)

 

Categorías
Nutrición

5 beneficios del atún en los niños

Es bien sabido que el atún es un alimento que aporta gran valor nutricional al ser humano, gracias a sus altos índices de vitaminas, minerales, proteínas y ácidos grasos como el omega 3. Pero, ¿sabes realmente cuáles son los beneficios que puede darle a tu hijo?

Estos son

  • Cerebro. Los niños que disfrutan atún una vez por semana obtienen hasta 4.8 puntos más en pruebas de cociente intelectual (IQ). Además, tienen menos posibilidades de experimentar alteraciones del sueño.
  • Ojos. El omega 3 ofrece protección contra la degeneración macular del ojo, afección que provoca la pérdida de visión.
  • Pulmones. Los pescados grasos ayudan a reducir las complicaciones del asma y aliviar sus síntomas.
  • Corazón. Aporta colesterol bueno y contribuye a la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  • Huesos. El Atún contiene vitamina D, lo que facilita la fijación del calcio en sus huesos y favorece su crecimiento.

Por estas razones es recomendable incluir pescados en la dieta de los niños,
como el atún ya que es una excelente opción debido a su versatilidad
y practicidad a la hora de hacer platillos divertidos que puedan resultar atractivos
para los pequeños del hogar.

Por Berenice Villatoro

Te interesa: 8 recetas de atún fáciles, rápidas y saludables para preparar

Categorías
Salud

Tips para cuidar la alimentación de tu hijo en este regreso a clases

Volvemos a la rutina y es un muy buen momento para comenzar nuevos hábitos con opciones saludables; te damos estos tips para cuidar la alimentación de tu hijo en este regreso a clases. 

Como papás, una de nuestras prioridades es cuidar la nutrición del niño desde la primera infancia, pues esto juega un papel fundamental en su predisposición a desarrollar enfermedades cuando crezcan. Vigilar su alimentación mientras están en casa puede resultar sencillo, pero cuando es época de volver a la escuela la situación se complica un poco.

Si este tema del lunch te preocupa… ¡relax!; aprender cómo brindar a tu hijo la mejor alimentación es más fácil de lo que crees. La Dra. Maya Adams, profesora de Stanford, desarrolló un curso ideal para este tipo de casos llamado «Cocina y Nutrición para los más chicos»en Coursera,  donde aprenderemos cuál es la dieta ideal para los niños y cómo preparar platillos sencillos y deliciosos.

A continuación, te compartimos algunos de sus tips para que logremos que el lunch sea su momento preferido del día:

El secreto está en cuidar las porciones.

No tienes que negarle a tu hijo un dulce o botana, como Maya Adams dice: «si practicas la moderación ningún alimento está prohibido, solamente necesitas crear un buen equilibrio entre carbohidratos, proteínas y grasas.

Aprende a elegir los mejores productos.

Lo mejor es que aprendas a leer las etiquetas, ya que esto te ayudará a identificar más rápido los productos saludables. Además, recuerda que entre menos alimentos con etiquetas consumas es mejor, porque esto significa que estás dando a tu familia productos frescos.

Recuerda que la familia es un equipo.

Ellos son tus mejores aliados para preparar un lunch rápido y saludable, para lograrlo incluye a tu pequeño en la preparación de sus comidas con cosas sencillas como armar un sándwich o lavar la fruta. Lo más importante es que siempre promuevas un espacio divertido y relajado alrededor de los alimentos, por lo que, aunque estés contra el tiempo, permítete disfrutar del momento en un ambiente entretenido y de unión.

La clave está en la planeación.

A veces puede resultar complicado porque con los niños lo que hoy les gustaba mañana ya no, y viceversa, pero un poco de organización nunca viene mal. Trata de enseñarle a tus hijos que hay un orden para la semana, dándoles siempre un espacio para disfrutar de algún antojo durante el día o el fin de semana.

La comida es más que sólo comida.

No es secreto que en ocasiones ellos solamente quieren comer rápido para ir a jugar, por lo que debes esforzate en inculcar a tu hijo que comer es un momento para cuidar de su cuerpo, ayudarlo a crecer y adquirir la energía que necesita para continuar con sus momentos favoritos del día.

Por Berenice Villatoro

Categorías
Nutrición

4 ingredientes que realmente hacen un sándwich saludable

¿Por qué el sándwich es perfecto para un lunch escolar? La alimentación es uno de los temas que más preocupan a los padres, por eso nos hemos dado a la tarea de investigar cuáles son los alimentos que sí o sí debe tener el sándwich de tu hijo para hacerlo verdaderamente saludable y aprovechar que es el clàsico de la lunchera de todos los niños. ¡Toma nota!

Pan de granos enteros

Comparados con los granos refinados (como el arroz blanco y el trigo que se usa para hacer el pan blanco), los granos enteros contienen más antioxidantes, como la vitamina E y el selenio. Además, aportan más minerales como potasio, magnesio y zinc, así como una mayor cantidad de fibra. Consumir granos integrales reduce el riesgo de padecer males como cáncer (ciertos tipos), diabetes y presión alta, tan comunes ya desde la infancia.

Hojas verdes

A pesar de que no tienen el pigmento amarillo-naranja, característico de otros vegetales, también son ricas en betacaroteno. El consumo frecuente de hojas verdes impide que se deteriore la retina. Contienen ácido fólico y vitamina B, que ayudan a controlar enfermedades del corazón, y minerales que son capaces de revertir la presión alta. Además, sus potentes antioxidantes combaten y reparan los daños causados por los radicales libres.

Vegetales amarillos y naranjas 

Los vegetales de estos colores contienen betacaroteno, un elemento que el cuerpo convierte en vitamina A. El betacaroteno es un antioxidante que defiende al cuerpo de las moléculas de oxígeno que dañan la estructura de las células; es decir, a los niños los protege de las enfermedades (y a los adultos del envejecimiento prematuro). Además, los vegetales amarillos y anaranjados son excelente fuente de fibra, vitaminas, minerales y fitoquímicos.

Pescados

Desde luego con la autorización del pediatra, los mariscos son una inmejorable fuente de proteína para tu niño, ya que además contienen bajos niveles de grasa saturada y son muy buena fuente de ácidos grasos Omega-3, un tipo de grasa muy importante porque disminuye el riesgo de desarrollar problemas cardiacos y porque controla los niveles de triglicéridos.

Fotos Getty Images

Categorías
Salud

Inventan galleta con sabor a vainilla o cacao, ¡contra la anemia!

¿Te imaginas que con solo dar a tu hijo cuatro galletas, sus niveles de hierro crezcan y el riesgo de que padezca anemia se reduzca? 

Un estudiante de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga (UNSCH), en Perú, llamó a su invención Nutri Hierro; él es Julio Garay, un ingeniero agroindustrial, quien preocupado por los niveles de anemia en los niños de su país (donde cuatro de cada diez niños menores de tres años padece anemia) ideó una solución. ¡Y encontró esta galleta con sabor a cacao o a vainilla!

Julio declaró a la Agencia Efe que su sueño es poder reducir la anemia en su país, ya que tal enfermedad está dejando secuelas irreversibles en el desarrollo cognitivo de los niños. También informó que ya está produciendo en cadena las galletas en una pequeña planta de su localidad, llamada Ayacucho.

¿Qué son estas galletas?

  • El ingrediente principal de la galleta es sangre de res, muy rica en hierro y proteínas. Esta sangre transformada en puré conforma el 50% de cada galleta.
  • Otros ingredientes: 30% es quinoa, 10% harina de trigo y 10% cacao o vainilla, que sirve para disfrazar el sabor a sangre.

Sus características nutrimentales:

Cada 100 gramos de galletas tiene 20 miligramos de hierro, cuando en la misma cantidad de lentejas hay 7 miligramos y en la carne de res 3 miligramos. También tienen un 12% de proteínas, lo mismo que en 100 gramos de huevos y muy por encima de la leche (3%).

Tales características hacen que estas galletas eleven los niveles de hemoglobina hasta los valores mínimos aceptables (12 gramos por decilitro de sangre) o incluso por encima; para lograrlo basta con consumir un paquete de cuatro galletas al día, tan solo durante un mes; aunque, para que el tratamiento sea totalmente efectivo, se debe prolongar por lo menos seis meses.

Datos de anemia en México

  • 2 millones de niños en edad preescolar padecen anemia.
  • 6 millones de niños en edad escolar tienen anemia.
  • Las causas de la deficiencia de hierro: baja ingesta de alimentos que facilitan la absorción de hierro, como frutas y vegetales con vitaminas A y C; un alto consumo de alimentos vegetales fuentes de hierro no biodisponible (frijoles y otra leguminosas) que solo se absorben combinándolos con otros alimentos; y un alto consumo de alimentos que interfieren con la absorbión del hierro, como el maíz y el café.
  • Fuente: Instituto Nacional de Salud Pública.

 

Categorías
Nutrición

6 claves para una alimentación vegana sana para niños

Si han decidido que su hijo lleve una alimentación vegana igual que ustedes, sigan estas recomendaciones para garantizarle una nutrición adecuada, capaz de garantizar su buen desarrollo en todos los aspectos.

LO QUE SÍ O SÍ NECESITAS HACER

1. Lo más recomendable para todo niño es que su primer alimento sea la leche materna; le aporta mejoras en el sistema inmunitario, protección frente a las infecciones y un riesgo menor de alergias.

2. Procura que reciba por semana al menos 30 minutos de exposición al sol en pañal o dos horas totalmente vestido con la cabeza descubierta, para mantener un nivel normal de vitamina D (que estimula el desarrollo de los huesos); consulta con el médico la opción de suplementos.

3. Evita las leches vegetales antes de los dos años, no las uses para sustituir la leche materna o las fórmulas infantiles; no contienen la proporción adecuada de proteínas, grasas y carbohidratos, ni de muchas vitaminas y minerales para las necesidades infantiles.

4. Cuando inicie la alimentación complementaria, introduce uno a uno los cereales (avena, cebada, maíz…). La papilla de arroz es mejor como primer alimento sólido; constituye una buena fuente de hierro y tiene menos probabilidades de causar respuestas alérgicas. Mézclala con leche materna extraída o con fórmula de soya.

5. Una vez que acepte bien los cereales, introduce las frutas, los zumos de fruta y las verduras. A los ocho meses, empieza a diario con las fuentes de proteínas: legumbres, tofu, frutos secos, mantequilla de cacahuete, salchichas de soya, yogur de soya y hamburguesas vegetales.

6. La mejor manera de asegurar que tu niño alcance su ritmo de crecimiento ideal es darle la cantidad adecuada de calorías: el empleo racional de grasas (aguacate, frutos secos, semillas y cremas de semillas) proporciona una fuente energética concentrada necesaria para los niños veganos.

Fuente: “Alimentando niños veganos” por Reed Mangels, de The Vegetarian Resource Group.

Por Felipe Salinas

Te interesa: 41 ideas de recetas veganas para una dieta saludable

Categorías
Nutrición

10 buenas razones para que tú y tu familia coman fresas

Las fresas son una de nuestras frutas favoritas, pues son uno de los ingredientes más comunes en los postres, ¡y solitas también son deliciosas!

Además de su delicioso sabor, las fresas también tienen grandes beneficios para la salud de toda tu familia. Aquí te damos 10 buenas razones para que incluyas esta fruta en tu dieta:

Para cuidar la línea: las fresas son bajas en calorías, por lo que pueden ser una excelente colaciòn cuando tienes apetito.

1. Es hidratante: la fresa se compone de 85% agua, por lo que es perfecta para comer en épocas de calor.

2. Ayuda a depurar el organismo: gracias a su alto porcentaje de agua, las fresas depuran tu organismo y lo limpia de toxinas.

3. Tiene antioxidantes: ¿quieres que tu piel se vea joven y saludable? Las fresas poseen un alto contenido de vitamina C, las cuales retrasan el envejecimiento.

4. Regulan el colesterol: una dieta que incluya fresas puede ayudar a disminuir el colesterol malo.

5. Combaten el estreñimiento: gracias a su alto contenido en fibra, las fresas ayudan a regular la función intestinal y a evitar problemas de estreñimiento.

6. Desinflamantes: al ser una fuente natural de ácido salicílico, las fresas son consideradas como un desinflamatorio natural.

7. Combate problemas de gota: las propiedades de la fresa evitan los altos niveles de ácido úrico, causantes de los problemas de gota.

8. Dentrífico natural: aunque no lo creas, las fresas ayudan a limpiar la dentadura, además de que previenen la aparición de caries y la formación de sarro, gracias a sus propiedades bactericidas.

9. Son ricas en vitaminas del complejo B, necesarias para las funciones vitales del organismo.

10: Versátiles para preparar: además de que las puedes disfrutar en postres, también puedes preparar con ellas smoothies, licuados, crepas y mucho más.

¿Los niños son alérgicos a las fresas?

Muchos papás evitan darles fresas a los niños porque este fruta tiene fama de provocar alergias.

Lo cierto es que no todos los niños son alérgicos a las fresas. La alergia debe ser diagnosticada por un especialista. Si éste no encuentra ningún inconveniente, los niños pueden comer fresas en su dieta habitual.

Lo mismo ocurre durante la lactancia: si te encuentras en esta etapa, consulta a tu médico sobre la posibilidad de que tu bebé padezca una alergia si consumes fresas.

Por Josselin Melara