Categorías
Salud

Mitos acerca de cómo hidratar a los bebés (que pueden arriesgar su salud)

En los bebés, el 70% de su cuerpo es agua, es por eso que una deshidratación puede poner en riesgo su vida. Aquí te develamos algunos mitos acerca de cómo hidratar a los bebés.

La hidratación es «el proceso mediante el cual se reemplazan los líquidos que el cuerpo ha perdido por el sudor, la respiración y la eliminación de deshechos del organismo», señala la nutrióloga García. Al mantener bien hidratado a tu bebé le aseguras su buen estado de salud.

Y es que la infancia es una etapa fundamental para el desarrollo intelectual y físico; y el agua constituye más del 60% del organismo, por lo que forma parte fundamental de varios procesos: mantiene la eficiencia de los impulsos eléctricos, regula la temperatura
corporal, elimina sustancias tóxicas del cuerpo y favorece el aprovechamiento de
nutrimentos.

LOS MITOS QUE RONDAN LA HIDRATACIÓN

Además de la leche materna, durante sus primeros meses de vida, el nene necesita agua o tés para estar bien hidratado.

Al contrario, «es importante saber que para un bebé la leche tanto materna como la de fórmula son la fuente más importante y única de hidratación, así como de alimentación. Es decir, un bebé no necesita agua ni té». Por eso se recomienda que las mamás que lactan también tengan una correcta hidratación.

Previo al primer año de edad no se pueden dar otros líquidos. 

Darle a tu bebé pequeñas cantidades de agua simple de los seis a los 12 meses favorece el hábito de consumirla. Lo apropiado «antes de los diez meses, es que el bebé tome el agua en mamila para evitar que ingiera tragos muy grandes. Posteriormente se puede hacer el cambio paulatino de la mamila a un vasito entrenador. Lo ideal es dársela entre las comidas, para evitar que se llene de líquido y ya no quiera consumir otros alimentos que le proporcionarán nutrimentos importantes».

La hidratación sólo se logra con agua.

«De los seis a 12 meses la introducción de alimentos diferentes a la leche también forma parte del aporte de líquidos; las verduras y frutas son ricas en agua que, al incrementar la ingesta de nutrimentos, entre ellos el agua, contribuyen a cubrir la demanda». Pero la leche en esta etapa sigue siendo la principal fuente de hidratación y se complementa con los líquidos que contienen los alimentos que empieza a consumir.

Los niños requieren menos hidratación cuando hace frío.

Esto es totalmente falso, ya que el nivel de agua en el cuerpo se debe mantener siempre. En la época invernal es muy común que como mamás tapemos mucho a los pequeños, sin embargo, esto hace que puedan perder agua por medio de la sudoración. Es importante mantenerlos hidratados en frío y calor.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

9 beneficios del agua que tu hijo necesita para su desarrollo cognitivo

Categorías
Ser Familia

¿Qué es la canícula y qué debes hacer?

A esta temporada de altas temperaturas se le conoce como canícula, y se trata de los 40 días más calurosos del año. Este período es llamado así pues corresponde a la posición destacada de Sirio en la constelación de Canis mayor; y también se le conoce como de sequía intraestival.

El Servicio Meteorológico Nacional indicó que, particularmente, este año se espera que el termómetro alcance grados históricos, siendo los estados más afectados los del centro, sureste y occidente de la República Mexicana. Las temperaturas, que superarán los 37 grados centígrados, se dejarán sentir en Chiapas, Oaxaca, Estado de México, Jalisco, Colima, Michoacán, Yucatán, Veracruz, Tabasco, entre otras.

Ante la presencia de la canícula, los expertos recomiendan:

-Mantenerse bien hidratado

-No exponerse a largos períodos bajo el sol

-Usar protector solar

-Vestir ropa de colores claros

-Usar sombrillas y/o gorras

-Evitar comer en la calle

-Comer frutas y verduras

-Lavar bien los alimentos

-Evitar las bebidas alcohólicas

-No abusar del café o productos que contenga cafeína

-Ubicarse en lugares frescos para evitar el llamado golpe de calor

En esta temporada hay que poner especial atención en niños y adultos mayores, para evitar afectaciones en su salud.