Categorías
Embarazo

¿Realmente, se puede elegir el sexo del bebé?

Aunque hay métodos científicos que permiten elegir el sexo del bebé, hay otros que son puras charlatanerías que pueden poner en riesgo a la mujer embarazada y al futuro bebé. Aquí la verdad. 

¿En qué momento se define el sexo del bebé?

El sexo del bebé se determina en la concepción, aunque su diferenciación se produce entre la séptima y novena semana de gestación. La naturaleza siempre tiende a crear embriones femeninos. Durante las primeras semanas de la gestación los órganos sexuales del embrión aún no están diferenciados.

Cuando un espermatozoide con cromosoma X fecunda el óvulo, el proceso diferenciador lleva «por defecto» al desarrollo de un cerebro y órganos genitales femeninos (útero, ovarios, etc.).

Sin embargo, cuando el espermatozoide lleva el cromosoma Y, este da una orden específica para que ese proceso natural se altere y comience la formación de los testículos. Estos, a su vez, activan una serie de hormonas que inhiben definitivamente el desarrollo de los genitales y el cerebro femeninos y hacen que el embrión se convierta en varón.

¿Hay predisposición genética para tener hijos varones o mujeres?

En algunas familias predominan las niñas y en otras los niños. Esto puede llevar a pensar que la descendencia de solo un sexo viene determinada genéticamente. Sin embargo, los expertos afirman que depende del azar.

Lo que sí está comprobado es que, en casos muy excepcionales, algunas familias son portadoras de síndromes letales para un determinado sexo (normalmente masculino), que puede trasmitirse o no. El embrión afectado no suele sobrevivir y por ello se reducen las posibilidades de tener hijos de ese sexo.

¿Es posible elegir el sexo del bebé mediante manipulación genética?

En algunos países está permitido elegir el sexo del bebé solo con fines terapéuticos, es decir, para evitar que los padres transmitan una enfermedad letal o grave para el futuro bebé, como por ejemplo la hemofilia o la distrofia muscular de Duchenne (entre otras muchas).

Existen dos técnicas para elegir el sexo del bebé: la selección de espermatozoides y el diagnóstico genético preimplantacional.

1. La selección de espermatozoides se realiza antes de la concepción. Se eligen los espermatozoides que llevan el cromosoma X o el Y, y se fertiliza el óvulo con el que interesa, mediante inseminación artificial.

2. El diagnóstico genético preimplantacional requiere que la pareja se someta a una fecundación in vitro. Se extraen dos células de los embriones obtenidos y se analiza su componente sexual, para diferenciar los que son XX o XY. Una vez identificados, se implanta en el útero el embrión del sexo que no esté afectado por la enfermedad.

Ambas técnicas son manipulaciones de estructuras muy sensibles y por el riesgo que puede conllevar para el futuro bebé deben realizarse únicamente en casos de riesgo genético grave.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Gender reveal party: la nueva tendencia para anunciar el sexo del bebé

 

Categorías
Embarazo

¿Cuándo se puede saber el sexo del bebé?

Para que tu emoción tenga una fecha concreta, te dejamos estos datos importantes acerca de cuándo y cómo se puede saber el sexo del bebé. 

A partir de la semana 20ª de embarazo los genitales del feto están totalmente formados y en una ecografía pueden distinguirse con claridad (a veces, incluso antes) y los padres pueden saber el sexo del bebé.

Saber el sexo del bebé

¿Qué se ve en la ecografía?

1. Si es un niño se pueden apreciar las bolsas escrotales (donde se ubican los testículos) y el pene.

2. El sexo femenino se determina por la ausencia de órganos masculinos y en ocasiones pueden verse los labios mayores.

¿A veces no se ve con claridad?

En algunos casos, no se puede ver si el bebé es niño o niña por diversos motivos: colocación del feto, obesidad de la madre, escasez de líquido amniótico… Si hay dudas el especialista prefiere no decir nada para que no caer en un error.

Otras pruebas para determinar el sexo del bebé son:

1. La ecografía suele ser muy confiable. Solo tiene un margen de error del 5%, y casi siempre debido a que el futuro bebé no se deja ver bien.

2. La amniocentesis lo determina con toda seguridad, pero es una prueba invasiva que sólo está indicada cuando existe riesgo de que el bebé tenga alteraciones cromosómicas.

3. Al realizar un estudio completo de sus cromosomas para detectar posibles anomalías, se descubren los que determinan el sexo del bebé, pero la prueba nunca se realiza con este único objetivo, ni mucho menos para satisfacer la curiosidad de los padres.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

¿Realmente, se puede elegir el sexo del bebé?

Categorías
Salud

¿Qué puede predisponer a tu hijo a desarrollar anemia?

Algunos síntomas de la anemia o bajos niveles de hierro pueden pasar desapercibidos y cuando son diagnosticados, pueden ser ya un problema severo e irreversible. Por eso es necesario que sepas qué puede predisponer a tu hijo a desarrollar anemia. 

  • Si la madre sufrió anemia durante el embarazo, puede haber una predisposición.
  • Hubo sangrados vaginales en los primeros meses del embarazo.
  •  Si durante el embarazo, la mamá consumió pocos alimentos ricos en hierro, como carnes rojas y verduras de hojas verde oscuro.
  •  Si en los 9 meses de gestación, los suplementos de hierro no eran parte de la dieta diaria de la mamá.
  • Si el bebé nació antes de tiempo o tuvo bajo peso al nacer.
  • Si se interrumpió la lactancia antes de los seis meses o no fue amamantado.
  • Si entre los primeros alimentos sólidos que el bebé probó no hubo papillas elaboradas a base de cereales.
  • Si el bebé tiene más de seis meses y parece inactivo, no muestra interés por objetos nuevos y tarda mucho tiempo en reconocer a las personas.
  • Si a diferencia de otros bebés de su edad, el peque todavía no intenta caminar.

Si tu hijo pasó por varias de estas situaciones mientras estuvo en tu pancita o al nacer, lo más recomendable es que seas muy cuidadosa en cuanto a su alimentación. Que  platiques con su pediatra acerca de si es necesaria una suplementación, incluso, si es conveniente agregar a su régimen alimenticio productos orgánicos ricos en hierro, como la alga espirulina.

Te dejamos esta nota acerca del los beneficios de esta alga:

Espirulina, una proteína similar a la carne con muchos beneficios para tu hijo

También, te compartimos esta lista de alimentos que son esenciales durante el embarazo para tu propia salud y para cuidar el buen desarrollo de tu hijo:

Top 10 de alimentos que necesitas para tener un embarazo sano

FOTO GETTY IMAGES

 

Categorías
Ser Pareja

5 formas de disfrutar del sexo durante el embarazo sin llegar al coito

Si tienes miedo de lastimar a tu bebé in utero durante el sexo, esta información te ayudará mucho para no negarte este momento íntimo con tu pareja. Se trata de aprender a disfrutar del sexo durante el embarazo sin llegar al coito con el llamado sexo tántrico. Te contamos qué es.

Para disfrutar del sexo durante el embarazo

El llamado sexo tántrico ocurre cuando las parejas consiguen compartir un vínculo único porque redimensionan sus encuentros amorosos y los convierten en algo verdaderamente especial.

En el tantra, el objetivo no está centrado en el coito, sino en el placer (esto es lo que facilita llegar a los orgasmos múltiples). Y justamente esto es lo que lo hace una excelente opción para disfrutar del sexo durante el embarazo, pues si bien tener relaciones sexuales durante el embarazo no es malo ni inadecuado (a menos que tu médico te lo prohiba), los miedos y dudas acerca del bienestar de tu bebé puede hacerte no entregarte por completo al momento ni a disfrutar del sexo al 100.

Y el sexo tántrico busca múltiples formas de dar y recibir placer, más allá del coito. Fomenta la estimulación de los cinco sentidos y el sexo se experimenta con posiciones variadas que permitan el acceso a los puntos más sensibles y un mejor acomodo de los cuerpos. También se coordinan las respiraciones de la pareja para entrar a ritmos similares.

De hecho, uno de los mayores beneficios de esta forma de disfrutar del sexo es que las mujeres se vuelven multiorgásmicas porque se entregan sin reservas y los hombres también son capaces de experimentar varias veces el clímax porque aprenden a controlar la eyaculación.

Acercarse a la sexualidad tántrica no es tan difícil. Leer e informarte al respecto es un buen inicio. También puedes encontrar escuelas serias y respetables que dan cursos tanto a nivel individual como de pareja.

¿Cómo disfrutar del sexo durante el embarazo?

La estimulación de los sentidos es muy importante, por ello es necesario acondicionar un lugar especialmente para el encuentro. ¿Los elementos? Lienzos rojos y anaranjados, almohadones grandes y mullidos, aromas de sándalo, ylang ylang o ámbar, velas, charolas con quesos y frutas, música suave.

Comiencen liberando energía sexual con una danza libre que les permita mover su pelvis y cadera. Rótenlas y balancéenlas con suavidad; luego muévanse al ritmo de la música. Mírense a los ojos, tómense de las manos, junten su frente y luego sepárense para volver a empezar.

Acaríciense. Darse placer es lo único que importa en ese momento. Usen las yemas de los dedos, los pezones, la lengua, los dientes y el cabello. Luego pasen a hacerlo con otros objetos como plumas o trocitos de hielo. Dense y entréguense un masaje sensual en zonas insospechadas.

Susúrrense cositas lindas y eróticas al oído, lancen suspiros en la nuca del otro, escuchen con atención el latir de su corazón. Junten su respiración y permitan que sus pechos se coordinen en el vaivén.

La penetración puede llegar… o no. Sí, pueden interrumpirlo para ir a dormir, realizar sus actividades y luego seguirlo. Los orgasmos llegan luego de un alto nivel de excitación y aunque forman parte de toda la experiencia, son la cereza del pastel. Prueben varias posiciones, ¡se sorprenderán con lo que pasa! Luego viene el reposo de los amantes, donde el broche de oro es la conciencia de haberse fundido como si fueran uno.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Qué siente el bebé cuando mamá y papá tienen sexo?

 

Categorías
Embarazo

Hierbas que debes evitar durante el embarazo

Existen algunas hierbas cuyo consumo está contraindicado durante el embarazo, pues de acuerdo a varios estudios se desconocen los efectos que pueda traer en el desarrollo del bebé in utero, por lo que se recomienda evitarlas en exceso, aunque no están del todo prohibidas.

Aunque las hierbas son naturales, no todas las hierbas son seguras para tomar durante el embarazo.

Por esta razón, es siempre necesario consultar a un herbolario capacitado y con experiencia (u otro profesional que conozca y sepa trabajar con hierbas ) cuando se desea tomar hierbas, aún cuando no hay embarazo.

Ocurre que algunos productos a base de hierbas pueden contener agentes que están contraindicados en el embarazo, pues podrían causar aborto espontáneo, parto prematuro, contracciones uterinas o lesiones al bebé in utero. De hecho, se han realizado pocos estudios para medir los efectos de diversas hierbas en las mujeres embarazadas y sus bebés.

Te contamos cuáles son y por qué no debes incluirlas en tu dieta:

ÁRNICA

Usada para aliviar el dolor, su efecto de estimulación del útero puede provocar un parto anticipado.

AJENJO

Su uso para contrarrestar bacterias y mejorar la digestión, también puede estimular el flujo sanguíneo al útero, lo que en exceso puede resultar contraproducente.

EPAZOTE

Utilizado para detener la diarrea y aliviar problemas estomacales, también puede anticipar el parto, por lo que se recomienda, de ser posible, evitarlo por completo.

RUDA

Esta hierba usada para contrarrestar el dolor de estómago, tiene un efecto estimulante en el útero y de anti-implantación del óvulo.

Otras hierbas que no están recomendadas son la damiana, eucalipto, malva, malle, orégano y artemisa. Recuerda que antes de incluir o eliminar algo en tu dieta durante
el embarazo debes consultar con tu médico de cabecera, él te recomendará lo mejor.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Los tés prohibidos y permitidos durante el embarazo

Categorías
Embarazo

Cómo prevenir las infecciones vaginales durante el embarazo

Durante el embarazo las mujeres son más propensas a contraer infecciones vaginales, sobre todo durante el verano, debido al calor, los baños frecuentes y el aumento de transpiración, lo que puede desarrollar hongos y bacterias en la flora vaginal. Mira que´puedes hacer para prevenir las infecciones vaginales. 

Aunque a esto se le deben sumar los cambios hormonales que se generan en esta etapa.

Las infecciones vaginales más recurrentes son:

Candidiasis vaginal. Se calcula que el 90% de las mujeres la padece al menos una vez en su vida. Se da por hongo vaginal y se produce cuando los niveles normales de ácido y la cándida en la vagina están desequilibrados, lo que genera que la bacteria crezca.

Vaginosis bacteriana. Es la infección más frecuente en las mujeres de 15 a 44 años y suele no presentar síntomas. Se transmite por relaciones sexuales y su tratamiento requiere antibióticos.

Estas infecciones pueden traer complicaciones al bebé y ocasionar un nacimiento prematuro.

¿Se pueden evitar?

Existen algunas prácticas para prevenir este tipo de infecciones como:

  • Higiene correcta. Usar jabones neutros. Si van a la playa deben bañarse después de estar en el mar o alberca.
  • Ropa interior de algodón. Para una transpiración adecuada se debe usar ropa interior de algodón y no ajustada para mantener la temperatura y humedad adecuada.
  • Evita la humedad. Si te metes a la alberca cuando salgas procura cambiar tu traje de baño.
  • Bebe agua en abundancia
  • Seca tu parte íntima con una secadora para cabello.
  • Límpiate de adelante hacia atrás.
  • No recurras a duchas vaginales.
  • Evita productos de higiene íntima que estén perfumados.
  • Incluye en tu dieta yogur con lactobacilos.
  • No consumas azúcar.

Por Ericka Reyes

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a ver también:

De vuelta a casa con tu prematuro, tenle estos cuidados especiales

Categorías
Padres e Hijos

Libros para niños entre 6 y 8 años de edad

Ya son pequeños lectores; es recomendable que sigas acompañando su lectura por el gusto de pasar tiempo con él y como una oportunidad para platicar, pues los niños entre 6 y 8 años de edad ya son capaces de analizar y reflexionar. Mira estas opciones de libros. 

Libros para niños entre 6 y 8 años de edad

En estas edades el texto cobra vital importancia, pues les gustan de aventuras con un protagonista. Ya es posible que lean cuentos de estructura más elaborada, con más de una trama, e incluso novelas breves.

ROSA Y LA BANDA DE LOS SOLITARIOS

Colas Gutman, ilustrado por Víctor García Bernal, Editorial FCE. En el kínder de Rosa todos le temen a los buscapleitos de secundaria, pero ella los enfrentará con valentía e inteligencia.

LAS AVENTURAS DE MAX Y SU OJO SUBMARINO

Luigi Amara, ilustrado por Jonathan Farr, Editorial FCE. Max pierde un ojo y ve las cosas desde dos puntos de vista. Poemas en verso que lo llevarán a sitios insospechados con ilustraciones.

LOS GUARDIANES DE LAS ESTRELLAS

Carmen González, ilustrado por Ismael Vázquez, Ediciones Edebé. Una entrañable narración llena de empatía. Oso es un perro extraviado que guarda un secreto que involucra satélites espaciales rusos.

CUENTOS ESCRITOS A MÁQUINA

Gianni Rodari, Editorial Alfaguara Infantil. Un clásico de la literatura infantil italiana. Son pequeñas historias llenas de humor, juegos de lenguaje, situaciones disparatadas y una crítica al complicado mundo adulto.

FOTO GETTY IMAGES Y CORTESÍA DE LAS EDITORIALES

Te contamos acerca de los beneficios para tu bebé de que tú leas durante el embarazo; hazlo en voz alta para estimular su buen desarrollo. 

Te invitamos a leer también: 

Libros que tu hijo de 3 años amará

 

Categorías
Embarazo

Despierta su inteligencia desde tu vientre, ¡con música!

Despierta su inteligencia desde tu vientre, ¡con música!

Si tu bebé escucha música desde que está en tu vientre, poco a poco irá despertando más su inteligencia porque la música le permite crear más conexiones neuronales. Además, comerá y dormirá más, y llorará muchísimo menos. Descubre otras grandes ventajas de estimularlo con música a través de tu pancita.

Despierta su inteligencia desde tu vientre, ¡con música!

Antes que las palabras, en el mundo del recién nacido hay sonidos, asegura Janellen Huttenlocher, de la Universidad de Chicago: “Si un bebé escucha un fonema varias veces, las neuronas de su oído estimulan la formación de conexiones en la corteza auditiva del cerebro. Cuando se establecen los circuitos básicos, el bebé empieza a cambiar los sonidos por palabras”.

De esta forma, cuanto mayor sea el número de palabras que el bebé escuche, empezará a hablar con más rapidez. Durante los primeros años de vida, comenta Renée Guindi, directora del Centro de Música in Útero de la Ciudad de México, el cerebro transita y continúa formándose a través de una serie de cambios extraordinarios.

Ten en cuenta esto…

Consejos y menú antináuseas

Inmediatamente después del nacimiento, el cerebro del bebé produce trillones de conexiones entre neuronas.

Cómo estimula la música a tu bebé

  1. Ayuda al desarrollo del cerebro.
  2. Facilita el establecimiento de la red neuronal que permite mejorar la función cerebral. Platón afirmaba que «la música es el instrumento más potente que ningún otro para la educación», y hoy los científicos saben que la música entrena al cerebro para aumentar y mejorar las formas del pensamiento.
  3. La música tiene un efecto de tranquilidad y proporciona a los pequeños la oportunidad de aprender música.
  4. Ayuda a desarrollar su concentración y coordinación.
  5. Enriquece la memoria.
  6. Aumenta la coordinación, creatividad y concentración.
  7. Incrementa la habilidad matemática.
  8. Acelera el aprendizaje de idiomas.
  9. Desarrolla el razonamiento y enriquece las emociones.
  10. La música prepara al oído, la voz y el cuerpo del niño a escuchar, integrar, aprender y vocalizar; y brinda a los bebés amor y atención, con la finalidad de crear, de modo natural, un estado de relajación alerta, además de proporcionarle la oportunidad de aprender música.

Al escuchar música se estimula el sistema nervioso, pues el aprendizaje auditivo, rítmico y musical se apoya en el crecimiento, la inteligencia y auspicia la asociación de sensaciones de placer y seguridad.

¿Le pones música a tu hijo?

Foto: Getty Images

Esto podría ayudarte…

Cuida la piel de tu pancita

Categorías
Ser Bebé

¿Cómo se desarrollan los huesos de tu bebé?

De forma progresiva, esos huesos blanditos (algunos de los cuales ni siquiera son huesos, sino cartílagos) que desarrolló dentro de la pancita de mamá, cambiarán de manera radical: de forma, consistencia, e incluso de número. Mira como se desarrollan los huesos de tu bebé al paso del tiempo. 

Durante la etapa uterina, tu bebé necesitó un esqueleto blandito, flexible, de huesos cortos y esponjosos para poder plegarse dentro del útero. Y lo tuvo. En el mundo exterior las necesidades cambian: ahora necesita un esqueleto fuerte y rígido que le permita sostenerse sobre sus piernas y desplazarse. Y lo conseguirá, poco a poco.

¿Cómo son los huesos del bebé?

Sus huesos siguen diferentes comportamientos durante el primer año. El bebé nace con unos 270 huesos, frente a los 206 que podrá contar en la edad adulta. Algunos de ellos se funden entre sí para dar lugar a uno solo, como ocurre por ejemplo con el hueso sacro, al final de las vértebras lumbares, nacido de la fusión de cinco huesos; o como pasa en el cráneo, que pasa de 45 a 22 huesos.

No todos los huesos se funden… ¡hay algunos nuevos que aparecen! ¿Dónde lo hacen? En las articulaciones que más rango de movimiento y precisión requieren: las muñecas y tobillos. El endurecimiento de los huesos continúa hasta la edad adulta: quedan muchos años de crecimiento, y mientras eso ocurre nuestros huesos seguirán manteniendo mayor flexibilidad.

¡Dentro de todo lo flexible que puede ser un hueso! Y aunque todos los huesos, en general, crecen con el niño, hay unos que están especialmente preparados para crecer mucho y llegar a ser muy largos: los huesos de las extremidades.

¿Cómo se desarrollan los huesos de tu bebé?

1. El recién nacido sigue enroscado, con las piernas contra su vientre, de forma similar a como estaba en el útero.

No es por voluntad, sino porque en esta postura su sistema nervioso se organiza mejor. La mayoría de sus movimientos musculares son involuntarios e incontrolados. Cuando quiere mover una mano, sacude todo el cuerpo. Con cada acción voluntaria que pretende realizar, tiembla todo su cuerpo. Le costará semanas empezar a desplegarse y tomar el control de sus movimientos. Al desenroscarse los músculos de su espalda se estiran y su cuello se manifiesta débil, sin fuerza.

2. Estamos hablando de los músculos esqueléticos o estriados, es decir, la musculatura que rodea sus huesos y será responsable (más adelante) de los movimientos voluntarios.

También encontramos, a un nivel más profundo, otro grupo de músculos: los involuntarios, que se encargan de funciones como la digestión o el movimiento del corazón. Estos seguirán siendo involuntarios toda la vida, sin embargo el bebé debe aprender a manejar el primer grupo de músculos, entrenarlos, hacerse con su control. Lo consigue a través del movimiento, con el paso de las semanas, la maduración del sistema nervioso y la inhibición de los reflejos.

3. Los huesos se unen entre sí por medio de unas zonas llamadas articulaciones.

No todas tienen la movilidad del codo o la rodilla, en algunos casos los huesos están unidos por un tejido fibroso que permite muy poca movilidad, como ocurre con las articulaciones del cráneo. Sólo tenemos dos rodillas, dos codos, dos tobillos y dos muñecas… Sin embargo en el cuerpo encontramos ¡unas 230 articulaciones!

Son fundamentales para el movimiento del bebé entre otras cosas porque dentro de ellas hay unos receptores nerviosos que transmiten al cerebro la información de la posición de la articulación en el espacio y el tono de los músculos. Es decir que además de permitir el movimiento al unir un conjunto de huesos y músculos, también informan de dicho movimiento permitiendo que el cerebro vaya construyendo una imagen global del cuerpo y de sus posibilidades. Esta información está en continua evolución, como el bebé.

4. Aprenderá a utilizar las articulaciones más móviles del centro del cuerpo hacia fuera.

Primero pataleará y moverá los brazos en gestos amplios, desde la pelvis y el tronco, luego empezará a controlar sus codos y rodillas, después las muñecas y tobillos y finalmente, hacia los doce meses, mostrará un control bastante fino de las articulaciones más alejadas del centro del cuerpo, las de sus dedos: lo que antes tomaba usando la mano entera, ahora requerirá apenas dos dedos.

Y así, tu bebé se va especializando y, aunque aún quedan muchas posibilidades que explorar, de alguna forma ya ha tomado el timón, el control de su propio cuerpo, su primera y más preciada pertenencia.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también:

Fortalece sus huesos

Categorías
Embarazo

Beneficios de la leche durante el embarazo

Es una de las principales fuentes de calcio, que junto con la vitamina D y la lactosa, favorece una absorción más completa. Y el calcio es clave durante el embarazo y el periodo de lactancia porque el bebé en desarrollo necesita de él para formar huesos y dientes, así como también para el desarrollo de su corazón, nervios y músculos. Te platicamos de todos los beneficios de la leche para ti y tu bebé. 

La leche durante el embarazo

El consumo adecuado de calcio por parte de la mujer embarazada puede reducir el riesgo de hipertensión arterial e incluso de preeclampsia, complicación médica del embarazo que se asocia a la hipertensión inducida durante la gestación y está vinculada a elevados niveles de proteína en la orina.

Para obtener todo el calcio que se necesita durante el embarazo, se debe beber tres vasos de leche descremada de 8 onzas (24 onzas, o casi 3/4 de litro) todos los días, o comer una buena variedad de otros alimentos ricos en calcio, como yogur, queso, verduras de hojas verde oscuro (col, espinacas), almendras y jugo de naranja enriquecido con calcio.

Se puede beber leche descremada o semidescremada durante el embarazo. No es necesario que se beba leche entera porque contiene grandes porciones de grasa saturada, la cual no es buena ni para el corazón ni para la salud en general de las embarazadas. Para reducir las grasas saturadas en la alimentación de las futuras mamás, lo mejor es que se opte por la leche semidescremada (con 1 por ciento de grasa) o totalmente descremada.

Lo más recomendable es que las grasas que coman las mamás sean grasas saludables, como las que contienen los pescados (los que sean seguros de comer durante el embarazo) y algunos vegetales como el aguacate. Otras fuentes de grasas sanas son los aceites de oliva, linaza, nueces, frutos secos, las mantequillas de frutos secos como el cacahuate, almendra y avellana.

La leche de soya también es una buena alternativa con bajo contenido de grasa, y se puede usar en lugar de la leche de vaca. Sólo hay que percatarse de elegir marcas que la fortifiquen agregándole calcio.

Revisa qué son las leches vegetales y cuál es la mejor para una adecuada nutrición.

Lo que aporta la leche a tu nutrición:

  • Es una de las principales fuentes de calcio, que junto con la vitamina D y la lactosa, favorece una absorción más completa. Solamente es deficitaria en hierro.
  • La grasa de la leche tiene importantes proporciones de ácidos grasos de cadena corta y media que facilitan su digestibilidad.
  • La composición grasa de la leche está representada sobre todo por triglicéridos, fosfolípidos y lípidos insaponificables, entre los que destacan el colesterol, pigmentos (sobre todo carotenoides), antioxidantes (tocoferoles) y vitaminas A, D y E.
  • Las proteínas lácteas son de alto valor biológico, ya que presentan todos los aminoácidos esenciales para cubrir las necesidades de una persona.
  • El principal hidrato de carbono en su composición es la lactosa (formada por glucosa y galactosa), lo que la convierte en un alimento a evitar en caso de intolerancia a la lactosa.

Por Rodrigo González

FOTO FETTY IMAGES

Te invitamos a preparar esta receta rica en calcio:

Smoothie de fresa para huesos fuertes