Categorías
Padres e Hijos

¿Cómo inmunizar a tu hijo contra las malas influencias?

Quisiéramos aplicarles una vacuna y despreocuparnos sabiendo que nuestros hijos siempre harán buenas elecciones. Pero… eso se queda en el mundo de los sueños y la realidad es que constantemente los niños enfrentan situaciones que, en proporción a su edad, les presentan dilemas éticos. Por eso, es necesario enseñarle a reconocer y confrontar las malas influencias. 

Desde muy pequeños, los niños comienzan a aprender que pueden o no dar satisfacción a sus deseos y que hacerlo, en algunas ocasiones, puede acarrear consecuencias negativas, como el regaño de mamá y/o papá, mismo que incluso puede llegar a ser sentido como la posible pérdida de su amor.

Esto significa que el buen comportamiento se construye sobre la base del temor a perder el cariño de los padres y se extiende al cariño de las personas que cuidan del niño. Cabe aclarar que estamos hablando de la experiencia del niño pequeño cuando se le aplica algún correctivo para disciplinarlo. Quedan descartadas las agresiones físicas y verbales; no se insulta ni se golpea a un niño.

Pero no puedes esperar que el temor sea por siempre la base del sentido ético de tu hijo, pues llegará un día en que se sienta (y lo sea realmente) más fuerte que tú. Además, piensa en un adulto que tome sus decisiones principalmente a partir de la necesidad de sentirse amado y aceptado.

¡Le haría terriblemente manipulable! Aunque todos conocemos personas que se mueven así por la vida, seguro que preferirías que tu hijo fuese capaz de decir NO cuando la situación lo amerita. ¿Qué hacer entonces?

Fomenta los elementos que van construyendo el sentido ético

La empatía, que suele ser descrita como la capacidad de ponerse en los zapatos del otro. Si un niño es capaz de comprender intuitivamente cómo se puede sentir un compañerito de la escuela cuando es acosado, sea su amigo o no, entonces habrá mayores probabilidades de que se niegue a ser “cómplice” del acoso. Para ello, cuéntale a tu hijo cómo te sientes cuando ves sufrir o padecer a otra persona; pregúntale como se siente cuando ve a un animal lastimado, por ejemplo.

La capacidad de análisis de una situación. ¿Qué tal si en palabras sencillas explicas a tu hijo por qué no tomas artículos del supermercado y te los llevas sin pagar? No solo porque robar es malo. Cuando robamos algo, aunque sea jugando, causamos daño a otra persona, a una institución, al país, etc.

El juicio de realidad, que se entiende como la capacidad de anticiparse a las consecuencias de los propios actos y se deriva de la capacidad de análisis. Esto significa enseñar a los niños a evaluar sus actos en función del objetivo que pretenden alcanzar y de las consecuencias naturales que generan. Parece complicado, pero puedes enseñarlo con peras y manzanas.

Por ejemplo, a muchos se nos antojaría comer un litro de helado de chocolate, pero además de sentirnos muy contentos después de hacerlo, también nos sentiremos con dolor de estómago, quizá de garganta, pasaremos largo rato en el baño y hasta se nos olvidará lo contentos dando paso a un malestar generalizado.

En ocasiones, es necesario platicar con tu hijo acerca del “gustito” que puede sentir al desafiar las reglas, que en pequeña medida es normal, pero si se intensifica puede ser indicador de algún problema que es mejor atender de manera profesional con el apoyo de un psicólogo.

Ninguna norma o ley vale arbitrariamente. Es importante explicar su sentido,
por qué sí o por qué no; lo que ayudará a nuestros hijos a irse formando un criterio ético y con ello, tal vez no alcancen la inmunidad, pero sí les ayudará a mantener
cierta capacidad reflexiva e independencia en su toma de decisiones.
Aún si esas decisiones consisten en devolver la goma que pidieron prestada o negarse
a hacer burla al compañerito nuevo del grupo.

Por Patricia Angélica Osuna Navarro, psicoanalista miembro de la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis, A.C. (AMPIEP): www.ampiep.org Tel. (55) 5157-0409 Facebook: PatriciaOsunaPsicoanalista

FOTO GETTY IMAGES

Categorías
Padres e Hijos

¿Meditación en las escuelas? En Uruguay la usan con éxito para eliminar la violencia

La meditación ha sido para una escuela pública en Montevideo, Uruguay, la solución para ayudar a los alumnos no solo en su desempeño escolar, también a disminuir la violencia entre ellos. 

Los académicos del colegio pusieron en marcha este proyecto desde 2016 para aminorar los casos de bullying entre los alumnos. Los resultados han sido muy buenos, según información difundida por la maestra Yennyfer Quartino.

¿En qué consiste este proyecto?

Los niños practican diariamente ejercicios de Falun Dafa, una tradicional y popular disciplina china milenaria de qigong, en el patio después del almuerzo y previo a las materias de la tarde. Toda la escuela es bienvenida a practicar, y suelen sumarse cotidianamente la mayoría de los grados, incluyendo 3°, 4° y 5°.

Gracias a estos ejercicios, los niños de esta escuela han desarrollado una cultura de paz, mediante la claridad mental y la paz interna que se busca con esta práctica, también con la práctica de valores y actitudes con base a la verdad, la benevolencia y la tolerancia, para lograr que tanto la mente como el cuerpo estén sanos.

¿Qué es el Falun Dafa?

Es una disciplina orientada a cultivar el cuerpo y la mente, por lo que combina  ejercicios físicos (suaves y de posturas) con la meditación para lograr el equilibrio mental. Justo por esto las personas se sienten renovadas y energizadas después de la práctica, además de que consiguen conectar consigo mismos y armonizarse.

Los principios que se cultivan en el Falun Dafa: “Zhen-Shan-Ren”: “Zhen” es verdad y verdadero; “Shan” es bondad, compasión y benevolencia; y “Ren” es tolerancia, paciencia y resistencia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Ejercicios de meditación para niños

 

 

Categorías
Así Crece

S.O.S. Bullying, ¿le enseño a mi hijo a defenderse?

S.O.S. Bullying, ¿le enseño a mi hijo a defenderse? ¿Cómo lo ayudo si es víctima de bullying?

Sabes que los niños molestan a tu hijo en la escuela y eso se llama bullying o acoso escolar, mira estos consejos para reforzar su autoestima y evitar más violencia.

¿Qué es el bullying?

Es golpear, gritar, burlarse, hacer menos, agredir sexualmente, obligar a alguien a hacer algo que no desea o hacer algo por miedo.

El bullying se manifiesta en tres tipos de conductas:

Maltrato físico

Se trata de dar empujones, pellizcos, golpes o ejercer cualquier forma de fuerza

Maltrato verbal

Amenazar, burlarse, insultar, menospreciar, todo con palabras

Maltrato psicológico

Ignorar, marginar, difamar, esconder sus objetos o romperle cosas

¿Cómo sé si mi hijo es víctima del bullying?

Observa los cambios en tu hijo, si lo ves diferente, triste, que llora con facilidad o que está irritable; tiene pesadillas, cambios en sus hábitos de sueño o apetito; presenta dolor de cabeza, estómago, vómitos; se niega a ir a la escuela, salir al recreo, tiene un bajo rendimiento escolar…

¿Le enseño a mi hijo a defenderse?
Mira lo que debes hacer como papá

Prevenir la violencia
Reforzar la autoestima
Reconocer sus emociones
Ayudarle a resolver conflictos
Lograr una mejor comunicación
Manejar límites
No le reclames a tu hijo por no defenderse
Platica con él sobre lo que le pasa y cómo se siente
No alientes la venganza
No confrontes directamente al acosador
Habla con él sobre estrategias para manejar las gresiones y estáte al pendiente de lo que siga pasando
Habla con maestros y directores para ver qué sucede dentro de la escuela
Habla con los papás del niño que molesta a tu hijo, si es posible

Si tu hijo ha sufrido por mucho tiempo acoso o vivió una experiencia muy desagradable, considera llevar a tu hijo a terapia  para ayudarlo a superar eventos traumáticos y que pueda seguir con su vida.

Mira cómo eliminar la violencia intrafamiliar

Categorías
Especiales

Razones por las que los castigos no funcionan con tu hijo

Tal pareciera que los niños de ahora son inmunes a los castigos; que los castigos no funcionan con tu hijo. ¿Por qué será?

El experto es neuropsicología Álvaro Bilbao responde esta gran interrogante en su libro El cerebro de los niños explicado a los padres.

  1. Cuando se castiga a los niños, se les enseña que esa es una manera válida de pedir a los demás lo que desean. Aprende que cuando se sienten frustrados por no obtener de los demás lo que quieren pueden arremeter contra ellos, quitándoles lo que quieren, hiriéndolos, haciéndolos sentirse culpables, para que “aprendan a obedecer”.
  2. Facilitan la aparición de la culpa. Normalmente, los padres levantan el castigo a su hijos cuando los ven llorar o ha pasado el suficiente tiempo para que “reaccione, o se sienta mal por lo que hizo y aprenda”. De esto, en realidad, solo asimila que sus padres lo aman solo cuando se porta bien.
  3. Facilita que el niño se forme un mal concepto de sí mismo, por tanto, mina su autoestima. Las etiquetas que suelen acompañar a los regaños y castigos acerca del modo de ser de los niños (“eres un demonio, eres un caos, un malportado…»), se le quedan grabadas en su memoria y forman conexiones neuronales. Simplemente él se la cree porque si tú que eres su cuidador se las dice, son verdad. Y actuará a lo largo de su vida adulta según lo hayas definido en esta etapa de su desarrollo.
  4. Los castigos pueden tener una reacción contraria a la que buscas, es decir, tu hijo puede aprender que solo mediante ellos recibe toda tu atención, por tanto, puede comenzar a usarlos para obtener tu tiempo y dedicación. Ocurre que para un niño que se siente ignorado o poco amado es mejor recibir un regaño que ser invisible para las personas que él ama.

Los castigos tienen más efectos negativos que los deseados por todo papá y mamá, por ello, es mejor usar estrategias más conscientes para ayudar a tu hijo a asimilar lo correcto o incorrecto. Como los límites y la disciplina positiva.

Categorías
Cine para tus hijos

Shazam, el nuevo superhéroe favorito de tu hijo (y el tuyo también)

Shazam, el nuevo superhéroe favorito de tu hijo (y el tuyo también), mira por qué.

La historia del superhéroe Shazam, seguro se ganará un lugar especial en el corazón de tu hijo (y en el tuyo), aquí te decimos por qué.

¿Quién es Shazam?

Es un superhéroe creado en 1939 por el guionista Bill Parker y el dibujante Clarence Charles Beck y apareció por primera vez en un cómic el 2 de febrero de 1940, originalmente se llamaba Captain Marvel. Desde 2011, este superhéroe recibió el nombre de Shazam, quien en realidad es un chico que se llama Billy Batson, quien al pronunciar la palabra mágica «SHAZAM» (Acrónimo de Salomón, Hércules, Atlas, Zeus, Aquiles y Mercurio) se transforma en un adulto disfrazado con súper fuerza, súper velocidad, la habilidad de volar, ¡y más poderes!

Entonces, Billy Batson es un chico de 14 años quien como es una persona pura de corazón, tiene la fortuna de encontrar al guardián del Consejo de los Magos, quien le otorga poderes especiales para ayudar a la humanidad, y lo único que tiene que hacer es pronunciar la palabra: ¡Shazam!

La película

En la historia de la película, Billy fue abandonado por su mamá y ha pasado por varios sitios de adopción, hasta llegar a uno en donde lo aceptan y quieren por quien es.

  • OJO: si tu hijo es sensible a los monstruos o criaturas malévolas, en esta película salen «los siete pecados» pero de una forma que lo pueden impresionar y quizá tener pesadillas en la noche.
  • Si tu hijo adora a Santa Claus, esta cinta muestra a Santa de una forma graciosa que podría confundir un poco a tu hijo pequeño.  

De las cosas que como mamá y papá puedes rescatar de la película para hablar de ellas con tu hijo o usarlas de ejemplo, son las siguientes:

Shazam, el nuevo superhéroe favorito de tu hijo

Dar gracias

Muestra el gran significado de ser agradecido con lo que tienes. Lo valioso de esto es que Billy y su nueva familia adoptiva a la hora de comer juntos se toman de las manos como equipo y dan gracias por los alimentos y por la dicha de tener una familia. Enseñarle a tu hijo a dar gracias por las cosas que tiene diariamente, como ropa, juguetes, comida, su casa, su cama, enseñarle a valorar el esfuerzo, es una gran lección que puedes retomar de Shazam.

Creer es la clave de todo

Para descubrir sus nuevos poderes y desarrollar todo su potencial, Freddy, el nuevo hermano de Billy Batson le enseña a tener fe y a creer. Si crees algo de corazón, puede hacerse realidad.

Recibir a alguien con los brazos abiertos

Cuando Billy Batson aparentemente escapa de su nuevo hogar, su nueva mamá menciona que deben recibirlo con los brazos abiertos. Muchas veces, nuestras emociones no nos dejan ver más allá y quizá creamos que «un buen regaño» solucionará algunas cosas que no nos gustan en la actitud de nuestro hijo, pero, si actuamos de una forma contraria al enojo, encontraremos una mejor solución y te sorprenderá su cambio de actitud.

El valor de la diversidad

Esta nueva película del universo de DC rescata lo valioso de un entorno rico en diversidad, valora no tan solo a las personas por su color de piel, sino por quienes son en realidad, más allá de una niña con lentes, un chico con sobrepeso, un chico con problemas al caminar… Todos se respetan, aceptan sus diferencias y sacan lo mejor de cada uno.

Lo que haría un buen hermano

Si te pones a pensar en qué haría un buen hermano ante diversas situaciones, la vida sería mucho más sencilla y llevadera. Es un gran principio para que lo abordes con tu hijo, tenga o no hermanos menores o mayores.

Sé lo que se siente

La película te muestra cómo ser empático ante las emociones de tristeza, frustración o enojo de otras personas, que es una clave para que se resuelvan conflictos de una mejor manera.

Antibully

La película manda un mensaje claro contra los bullies. En primera, que no tienen derecho a lastimar a otros. Y que al final, ellos son quienes la pasan mal ya que la unión hace la fuerza.