Categorías
Ser Pareja

¿Se separaron? 5 reflexiones que te ayudarán a superar tu relación

Dice el psicólogo Walter Rizo que más vale una buena separación que un mal  matrimonio. Aunque para llegar a tal conclusión hace falta un trabajo individual muy fuerte, para que puedas superar tu relación e iniciar la siguiente etapa sana; libre de rencor, consciente de tu decisión y convencida de que es lo mejor tanto para cada uno de ustedes, como para tu hijo.

Más vale una buena separación que un mal  matrimonio

En este trabajo de reflexión, existen algunos factores involucrados que te invitamos a analizar para reconocer en qué falló cada uno, comprenderse, perdonarte a ti misma y a tu ex; también para evaluar qué necesitas para esta transición.

1. La historia de cada uno marca una influencia fuerte e inconsciente en su separación; alberga motivaciones silenciosas que los llevaron a actuar y sentir de determinada forma: alguno o ambos provienen de padres divorciados, de niños se sintieron abandonados, vivieron infidelidad, celos, relaciones tóxicas…

2. Sus rasgos de personalidad funcionan como una virtud, también como un obstáculo. Quizá ahora se den cuenta de que su intolerancia o ira los ha llevado a la crisis en varias ocasiones.

3. Las razones de los conflictos. Nadie tiene la culpa total, no fue una relación de uno solo; necesitan encontrar la mayor objetividad posible para no cargar culpas ni a sí mismos ni al otro.

4. Su historia como pareja. Así como vivieron tiempos caóticos, tuvieron varios felices; unos y otros ahora pesan en su emocionalidad, pero reconocerlos les permite valorar el esfuerzo que ambos hicieron para que la pareja y sus proyectos se concretaran y funcionaran.

5. Factores externos. No es igual cuando se tiene el apoyo familiar que si no, tampoco si están en un empleo estable que cuando hace mucho se dejó de trabajar. Algunas situaciones los harán sentir fuertes, otras bastante vulnerables y temerosos. El consejo es identificarlas para darles una solución.

Hacer estas cinco reflexiones te ayudará a poner en claro en qué fallaste tú pero también en qué falló tu expareja y asignarle a él su responsabilidad sin sentirte la mala del cuento. Además, saber tus errores te permitirá corregirlo, crecer y quizá, si así lo deseas, más delante formar una nueva relación de pareja, o en su defecto, enriquecer tu sabiduría para guiar a tu hijo hacia su bienestar emocional. Estamos contigo. 

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

¿Cómo sobrellevar el divorcio con tus hijos?