Categorías
Embarazo

¿Sabes qué es el vermix y para qué le sirve a tu bebé?

Esta mezcla de agua, grasa y proteínas que comienza a formarse en la piel de tu bebé alrededor de la semana 20 del embarazo, dentro de la pancita de mamá, tiene la función principal de protección, ya que el espacio reducido y el líquido amniótico puede ser irritante para su delicada piel. Conoce más de esta sustancia que envuelve a tu bebé. 

Qué es el vermix y para qué le sirve a tu bebé

Alrededor de la semana 36 empieza a disminuir la producción de esta capa grasa, pero en mayor o menor medida, prácticamente todos los bebés nacen envueltos en ella y de hecho funciona como lubricante para la salida del bebé en el parto vaginal. Una vez nacido el bebé también tiene funciones muy importantes.

La vermix caseosa hace la función de cobertor para el bebé evitando que pierda temperatura rápidamente al contacto con el medio ambiente y le ayuda a mantener la temperatura corporal durante los primeros días.

También mantiene protegida, humectada y elástica la piel del bebé, evitando incluso lesiones que pueda realizarse con la uñas en sus primeros días. Esa protección va más allá de simplemente ser lubricante y humectante, ya que dentro de las proteínas que componen al vermix caseoso se encuentran algunas con funciones antibióticas llamadas péptidos antimicrobianos que brindan una defensa en contra de virus, bacterias, parásitos y hongos.

Sabiendo esto, podemos considerar algunos puntos importantes para…

Sacar el mayor provecho a los beneficios del vermix:

  • Platica con tu equipo médico; antes de que limpien y sequen a tu bebé, tus brazos y el vermix mantendrán a tu bebé cálido y el apego inmediato impactará en el vínculo, en la lactancia y en el instinto de manera muy importante.
  • Retrasa el primer baño al menos de 48 a 72 hrs. No urge bañar al bebé, basta con limpiar y frotar suavemente para mantenerlo seco, un trapo suave y el mismo vermix suelen ser suficiente para eliminar los restos de secreciones o sangre que queden adheridos a la piel del bebé.
  • Posteriormente, durante el primer baño y los consecuentes no es necesario retirar intencionadamente el vermix, simplemente frotar y secar con suavidad permitiendo que esta capa cumpla con su función y se vaya reabsorbiendo en el transcurso de los primeros días.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer también: 

¿Qué voy a vivir realmente en un parto natural?

 

Categorías
Embarazo

Los tés prohibidos y permitidos durante el embarazo

En nuestra cultura es bastante común el uso de tés e infusiones como bebida de uso diario o como remedio natural para ciertas afecciones. Algunas hierbas y flores tienen propiedades benéficas para el organismo y contrarrestan algunas molestias comunes, pero definitivamente hay algunas otras con efectos no deseados durante el embarazo.

Hay tés que podemos consumir con seguridad en cantidades adecuadas y obtener grandes beneficios, por ejemplo, el jengibre y la melisa ayudan a disminuir las náuseas, el rooibos aumenta las defensas para evitar contagios y alergias, la altea ayuda a combatir el estreñimiento, el jazmín y el azahar son relajantes y el tomillo es rico en vitaminas, hierro, calcio y fibra.

El té verde, negro y blanco son también bastante seguros, pero debes medir mucho su consumo y evitarlo diariamente ya que tienen un alto contenido de cafeína, lo cual en exceso puede provocar mala oxigenación al futuro bebé y síntomas de dependencia en el bebé al nacer.

Por otro lado, muchas hierbas y flores de uso común pueden ser muy peligrosas y perjudiciales durante el embarazo por ejemplo:

La salvia, aloe vera, manzanilla, eucalipto, ruda, poleo menta y hasta la Jamaica, entre muchos otros pueden ocasionar contracciones uterinas y provocar aborto o parto prematuro. Otras como el hinojo, Yerbabuena, Ajenjo, anís, muérdago, gingko biloba, la hierba de San Juan y muchísimas más, tienen toxinas que pueden provocar mal formaciones en el bebé, el regaliz puede hacer que aumente la presión arterial y otras como la frambuesa contienen fitoestrógenos que pueden interferir con el proceso hormonal normal durante el embarazo.

Resulta imposible enumerar todas las variedades de hierbas y flores disponibles para consumo, además, en el caso de muchas como la valeriana, pasiflora, tila y más, no hay información disponible fidedigna de sus posibles efectos adversos en la mujer o en el bebé. De las más comunes que debemos eliminar durante el embarazo además de las mencionadas arriba podemos resaltar el ruibardo, hierba Luisa, romero, labrador, uña de gato, cola de león, mandrágora, ortiga, verbena y apio y artemisa.

Te interesa: 5 tés gourmet para consentirte en casa

Muchas de éstas son utilizadas como condimento, lo cual no refiere un riesgo durante el embarazo, pero no deben ser utilizadas como té, infusión, ni concentrado.

Una de las dificultades que tenemos al consumir tés es que no podemos conocer ni controlar la dosis exacta de sus componentes y en los de venta comercial no siempre se enumeran el total de los componentes ni las toxinas asociadas. Por ello, la mejor recomendación es no consumir tés ni infusiones durante el primer trimestre, además es buena idea no sumergir las hierbas por más de 3 a 5 minutos para evitar que se concentre demasiado y limitar el consumo a 2 tazas al día. Sobre todo, si tienes duda de la seguridad de los ingredientes mejor no lo consumas.

Por Geraldine Loredo Fuentes, médico General, doula, educadora perinatal y de lactancia maternal.

 

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a leer:

15 beneficios de tomar matcha

Categorías
Embarazo

Así afecta a tu bebé la exposición prolongada al ruido

El ruido extremo y constante tiene efectos nocivos en tu bienestar: en el sueño, estado de ánimo, la actividad cerebral, el corazón, las hormonas… Es un hecho que causa efectos adversos sobre ti. Pero, ¿cómo afecta a tu bebé in útero?

El ruido eleva los niveles de ansiedad, nerviosismo, la inestabilidad emocional, el estrés. De hecho, justo tales efectos generan náuseas, dolores de cabeza, tendencia a la discusión, impotencia sexual, neurosis, histeria, incremento de conflictos sociales…

Si sabemos que los bebés in utero sienten todas las emociones y reacciones físicas de su mamá, ¡por supuesto que tu bebé también se ve afectado por el ruido!

¿Cómo esta situación externa afecta a tu bebé?

Imagina, bajo estas situaciones de estrés, aumentan tus niveles en el torrente sanguíneo de unas sustancias denominadas glucocorticoides, muy perjudiciales para el bebé en desarrollo.

Además, también se ve afectado tu sistema inmune, de modo que aumenta la probabilidad de infecciones, con las consecuencias que ello conllevaría para tu embarazo.

Asimismo, el sentido del oído es uno de los primeros que desarrollan los bebés: en la semana 24 ya son capaces de oír sonidos del exterior que le llegan a través del útero. Justo por esto, estudios revelan que la exposición prolongada a ruidos por encima de los 85-90 decibelios está relacionado con un aumento de las posibilidades de tener un parto prematuro o un retardo del crecimiento intrauterino.

Por supuesto, estos daños no ocurren con cualquier ruido; aparecen si te expones de modo prolongado a grandes ruidos, como el tráfico, taladradoras, excavadoras, bocinas en altísimo volumen, etc.

Qué puedes hacer a manera de prevención

  1. Usa con moderación el volumen de tus reproductores musicales, radio y televisión; nunca llegues al volumen máximo.
  2. Evita las actividades y lugares de ocio donde haya niveles de ruido excesivo (conciertos, bares, etc).
  3. Si acudes a una fiesta, no te sientes cerca de las bocinas y equipos de sonido.
  4. No uses el claxon por ansiedad o desesperación.
  5. Favorece un ambiente tranquilo en tu hogar.