Categorías
Nutrición

¡La leche de alpiste es fabulosa para mejorar nuestra salud!

El alpiste es una de las semillas más ricas que nos brinda la naturaleza, generalmente es utilizado para alimentar a nuestras aves caseras, pero muy pocas personas saben que al consumirla, genera muchos beneficios para la salud, pues aporta energía y vitalidad a los seres humanos.

Cuando el alpiste es remojado durante varias horas, produce una leche vegetal cargada de enzimas, la cual brinda muchos beneficios como:

  • Ayudar a adelgazar de una manera correcta, pues la semilla contiene omega 3 y 9, además de ácidos grasos que ayudan a combatir las grasas que se acumulan en el cuerpo a consecuencia de la obesidad.
  • Contiene vitamina E, potente antioxidante capaz de prevenir el Alzheimer, además puede prevenir el cáncer de piel y de próstata.
  • También cuenta con vitamina B, esencial para el crecimiento de las personas y ayuda en el proceso de descomposición de los alimentos ingeridos por el organismo a través del metabolismo.
  • Las enzimas que contiene ayudan al hígado y a los riñones, durante la eliminación constante de toxinas.
  • Es un regulador pancreático, por lo que controla los niveles de azúcar en la sangre, es un alimento ideal para personas diabéticas.
  • ​​Tiene propiedades diuréticas naturales y es ideal para personas con hipertensión.
  • ​​Erradica los niveles del colesterol malo y disminuye los niveles de ácido úrico.
  • ​Por su poder cicatrizante y antioxidante puede ser aplicado sobre la piel.
  • ​​Si es consumida antes de realizar una rutina de ejercicio, fortalece huesos y permite aumentar la tonicidad muscular.

Preparar la leche de alpiste es muy sencillo, sólo necesitamos:

  • 1 litro de agua
  • 12 cucharadas de alpiste (lavado)a bolsa

1.- Debemos dejar remojando en un recipiente las semillas de alpiste durante 8 horas, de ser posible, hacerlo durante toda la noche.

2.- Luego del remojo se debe tirar el agua, ya que solamente se va a utilizar el alpiste.

3.- La semilla se coloca en la licuadora y se le añade una vaso de agua, cuando la mezcla este bien integrada, agregamos lo que resta del litro.

4.- Finalmente colar la mezcla las veces que sean necesarias, puedes utilizar una bolsa especial para leches vegetales o un paño fino.

¡Listo, a disfrutarla!

Te interesa: Diferencia entre leche condensada y leche evaporada