Categorías
Nutrición

Cosas de niños al comer

SI TU HIJO TIENE MANÍAS RARAS EN LA MANERA COMO SE ALIMENTA, NECESITAS LEER ESTE ARTÍCULO

Por: Jessica López Cervantes Foto: iStock

A veces los niños parecen seres de otro planeta… ¿Te ha pasado que tu hijo de repente se aferra a comer sólo un alimento específico, otro día no quiere comer y al día siguiente arrasa con toda la fruta? El conflicto es que –desde nuestra
visión adulta– son cosas que “no deben ser”, pero consultamos a una experta en el tema, la nutrióloga Maribel Yáñez, para saber qué debemos hacer en estos casos.

EL NIÑO COME SOLO… (ARROZ)

MARIBEL: hay varias etapas en el desarrollo de los niños entre los tres y seis años en las que van teniendo diferentes hábitos alimenticios: un día la zanahoria puede gustarles muchísimo y después rechazarla; o solamente quieren huevo… Es normal.

¿Qué hacer? No te preocupes tanto; quizá no acepte un plato balanceado de nutrientes en el desayuno, comida y cena, pero tal vez los está consumiendo por separado; ¡está bien! Está experimentando con los nuevos alimentos y conociéndose a sí mismo, sus gustos. Lo mejor es ayudarlo a probar los alimentos que los toque, los huela y hasta juegue con ellos. Por supuesto, procura darle opciones nutritivas para que sea lo primero que descubra e incorpore.

NO QUIERE COMER

MARIBEL: los niños comen por necesidad, no por obligación. Por ello, si no tienen hambre no comen o no se terminan todo lo que hay en su plato; ellos saben cuando “ya no pueden comer más”. Justamente por esto, mientras están jugando ni se acuerdan de comer, sino hasta que llega la hora en que deben sentarse a la mesa o en verdad tienen apetito (que bien podría ser hasta la cena o a veces el día siguiente).

¿Qué hacer? Si no quiere comer en el momento en que lo llamas o no desea terminar todo lo que le sirves, en la siguiente comida lo hará y hasta con mayor apetito. Sólo no caigas en decirle: “Si te terminas toda la comida, comerás postre”: que vea los alimentos ricos en azúcar o carbohidratos como un premio es un gran error. Lo mismo darle suplementos o vitaminas porque “no está comiendo”; la falta de apetito no la resuelven las vitaminas: hay suplementos que se convierten en azúcar y eso resulta peor, no lo nutren.

EN LOS RESTAURANTES SIEMPRE PIDE NUGGETS MARIBEL: es muy fácil decir “eso es lo que les gusta a los niños” y darle papitas, pizza, malteadas… son paradigmas que debemos romper porque le estamos transmitiendo el mensaje de que eso es “normal y correcto”.

¿Qué hacer? No se trata de prohibirle los alimentos que consumen los demás niños, sino de enseñarle a elegir las opciones más favorables permitiéndole de vez en vez consumir aquellos alimentos que ve comer a sus amiguitos para que también los pruebe y los conozca.

LEY DEL ESPEJO

• Todo lo que tú comas o dejes de comer, él también lo hará.
• Edúcate y edúcalo; tomen cursos de nutrición juntos.
• Eso que desees que él coma es lo que tú debes tener preparado en la casa.
• La comida no es un premio ni un castigo: es una manera de cuidar de uno mismo.

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE FEBRERO
Categorías
Nutrición

7 claves para que tu hijo coma mejor

¿Vives una eterna batalla cada vez que es la hora de comer? Según los pediatras, esto te funcionará para que no ocurra más.

 

Por: Armando Ayala Foto: Pexel

1. NO LO OBLIGUES. Crear un ambiente conflictivo a la hora de comer sólo llevará a tu hijo a aumentar el rechazo. Tampoco lo hagas cuando está enfermo.

2. NO LO PREMIES. Se acostumbrará a que obtendrá un beneficio extra y, cuando no lo tenga, la escena será peor.

3. FOMENTA EL EJERCICIO. Así despertarás su apetito, ya que para obtener más energía necesita comer.

4. DALE + VARIEDAD EN SU PLATO. Evita servirle siempre los mismos platillos; de lo contrario no probará alimentos nuevos ni nutrimentos variados.

5. + CONVIVENCIA FAMILIAR. Aprovecha la hora del desayuno, comida o cena para que tu hijo adquiera buenos hábitos alimenticios; recuerda predicar con el ejemplo.

6. DEJA QUE ÉL “COCINE”. Así se le antojará más todo lo que pongas en la mesa.

7. DECORA LOS PLATILLOS. Un plato divertido le interesará más y querrá jugar a comerlo.

TU MISIÓN ES CONSEGUIR QUE TU HIJO CREZCA SANO; SI EN VERDAD COME POCO, LLÉVALO CON EL PEDIATRA.

 

ESTE ARTÍCULO SE PUBLICÓ POR PRIMERA VEZ EN LA EDICIÓN IMPRESA DE LA REVISTA PADRES E HIJOS DE FEBRERO