Categorías
Ser Familia

¿La mamá de tu pareja te dice cómo hacer las cosas, ¡en tu casa!?

Lidiar con tu suegra puede ser complejo sobre todo cuando a ella le cuesta trabajo entender que su hijo y tú ya conforman una familia aparte, con su propia forma de vida. No desesperes, te compartimos esta posible solución para que la mamá de tu pareja comprenda esta realidad. Inténtala y cuéntanos si te ayudó. 

La mamá de tu pareja…

Siempre te dice qué hacer: qué cocinarle a su hijo, cómo cuidar a tu bebé, hasta cómo deberías vestirte… Respira. A las mamás les cuesta mucho dejar el control sobre sus hijos, siempre querrán asegurarse de que están bien… Piénsalo, han sido su mamá por
varios años.

Aunque para algunas es más fácil “soltarlos” porque tienen su mente ocupada en sus propias actividades, a otras les cuesta quizá por su personalidad estricta o porque es su manera de hacerse presentes y sentirse útiles.

Intenta ponerte en sus zapatos e imaginar cuando tú seas la suegra. Verás que esto te ayuda a mirarla desde otra perspectiva y entenderla, también a encontrar algunos recursos para sobrellevarla.

TU TAREA: exprésale a tu pareja cómo te hace sentir esta situación y pídele que hable con su mamá. Hazlo sin juzgar ni desaprobarla; sin enojos ni gritos. Ayúdalo a empatizar contigo explicándole con ejemplos muy concretos.

La intención es que él pueda transmitírselo a su mamá porque él es el adecuado para poner límites; finalmente él la conoce mejor, sabe cómo reacciona y cuáles son sus puntos vulnerables; tu pareja sabrá cómo hablarle para no agrandar los problemas.

Asesoría: Mtra. Lorena Mendoza Sosa, Terapeuta infantil y juvenil en NeuroIngenia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Abuelita le cambia el nombre al nieto mientras la mamá se recuperaba

 

Categorías
Ser Pareja

¿Son papás separados? Claves para resolver los conflictos de cómo educar a su hijo

Aunque ya no estén juntos, su hijo los une en un equipo de trabajo. Por ello, necesitan llevar a cabo su trabajo en armonía; haciendo equipo en pro de su hijo. Les compartimos algunas claves que los ayudarán a resolver los conflictos de cómo educar a su hijo.

Ser papás ahora que ya no son pareja

Dejar de actuar en pareja es complicado porque después de un tiempo ya se han acostumbrado al otro. Ahora les toca entender que el otro es solo parte de un equipo de trabajo. En este proceso, la introspección ayuda mucho, darse el tiempo de vivir el duelo de la relación también; por ello, necesitan ser pacientes con ustedes mismos, así como muy conscientes de sus acciones y pensamientos porque pueden caer en sentirse con el derecho de pedir del otro algo que ya no es su obligación.

Estos tips pueden ayudarlos:

• El límite de sus peticiones aparece cuando al niño no le afectan, sino a ustedes mismos. Si alguno le presenta al pequeño cinco parejas en dos meses, hay un límite que poner y un tema que hablar; de lo contrario, cabe preguntarse si pudiera ser una intención escondida de poner trabas a la nueva relación del ex.

• Si alguno o ambos se dan cuenta de que no están teniendo la capacidad para negociar, acordar, reflexionar, seguir su vida, pidan ayuda a un profesional para que reciban orientación en esta crisis; este proceso terapéutico será individual. Es necesario que sean sinceros consigo mismos, porque conformar esteequipo de trabajo en pro del bienestar del niño amerita que cada uno tenga al cien toda tu capacacidad de decisión, asertividad, empatía y conciencia para que sea un buen elemento.

• Es válido decir “mejor ya no nos veamos” o tomarse un tiempo y espacio para asimilar que el otro ya no es la pareja. Aunque una cosa es no quererlo ver y otra es cortar la comunicacion, esto no es posible porque siempre habrá muchos acuerdos por hacer.

• Como en cualquier equipo, necesitan mantener una comunicación profunda, dentro de la cual lo más importante es no temer al conflicto. La comunicación no es informar, implica intercambio de opiniones, criterios, expectativas… por lo mismo, requiere de empatía, respeto, tolerancia, negociación.

Esto puede ser angustiante para ambos porque justamente su carencia pudo detonar la separación, además, ustedes vienen del conflicto y es algo que ya no desean más. Sin embargo, es parte natural de la interacción humana; lo seguirán viviendo, por lo que deben aprender a resolverlo: negociar para llegar a acuerdos, así como ceder para acordar.

Es contradictorio, pero lograrlo los ayudará a sacar adelante este proyecto llamado hijo. Les decimos las claves para saber resolver los conflictos:

1.Ejercita la capacidad de transmisión.

Muchas veces pedimos las cosas de formas inadecuadas, sin darnos cuenta de que nuestra entonación, mirada o postura transmiten un mensaje alterno al de las palabras; incluso el momento en que nos expresamos influye en lo que el otro interpreta.

Por eso, en la comunicación importa mucho que nos detengamos a pensar cómo y cuándo decimos las cosas; no es lo mismo “¡necesito que me traigas al niño ahora mismo!” que “te pido por favor que lleguen a las cinco para que el niño y yo podamos prepararnos para la escuela de mañana”.

2. Saber ceder.

En los acuerdos no se puede ganar todo, tampoco se debe perder todo; uno tiene que negociar bajo la idea de que no se va a ir con todo lo que esperaba, tampoco sin nada; se gana y se pierde. Cuando emprendemos una lucha de poder, lo que ocurre es que quien quiere ganar todo, ya la tiene perdido por adelantado.

Su hijo es la misión más trascendente que emprendieron juntos y que continuará durante toda la vida de ustedes y la de su pequeño; ambos serán siempre sus papás y él su hijo, esto nada lo puede deshacer. 

Asesoría: Florencia Bevilacqua, psicoterapeuta

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer: 

Así afecta a los niños un divorcio violento de sus padres

 

Categorías
Ser Pareja

“Si no hago esto, mi esposo se va a ir», ¿cómo quitarte este miedo?

Detrás de esta frase se esconde un miedo al abandono y una carencia de afecto. Esta es una  explicación del porqué en una relación de pareja puedes creer o sentir que si no eres bonita, esbelta, inteligente…»tu esposo se va a ir». Mira cómo ponerle fin a este pensamiento que puede lastimarte. 

El miedo al abandono es un sentimiento que nace desde la infancia, tal vez porque alguno de los padres o ambos no estuvieron, o porque no se recibió la atención y el amor que todo niño necesita. Entonces, de adultos, se manifiesta el temor permanente de perder el afecto de aquellos que están cerca.

¿Cómo superar este miedo?

  1. Reemplaza este miedo por emociones positivas; cuando lo sientas, no lo evites ni te reclames, piensa en otra cosa que te haga sentir mejor.
  2. Acepta que nadie puede controlar la vida de otra persona, si tu esposo se va a ir, lo hará sin importar tu condición física, emocional, intelectual, económica…
  3. Aprende a confiar en ti misma y ver tus virtudes; la primera en querer estar contigo eres tú misma. Si estás segura de ti, podrás decir: “bueno, él está conmigo porque tengo mucho de valioso; si decide que ya no quiere estar conmigo, lo extrañaré pero saldré adelante sin él”.
  4. Mira tu miedo al abandono de frente, lo sientes y no es malo. Sólo necesitas reconocerlo y observar los momentos en que se activa para que no te traiga problemas del tipo: ceder a la manipulación, estar en relaciones tóxicas, aceptar la violencia… sólo a cambio de afecto y de que no te abandonen.
  5. Evita pensar en lo peor que te puede pasar, o lo peor de los demás o de ti misma. Esto atrae a tu vida negatividad. Enfócate en tus fortalezas y en todo lo positivo que puedes crear para tu vida y la de tu hijo.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer: 

Esto es lo que una mamá soltera hace para salir adelante

Categorías
Ser Pareja

Parejas LAT, para quienes se niegan a compartir casa

Una tendencia en el modo como se vive en pareja está cobrando relevancia: son las parejas LAT (Living Apart Together), es decir, juntos pero no cohabitando la misma casa, aunque estén casados. ¿Por qué y quiénes están diciendo este tipo de relación de pareja? Te contamos. 

¿Quiénes son? 

  • Son una pareja estable y duradera, en mucho casos ocurre que justo la no convivencia en la misma casa los ayuda a sentirse libres e independientes, característica que valoran en demasía.
  • Parte de ellos son personas mayores de 51 años que comienzan nuevas relaciones sentimentales, pero sin planes de compartir casa con sus pareja actual porque desea mantener su estilo de vida actual.
  • También hay parejas jóvenes, entre los 31 y 40 años, quienes anteponen la formación y el desarrollo profesional a la convivencia en pareja, y/ o desean la compañía de la persona que aman pero entienden que el amor, intimidad, complicidad no se limita en una casa.
  • Hay quienes simplemente no desean compartir casa porque ya vivieron una relación de pareja tradicional y no les gustó, o ser pareja LAT los hace sentir menos presionados ante los conflictos de las labores domésticas y los asuntos financieros en común.

Datos:

Este modelo de pareja LAT nació en los países anglosajones:  en Estados Unidos, se acerca a los dos millones el número de matrimonios que no viven juntos y en torno al 7% de las parejas; en Inglaterra 2.2 millones de personas han tomado esta opción. en Francia un 10% de las parejas son LAT; en España, alrededor del 8%.

Fuente: The Economic and Social Research Council.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

Tengo una pareja estable, estoy por cumplir 40 años y no he tenido hijos

 

 

Categorías
Ser Pareja

¿Tienes una pareja explosiva? 4 frases para no hacer más grande la pelea con él

¿Al discutir suele encenderse más la chispa con cada palabra que dicen? La psicóloga clínica Natalia Gurdián afirma en su blog que estas frases ayudan a expresar tu queja sobre el comportamiento de tu pareja explosiva pero sin agrandar el problema.

Frases para no hacer más grande la pelea con tu pareja explosiva

1. En mi corazón sé que eres un(a) buen(a) hombre/mujer. Ahora escúchame, por favor.

2. Realmente pienso que eres una persona (generoso/a, amorosa/o, genial…), pero creo que has aprendido a actuar así cuando te enojas. ¿Podemos cambiarlo por favor?

3. Yo sé que cuando explotas no estás tratando de herirme, ¿verdad? Creo que tienes buenas intenciones, pero al parecer simplemente reaccionas.

4. Necesito que me escuches, tu actitud explosiva me asusta. No puedo hablar, me congelo y yo sé que es justo lo que tú no quieres.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

10 acciones que NO debes hacer cuando tu pareja te aplica «La Ley de Hielo»

Categorías
Ser Pareja

Cómo superar los problemas cotidianos de pareja

La monotonía, la pesadez de los días, las responsabilidades con los hijos, el trabajo, la casa, los gastos… son muchos temas que rondan sus cabeza y es completamente comprensible que tengan «malos días». Solo no permitan que arruinen su bonita vida familiar; te dejamos estos tips para superar los problemas cotidianos de pareja que sin duda, surgen. 

PONLOS EN PRÁCTICA

  1. Comunicar el problema al otro, pedir su ayuda; explicarlo a la pareja y hacerle ver que no sabemos cómo resolverlo. Decidir en ese momento si es un problema que compete a los dos o a uno solo.
  2. Especificar bien el problema, intentar aislarlo del resto de componentes que nos pueden llevar a hacerlo más grande.
  3. Elegir el momento adecuado; evitar plantear un problema cuando el otro está cansado, enfermo, cuando hay otras personas delante o cuando no tenemos tiempo suficiente para dar una solución.
  4. Mantener una postura activa, dando soluciones posibles sin descartar nada de antemano.
  5. No dejar pasar el problema ni convivir eternamente con él.
  6. Tener paciencia y aceptar que todos tenemos problemas y que nos puede llevar algún tiempo dar con la solución más beneficiosa para nosotros.
  7. Aprender a escuchar al otro. No siempre tenemos la verdad absoluta.A veces una
    opinión neutral, de algún amigo o compañero, puede ayudar. Recuerden que los familiares no son neutrales y tenderán a ponerse siempre de un lado de la balanza.
  8. Aceptar que los problemas forman parte de la vida y que casi siempre tendremos algo que resolver.
  9. Ver a mi pareja como a un aliado y no como a un enemigo más al que tengo que combatir.
  10. Considerar que si no pueden solucionar el problema y están enfrascados en una relación de «tú me dices, yo te digo», es mejor solicitar apoyo terapéutico.

Por Felipe Salinas