Categorías
Salud

4 trastornos ocasionados por el uso excesivo de la tecnología

¿Eres capaz de dejar tu celular en casa sin sentir que algo te falta? ¿Revisas con bastante frecuencia las notificaciones de tus redes sociales? ¿Te sientes un poco ansiosa cuando nadie te escribe, o no te dan likes en tus posteos? Esta información acerca de los trastornos ocasionados por el uso excesivo de la tecnología te ayudará a darte cuenta de varias cosas en tu relación con la tecnología. 

El fácil acceso a la tecnología en la vida actual ha modificado la memoria, comportamiento y relaciones. Sin duda, la infancia de los niños de generaciones anteriores, como la tuya, fue totalmente diferente a la de tu hijo y mucho de esto se debe a la tecnología, que ha venido a facilitar la vida, aunque también crea una dependencia total desde muy pequeños.

Tu hijo, por ejemplo, no puede entender la vida sin celulares y tabletas, ¿cierto?

Un artículo presentó un resumen de lo que parecen ser nuevos trastornos cerebrales vinculados con la revolución digital. La escritora Tammy Kennon comenta que «hoy, nuestros cerebros se esfuerzan por adaptarse a toda prisa a la era digital».

Los neurocientíficos cognitivos dicen que todo el tiempo que las personas pasan frente a las pantallas ha cambiado la forma en que leen y entienden. Navegar por Internet ha reducido la capacidad de atención y la paciencia. Y también está teniendo efectos sobre la memoria.

Entre los nuevos trastornos cerebrales, Kennon describe los siguientes:

Nomofobia, un término que es una abreviatura de la frase en inglés «no-mobile-phone phobia», es decir, fobia a no tener el teléfono móvil a mano. En un estudio en Reino Unido, el 73% de los encuestados sentían pánico cuando perdían de vista su teléfono, explicaba Kennon. Y para otro, 14% ese pánico desembocaba en pura desesperación.

Technoference o tecnoferencia, el cual es un  fenómeno de la interferencia de las tecnologías digitales y los medios sociales en nuestras relaciones personales. Ocurre cuando al intentar mantener una conversación con alguien (incluyendo la pareja), éste está más interesado en los mensajes y sus respuestas son vagas o distantes. Un sorprendente 40% de los participantes afirmaron que han pospuesto el sexo debido al uso del smartphone y otros admiten terminar rápido para contestar mensajes.

Llamada fantasma, la sensación de que tu teléfono suena o vibra en tu bolsillo y ¡no sucede!, es como una especie de delirio.

Cibercondría, que es la preocupación obsesiva por la salud que lleva a investigar en Internet y autodiagnosticar afecciones imaginarias.

FOTO GETTY IMAGES

Te invitamos a mirar este video acerca de la relación con el uso de los dispositivos móviles y seguir los tips de nuestra experta para que el uso excesivo de la tecnología no dañe tus relaciones familiares, ni tu convivencia con tu hijo: 

Te invitamos a leer también:

¿Adicción al celular? Tips para evitar que tu celular te controle

Categorías
Así Crece

Razones para no dar a los niños dispositivos móviles caros

Con el afán de dar lo mejor a los hijos, algunos padres les compran juguetes, ropa, accesorios, calzado y hasta dispositivos móviles de marcas muy caras. La pregunta es si tal acción suma al bienestar que todo papá y mamá buscan para su niño, o no. 

Los expertos en psicología argumentan que «acostumbrar» a los niños a objetos demasiado sofisticados o caros es un arma de doble filo, ya que si bien de alguna manera reciben el mensaje de que «ellos se merecen lo mejor», por otro, dado que no se lo están dando a sí mismos, sino que lo obtienen a través de su «padres proveedores», se les limita la lección del esfuerzo.

En su portal de psicología, Laura Esteban explica que «el control de los impulsos, la espera, la constancia, la creatividad, el esfuerzo, la motivación se desarrollan conjuntamente a la aceptación de lo que no puede ser, lo que no se puede tener. Esperar tener o ser lo que no se puede, impide poder hacer lo que sí está en nuestras manos crear, propiciar o lograr para acercarnos más a como querríamos ser».

En este sentido, enseñar a los niños a aspirar a tener «lo mejor» por su propio esfuerzo los ayuda a adquirir recursos para generarse bienestar a sí mismo, en la vida. Por ello, te compartimos algunas razones por las cuales no es recomendable darles siempre lo más caro, si no enseñarlos a «trabajar por obtenerlo».

Razones para no darle lo más caro

  1. A corto y largo plazo termina provocando apatía, desgano y desmotivación por conseguir logros con su propio esfuerzo.
  2. Les crea una incapacidad para tolerar la frustración.
  3. Pueden convertirse en adultos acostumbrados a que otros les solucionen los obstáculos o los provea.
  4. No valoran el esfuerzo de los demás ni las atenciones que puedan tener con ellos.
  5. Aprenden que dar objetos caros es la forma de demostrar amor y que las personas valen por los objetos que dan.
  6.  Aprenden a valorarse a sí mismos a partir de lo que pueden proveer y como, al mismo tiempo, asimilaron que ellos «están para recibir», tal incoherencia los lleva a mantener un conflicto interno de creencias contrapuestas que merman su autoestima.

Por Felipe Salinas