Categorías
Padres e Hijos

El Principito, 7 frases para niños

El Principito, 7 frases para niños

El Principito es un libro que nos deja grandes enseñanzas de vida. Aquí las mejores frases para niños.

¿Quién era Antoine de Saint-Exupéry?


Antoine Marie Jean-Baptiste Roger Conde de Saint-Exupéry​ nació en Lyon, Francia un 29 de junio de 1900 y murió el 31 de julio de 1944. Fue un aviador y escritor francés, famoso por ser el autor de la obra El principito.

Mira cómo vivir más feliz…

6 hábitos positivos que cambiarán tu vida

El Principito, 7 frases para niños

El Principito es un libro que nos deja grandes enseñanzas de vida. Aquí las mejores frases para niños.

El Principito es una obra con valiosas enseñanzas sobre la vida.

¿Le has leído el libro a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría servirle a tu hijo…

Beneficios de la música clásica para tu bebé

Categorías
Padres e Hijos

La exhibición de Harry Potter llega a América

La exhibición de Harry Potter llega a América

La exhibición “Harry Potter: A History of Magic” se estrenará en octubre de 2019 en el continente americano y es perfecta para estimular la imaginación de tu pequeño muggle o mago.

La exhibición de Harry Potter llega a América

Esta exhibición estuvo en 2018 en la British Library de Londres y ahora vendrá a América. Su primera parada será en Nueva York, en el New York Historical Society.

Tu hijo dormirá bien con estos libros…

Libros que tu hijo de 3 años amará

¿Que presenta la exhibición?

Podrás apreciar la magia de las historias del mago Harry Potter.

  • Materiales originales de J.K. Rowling

  • Objetos de la colección personal de la autora

  • Artefactos raros

  • Manuscritos

  • Objetos mágicos

  • Dibujos originales y bocetos hechos por J.K. Rowling y el ilustrador Jim Kay, ¡es la primera vez que se exhiben!

  • Ver un manuscrito del siglo 16 que menciona cómo hacer una piedra filosofal

  • Apreciar pinturas de dragones, unicornios y aves fénix

TIP: los niños menores de 4 años entrarán gratis a la exhibición.

¡Celebra el cumpleaños número 22 de Harry Potter!

¿Tú o tu hijo son fans de Harry Potter?

Foto: Getty Images

Lee estos libros con tu hijo…

Libros para niños entre 6 y 8 años de edad

 

Categorías
Así Crece

Mi hijo no tiene amigos, ¿tiene algún problema?

Es probable que tu hijo sea tímido o introvertido, pero si ves que no tiene amigos, no juega ni habla con otros niños y que esto lo hace sufrir, debes averiguar qué le causa el problema y, si es necesario, hablar con un psicólogo.

Mi hijo no tiene amigos

Las primeras interacciones son muy tempranas: desde el primer mes de vida ya empieza a sonreír y a hacer gestos casi instintivos. Es a partir del segundo mes de vida cuando lo hace más conscientemente: sonríe cuando está bien, empieza a extrañar, se sorprende, le gusta escuchar la voz de las personas que lo cuidan… A partir de los tres años es cuando comparte juegos con otros niños”, explica la Psicóloga Graci Molines de Siquia.com

“Debemos sospechar que puede tener alguna dificultad cuando no se relaciona en ningún círculo social: en la escuela, con la familia extensa, con vecinos, hijos de tus amigos… Cuando observamos que el ‘no relacionarse’ le produce malestar o sufrimiento y/o está acompañado de otra serie de síntomas físicos o psicológicos. Entonces, es conveniente consultar al pediatra para descartar cualquier problema físico y despejar dudas”, recomienda Diana Vilar, también Psicóloga colaboradora de Siquia.com

¿Hay problemas en casa?

Cuando un niño está mal en el hogar tiende a retraerse, manifiesta retraso en el aprendizaje, problemas emocionales, se muestra irascible con sus iguales e incluso suele tener comportamientos violentos, porque cree que esa es la manera normal de relacionarse. A menudo llega a pensar que tiene la culpa de la mala situación en el hogar y puede sufrir una depresión.

¿Qué más puede aislarlo?

  1. La fobia social. Se manifiesta con sudoración, palpitaciones, tensión muscular, disfunciones intestinales y enrojecimiento de la piel. En ocasiones puede llegar a confundirse con un ataque de pánico.
  2. Quiere estar en lugares donde se siente seguro y con personas conocidas, de su entorno. La manifiesta ante adultos y con niños de su misma edad. Ansiedad por separación. Quien la padece sufre temor al separarse de la persona que lo cuida o incluso del hogar. Siente angustia o miedos excesivos a perderse, a que le pase algo a la persona de apego, a dormir fuera de casa, tiene pesadillas recurrentes con el tema de la separación, dolores de cabeza, náuseas, dolor abdominal…
  3. Trastorno del espectro autista. Se caracteriza por problemas al interactuar con otras personas, intereses restringidos y movimientos repetitivos. El diagnóstico temprano es vital para su tratamiento.
  4. Altas capacidades. Se descubre en bebés muy precoces que sostienen la cabeza antes de cumplir el mes de vida, que dicen su primera palabra antes de los cinco meses y que con seis meses ya responden a su nombre. Pueden tener hipersensibilidad emocional y sensorial y, en ocasiones, también hipersensibilidad psicomotriz (son muy movidos, se agotan muy difícilmente). Además tienen Buena memoria y ofrecen resistencia a la autoridad. Prefieren estar a su ritmo, aunque sea en soledad.

¿Cómo puedes ayudarlo?

  • Fortalécelo. Procura un entorno de seguridad, escúchalo, no lo obligues a hacer lo que no quiere, intenta reforzar su relación con otros niños.
  • Desarrollar vías de comunicación. No sólo las verbales, sino también hay que darle lugar e importancia a la expresión de las emociones.
  • Ampliar los círculos sociales. Compartiendo más actividades con otros papás y niños diferentes a los de la escuela, sin forzarlo a que se relacione cuando no está interesado.
  • Infórmate. Es conveniente que los papás reflexionen, compartan todas sus preocupaciones, aprendan sobre los procesos de desarrollo infantil y que se dejen sorprender por lo maravilloso que es cada niño y niña.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Enseña a tu hijo a no ceder a los chantajes de sus amigos

 

Categorías
Así Crece

La relación de tu hijo con su mejor amigo

Conoce por qué es tan especial la relación de tu hijo con su mejor amigo y cómo puedes apoyar su amistad.

La relación de tu hijo con su mejor amigo

La amistad es un gran regalo que nos da la vida. Cuando fuimos niños, todos tuvimos  a un compañerito con el que compartimos grandes aventuras, travesuras inconfesables, increíbles superpoderes o el sándwich que nos preparó mamá.

Seguramente ya habrás notado que tu pequeño tiene a ese amigo especial y único, del cual te habla y conoce como si fuera la palma de su mano, con el que quiere estar en todo momento y con el que comparte sus juguetes.

Para un niño, tener un mejor amigo es de vital importancia para su desarrollo social, pues es su primer lazo social confiable fuera del círculo familiar. Que tu hijo tenga a su mejor amigo es un gran comienzo para aprender a confiar, trabajar en equipo y ser comprensivo.

Además, un mejor amigo trae grandes beneficios en la autoestima de los niños: les ayuda a expresar mejor sus sentimientos, se sienten más apoyados, son más extrovertidos y más felices.

Si sientes que a tu pequeño le cuesta tener amigos, platica con él y hazle saber lo valiosa y divertida que puede ser la amistad con alguien de su edad. Anímalo, sin forzarlo, a iniciar una pequeña charla o un juego. Poco a poco sentirá confianza ante otros niños y sabrá en quién confiar.

Recuerda que los amigos son la familia que elegimos y vale mucho la pena conservarlos toda la vida.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Mi hijo no tiene amigos, ¿tiene algún problema?

 

Categorías
Padres e Hijos

Cómo ayudar a tu hijo a superar la muerte de su mascota

La muerte de una mascota es mucho más difícil para un niño. Conoce cómo puedes ayudar a tu hijo a superar su pérdida.

Cómo ayudar a tu hijo

Hablarle a los niños sobre la muerte no es nada fácil, sobretodo si se ha muerto alguien cercano o de la familia. Muchos de los niños experimentan la muerte por primera vez con la pérdida de alguien sumamente especial para ellos: su mascota.

Desde muy pequeñitos, los niños pueden notar que su perrito, el gato u otro tipo de mascota ya no está en los escenarios cotidianos. Algunos papás optan por decirles que se escapó y que está en un mejor lugar. Según expertos, lo mejor es decirles la verdad para no confundirlo y que piense otro tipo de situaciones que podrían acentuar su dolor.

La mejor manera de ayudar a tu hijo es explicándole que su mascota no va a volver a moverse, a respirar y a comer, pues hasta los 5 años los niños ven la muerte como un estado temporal y reversible, y pueden guardar la esperanza de que su mascota va a volver.

Al enfrentarse con la muerte de su mascota, es natural que los niños muestren tristeza, negación, culpa, temor, frustración y enojo. Algunos pueden llegar a tener otro tipo de secuelas, como mojar la cama, tener pesadillas, falta de apetito o insomnio.

Como padres, es importante que comprendas su dolor y que seas flexibles con sus emociones. Puedes ayudarlo pasando más tiempo con él, compartiendo juegos y viendo películas que lo distraigan y no lo hagan recordar a su mascota constantemente.

Los niños también suelen hacer muchas preguntas acerca de la muerte de su mascota, pues les interesa saber qué pasó con un ser tan querido para ellos: es importante que contestes cada una de sus cuestiones con claridad, evitando mentirle pero también ser gráficos o frívolos.

No es recomendable reemplazar a su mascota inmediatamente, pues los niños deben experimentar un tiempo de duelo, procesarlo poco a poco y cerrar ese ciclo. Esto les ayudará a comprender que los seres queridos, incluso las mascotas, no son algo que se pueda reemplazar fácilmente y que tienen un valor sentimental importante.

Lo mejor es que tu hijo sea el que tome la iniciativa para volver a tener una mascota; aún así, deja pasar un tiempo para que tu hijo termine de asimilar
el vacío que dejó su amigo peludito.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Beneficios de que tu hijo tenga un perro, ¡desde bebé!

Categorías
Especiales

Tips para organizar la primera pijamada de tu hija

¿Tu hija quiere invitar a sus amigas de la escuela a casa? ¡Qué mejor que organizarles una pijamada! Te damos algunas ideas para que la primera pijamada de tu hija con sus amigas sea una noche increíble.

Aunque ya no es tan común escuchar de ellas, las pijamadas son una perfecta ocasión para que tu hija pase una noche genial con sus amigas. Claro, si bien es cierto que es más tradicional entre niñas, no olvides que los niños también pueden divertirse mucho. Si quieres organizarles una, aquí te dejamos algunas ideas:

La primera pijamada de tu hija

1. Antes que nada, avisa a los respectivos padres la idea, para que no haya ningún tipo de inconveniente, además podrán ayudarte a organizarla y a preparar las pijamas de los pequeños para la ocasión.

2. Una excelente idea es hacer pijamadas temáticas, así que además de llevar su tradicional pijama, podrán llevar algún disfraz o accesorios.

3. Prepara algunos bocadillos para la ocasión, pero considera que es por la noche, así que procura que sean ligeros, sin tanta azúcar o adulce, pero que les encanten. Una buena alternativa es optar por las versiones mini de platillos como hot dogs, galletas con atún, paletas de cereales, etc.

4. La locación es fundamental, más si se trata de algo temático. Puedes decorar la habitación de tus pequeños con algunos motivos, nada complicado pero te aseguramos que les encantarán.

5. Organiza varios juegos, recuerda que por la hora, lo mejor será que se lleven a cabo en el interior de la casa. Son ideales juegos como hacer figuras con luz y sombras, guerra de almohadas, karaoke, cambios de disfraces, entre otros.

6. Una excelente actividad en una pijamada es contar historias, tanto fantásticas como de terror, lo cual hará volar la imaginación de los pequeños y seguro se divertirán.

Recuerda que se trata de una noche muy especial para tu hija o hijo, así que también permítele pasar el tiempo por su cuenta sin supervisión todo el tiempo; no obstante también debes acordar con ellos ciertos límites, como la hora de comer, el tipo de lenguaje y permisos. 

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Beneficios de la magia para tu hijo

Categorías
Así Crece

5 razones para llevar a tu hijo al parque

5 razones para llevar a tu hijo al parque, ¡que le traerán felicidad a toda la familia!

Por Berenice Villatoro y Mayra Martínez

El parque es uno de esos lugares que de niños todos adoramos, que de jóvenes frecuentamos y que como adultos, siempre regresamos, pero ahora con nuestro hijo. Es cómplice y testigo de muchas de nuestras aventuras en la infancia.

Descubre los diferentes beneficios de ir al parque con tu hijo.

5 razones para llevar a tu hijo al parque

  1. Los juegos del parque (resbaladilla, gusano de aros, columpios, sube y baja, etc.) ayudan a desarrollar habilidades motoras y coordinación a los niños. Esto también les permite ser más independientes y autónomos.
  2. Es el lugar perfecto para hacer amigos, pues aun cuando no conozcan a nadie, los niños siempre se mostrarán empáticos ante la oportunidad de jugar en pequeños grupos, con lo cual se refuerzan sus conductas empáticas y sociales, también su autoestima al ver que es capaz de llevarse bien con otros.
  3. Ir al parque es el pretexto perfecto para convivir en familia, hacer deportes juntos y promover mejores hábitos de vida. Además, es una buena manera de conocer mejor a los pequeños.
  4. Estar en contacto con la naturaleza es vital para el desarrollo emocional de los pequeños, así descubren nuevas sensaciones y son capaces de desarrollar mejores maneras de expresar sus sentimientos.
  5. Los niños pueden aprender muchas cosas en un parque, más allá de actividades físicas o recreativas. Puedes despertar en ellos un interés científico sobre animales, plantas, piedras, etc.

SIGUE LEYENDO: Cómo estimular la creatividad de mi hijo

Cómo estimular la creatividad de mi hijo

Cada que puedas, lleva a tu hijo al parque, le darás la oportunidad de vivir experiencias que recordará toda su vida.

¿Hay un parque cerca de tu casa?

Foto: Getty Images

TE INTERESA: Cómo le ayudo a mi hijo a hablar más

Divertidos juegos para que tu hijo aprenda vocabulario

Categorías
Especiales

Frases claves para pedir a tu hijo lo que quieres de él ¡y te haga caso!

Que tu hijo te haga caso es cuestión de saber pedirle lo que quieres de él. Esta habilidad se relaciona con la llamada asertividad, un recurso de la inteligencia emocional que te ayuda a decir lo que piensas, sientes y quieres de una clara.  

La asertividad es una habilidad social que evita la agresividad como modo de conseguir lo que uno quiere o hacer lo que uno quiere; al contrario, te permite hacerlo siempre considerando cómo lo dices para no herir la emocionalidad de la otra persona.

Es una gran tarea de crianza, porque entre la impaciencia, el estrés, el malhumor, el cansancio del día a día, olvidamos pensar en cómo estamos les estamos hablando a los niños.

Aunque es importante que seas asertiva con tu pareja y otros adultos, lo más importante es que lo seas con tu hijo para que él te pueda imitar, sobre todo, poco a poco vaya asimilando la coherencia entre tus palabra y tu actos, lo que le pides y el ejemplo.

Usa estas frases

Te ayudarán en la práctica a ser asertiva con tu hijo. Inténtalas en cada caso, con constancia.

  • En lugar de decir: no se puede, di… no quiero que lo hagas.
  • En lugar de decir: no quedan caramelos, di… no quiero que comas caramelos.
  • En lugar de decir: tienes que comértelo todo, di… quiero que te lo termines todo.
  • En lugar de decir: no funciona internet, di… no quiero que entres en internet
  • En lugar de decir: papá no puede jugar, di… ahora no quiero jugar hijo
  • En lugar de decir: el señor dice que no se puede correr, di…no quiero que corras a aquí.

¿Te das cuenta del enorme poder de la frase «quiero o no quiero»?
Aplícala y cuéntanos cómo te funcionó.

FOTO GETTY IMAGES

 

Categorías
Padres e Hijos

¿Por qué decimos mentiras a los niños?

Mentir es no decir la verdad, frente al dilema de decirla o no, la opción es hablar con la verdad eligiendo qué datos es necesario revelar. Y lo más importante, es saber por qué decimos mentiras, ya que desde ahí es posible que nos demos cuenta que nos son necesarias. 

Haz consciente el motivo por el cual lo haces

1. Por proteger a tu niño. Recurrimos a las mentiras piadosas para evitarle un sufrimiento. Por ejemplo, en el caso de la muerte de un familiar cercano, como el abuelito, se suele decir a los niños que se quedó dormido o que se fue de viaje, para que no tengan un trauma. Sin embargo, ese sufrimiento sí llegará y podría ser más complejo si se enteran por boca de personas que no reparan en explicarles con afecto.

2. Por guardar las apariencias. Ocurre sobre todo cuando la imagen familiar está de por medio, en caso de abuso sexual, un familiar encarcelado, hijos adoptados… Pero cabría preguntarse qué es más importante: las buenas costumbres, o el mensaje que estamos transmitiendo (que es válido engañar a nuestros seres queridos).

3. Para evadir responsabilidades. Pasa comúnmente frente a situaciones de la vida cotidiana: “no digas que estoy en casa, diles que fui al mercado”; “hoy no iré a trabajar, le diré a mi jefe que estoy enferma”. Lo hacemos pensando que no afectaremos a nadie, pero sí lo estamos haciendo, porque es el ejemplo que estamos dando a nuestro niño.

Date cuenta de que decir mentiras no es necesario. La terapeuta Karla Amieva explica que “no hay ventaja alguna en decir mentiras a los niños y que es mejor hablarles con la verdad porque ellos sí entienden las explicaciones. Además, entre los cuatro y cinco años empiezan a tener cierta concepción de la mentira, ya saben que una mentira es buena o mala”, por lo que lejos de ayudar, les podrían causar una confusión moral.

Mejor da a tu hijo respuestas conscientes y reflexionadas. Necesitas hacer un análisis de los mensajes que transmites a tu pequeño; muchas veces frente a la premura, estrés, cotidianidad… “les respondemos por responder”, sin detenernos a pensar en el efecto que nuestras palabras tendrá en ellos: cómo lo están interpretando.

Es una trabajo complejo porque requiere mucha introspección, pero es parte de ser padres. Verás que, poco a poco, controlarás más tus acciones y palabras.

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Especiales

¿Cómo saber qué es lo mejor para tu hijo?

Por un lado piensas que debes tener cuidado de no ser rígido con tu hijo, por otro, de no pasarte de permisiva y darle todo lo que pida; que él necesita de un orden, pero sin que seas autoritaria; de flexibilidad y libertad pero sin caer en el «que haga lo que quiera». ¡Todo un dilema que no te deja saber bien a bien qué es lo mejor para tu hijo!

Tu criterio es el camino

Ciertamente, los papás necesitan llevar una buena relación con sus hijos, pero no se puede llegar a ser un «amigo» de ellos. Ese no es tu rol en su vida; es el del adulto responsable, su cuidador.

En este sentido, lo mejor para tu hijo es que cumplas siempre con este papel tan importante en su desarrollo. Claro, respetándolo pero sin tener miedo a armar una bronca si hace falta, regañarlo si lo amerita, castigarlo en casos extremos… Igual que demostrarle tu amor. 

Todo esto puede parecer una tarea imposible de realizar. Pero la educación, más que una serie de acciones en donde podemos hacer el bien o el mal, es un estar con los niños en el día a día. Si estamos tranquilos y contentos, ellos también lo estarán.

Lo principal es no dramatizar las cosas ni preocuparse demasiado. Si nos equivocamos hoy, lo compensamos mañana. Si estamos de mal humor y los tratamos injustamente, con pedir perdón y explicarlo ya queda todo arreglado.

El secreto está en tener un buen contacto con los hijos, un acercamiento profundo y verdadero. No basta con estar simplemente en la misma habitación, sino hacer el esfuerzo de escucharlos, mirarlos sin prejuicios ni rencores y aceptarlos tal y como son, en lo bueno y en lo malo.

Cuando existe este contacto profundo, los padres no tienen problemas para discernir qué hacer en cada situación, pues sienten las necesidades de sus hijos como si fuesen las suyas propias. El acercamiento genera comunicación y confianza, y con eso la educación se hace sola.