Categorías
Ser Bebé

¿Qué hacer cuando aparecen los primeros dientes del bebé?

Llegó el séptimo mes y ya le están saliendo los primeros dientes a tu bebé. Te dejamos algunos consejos para disminuir sus molestias.

Los primeros dientes del bebé

La salida del primer diente es todo un acontecimiento en la vida del bebé y de su entorno familiar: «¡Mira,mira!, ya se le ve», exclama emocionada mamá. Ha terminado la prolongada y a veces molesta espera hasta que la primera piececita erupciona.

¿Cómo le irán saliendo sus primeros dientes?

En la mayoría de los niños, los primeros dientes en salir son los incisivos centrales inferiores (entre los seis y los diez meses) y superiores (entre los siete y los 12 meses). Los colmillos superiores suelen aparecer bastante más tarde (entre los 16 y los 24 meses) y los inferiores un poco antes que éstos (entre los 15 y los 21 meses).

Pero cada nene tiene su propio patrón de desarrollo. En muchos bebés la salida de los dientes se retrasa o adelanta a esas fechas sin que ello resulte un problema.

¿Le dolerá?

En realidad, mucho se dice sobre la dentición de los bebés, pero lo cierto es que cada pequeño es un mundo. Algunos están más molestos y otros ni se enteran. En todo caso, lo que sí provoca es: aumento de la saliva, necesidad de morder, encías inflamadas y, en ocasiones, irritabilidad, problemas de sueño y rechazo al alimento.

Y lo que no produce son enfermedades, fiebre o dolor (aunque es una creencia muy extendida durante generaciones). Sí está más irritable y llora más, lo que le puede estar ocurriendo al bebé de siete meses es que esté atravesando un proceso infeccioso (catarro, faringitis) que sí puede provocar fiebre alta.

Y, al subir la temperatura corporal, el metabolismo se acelera causando que el diente que estaba a punto de aparecer salga más deprisa.

¿Cómo aliviar sus molestias?

Los trozos de fruta y las mordederas alivian las encías inflamadas. Dan la posibilidad al niño de llevarse a la boca algo duro para frotar sus doloridas encías. Además, cumplen la función de limar «poco a poco» la piel, dejando salir antes el diente. Y si el mordedor está fresco, mejor: así se insensibilizan sus encías y se reducen las molestias.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

5 dudas sobre los primeros dientes de tu hijo

Categorías
Salud

Tips para calmar a tu hijo el día de la vacuna

¿Tu bebé suele ponerse muy estresado el día de la vacuna? Las vacunas pueden poner sensible a tu bebé y eso te angustia, sigue estos tips para calmar a tu hijo el día de la vacuna. 

Es normal que cuando lleves a tu hijo a vacunar estés inquieta, la idea de que lo van a inyectar puede ponerte muy nerviosa. Pero debes tener en cuenta que es por su salud.

Para hacer más sencillo este proceso y tu hijo se sienta más tranquilo, te damos las siguientes recomendaciones.

Para calmar a tu hijo el día de la vacuna

1. Cuando vayas a la consulta, lleva un biberón con agua fresca, un chupón de repuesto y su juguete favorito. Trata de estar lo más tranquila que puedas, ya que si tu bebé nota que estás nerviosa, le transmitirás este sentimiento.

2. Vístelo con telas de algodón, evita las prendas sintéticas, ya que estas pueden irritar su piel. Ponle un pañalero de tirantes que no sea necesario quitar para descubrirle el brazo. Procura que la pretina del pantalón sea elástica para que no le apriete. Calcula su toma y dásela una hora antes de la cita, así no tendrá hambre y reduces el riesgo de que vomite.

3. Después de la vacuna, aunque tu bebé no deje llorar debes mantener la calma. Sujeta el algodón que te den, sin masajear, viste a tu hijo y espera 20 minutos cerca del centro de salud para asegurarte de que no tiene ninguna reacción alérgica.

4. No olvides ofrecerle una buena dosis de besos y apapachos.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

Vacunas ¿sí o no?

Categorías
Ser Bebé

¿Qué necesita tu bebé para gatear?

En las condiciones adecuadas, la mayoría de los niños gatean. Basta con cubrir el mínimo: libertad de movimiento. Te contamos acerca de qué necesita tu bebé para gatear. 

Existe la creencia generalizada de que el gateo puede darse o no, y de que las condiciones necesarias para que se dé son una especie de misterio que no depende de los papás. Es un error. Las condiciones sí dependen de ti. Los estudios demuestran que la mayoría de los bebeés pueden gatear en las condiciones adecuadas. Pero, ¿cuáles son estas condiciones?

¿Qué necesita tu bebé para gatear?

Desde luego, no estar recostado en una cama, sino lo que todos los seres vivos necesitan para moverse: un medio dónde hacerlo y un motivo. El motivo es intrínseco, es decir, un bebé sano, sin duda, deseará moverse.

Te compartimos estos tips para facilitar que tu hijo comience a gatear: 

1. Hasta los tres meses: cuando no esté en tus brazos, tu bebé debe pasar la mayor parte del tiempo acostado boca arriba, en una superficie dura. Los primeros meses se puede en la cuna.

2. A partir de los tres meses: empezará a necesitar más espacio para moverse y darse la vuelta; quizá durante un corto periodo de tiempo, uno o dos meses, sirva un corralito. Después necesitará más espacio, ya que empezará a voltearse con agilidad de un lado a otro. También girará sobre su ombligo y más tarde, si le das mayor espacio, a arrastrarse para alcanzar objetos.

3. Uno de los errores más comunes es incentivar al bebé para que gatee cuando piensas que ha llegado el momento. Para entonces se han perdido miles de oportunidades de entrenar los músculos necesarios. No gatea porque haya cumplido X meses, sino porque lleva meses entrenándose secretamente para ello, acostado sobre su espalda y sobre su vientre, dando vueltas y haciendo piruetas.

4. Pon en práctica algunos juegos de estimulación del movimiento con tu bebé. te compartimos algunos en esta nota que los divertirán mucho.

5 Ejercicios para estimular el gateo de tu bebé

¿Sabías que algunos niños no se arrastran, gatean directamente; o al revés?

Algunos prácticamente no gatean porque se arrastran y llegan a todas partes así. Es igual de válido siempre que utilice los dos hemisferios, es decir, que coordine derecha e izquierda.

Tips para adecuar el espacio donde comenzará a gatear:

  • No vale cualquier suelo. No sirve uno frío por motivos obvios, pero tampoco una mantita que se arruga conforme tu bebé se mueve. Lo mejor son los suelos cálidos, como el parqué.
  • Puedes recubrir su habitación con una alfombra pesada y amplia o con piezas de puzzle de goma dura.

Beneficios de que tu hijo gatee

Los bebés suelen empezar a gatear entre el noveno y el décimo mes, aunque algunos se lanzan a andar sin haber gateado nunca. Cuando tu hijo comience a gatear, busca alargar esta etapa, porque le fomentarás estos beneficios en su desarrollo:

  • Fortalece los músculos y las articulaciones de brazos, piernas, cuello y espalda.
  • Mejora su capacidad de coordinación y equilibrio.
  • Le ayuda a comprender la distancia y el espacio.
  • Satisface su curiosidad y ganas de aprender.
  • Aumenta su autonomía porque comienza a tomar sus primeras decisiones: «¿voy por la pelota o con mi mami?».

Descubre más beneficios del gateo en esta nota:

Beneficios del gateo en los bebés

FOTO GETTY IMAGES